Dispensar el sexto mandamiento

Catedral de Panamá

Tengo mucho afecto al agustino P. Miguel Ángel Keller, hoy vicario general en la archidiócesis de Panamá. Somos muy amigos y hemos compartido tareas pastorales en España. Recuerdo en una ocasión en que alguien nos decía que en el trabajo pastoral deberíamos preguntar a la gente que qué era lo que le gustaba. Su respuesta, como siempre, clara y contundente: “a la gente lo que le gustaría es que le dispensáramos el sexto mandamiento, pero no seré yo quien lo haga”.

Cuento esta anécdota pensando en las lecturas de mañana domingo. Amós no hubiera tenido problemas si su predicación se limitara a cuatro vaguedades o a alimentar el ego de sus oyentes. Pero… tenía que hablar en nombre de Dios y lo hizo, denunció las maldades de aquel pueblo e invitó a la conversión. Como es natural le echaron del santuario.

El evangelio viene a abundar en lo mismo. En la necesidad de predicar el evangelio de Cristo, íntegro, sabiendo que puede provocar rechazo.

Es demasiado evidente la tentación de predicar no la palabra íntegra de Cristo tal y como nos la transmitido la Iglesia, sino un mensaje edulcorado, acomodaticio, que no molesta, que no interpela,  que justifica cualquier forma de vivir. Nosotros predicamos a Cristo, el Señor, en quien Dios quiso recapitular todas las cosas, el que nos ha mostrado el tesoro de gracia que viene de Dios. Anunciamos que por Cristo, por el Hijo, por su sangre, hemos recibido la redención, el perdón de los pecados.

Y anunciamos que esto tiene consecuencias en la forma de vivir. Creer en Cristo es aprender a vivir en el amor a Dios, celebrar su presencia, aprender a dialogar con el Padre, escuchar su voz, cumplir sus mandamientos. Creer en Cristo es amar al hermano, es vivir en la verdad, en la paz, la sinceridad, el respeto a la persona, el respeto a la vida, la donación a los pobres.

Nos parece que anunciar íntegro el mensaje de Cristo es escándalo y una forma de echar a la gente de la Iglesia. Nos parece que somos “demasiado duros”, que necesitaríamos algo un poco más light. Esto ya pasaba en tiempos de Cristo. Muchos se alejaban porque su lenguaje era duro, tanto que hasta el mismo Jsús dice a los apóstoles que si también ellos quieren marcharse. Pero su respuesta es contundente: “¿A dónde vamos a ir? Tú tienes palabras de vida eterna”.

El mundo necesita una palabra clara, el reto de convertirse del todo a Cristo, la valentía de dejar la antigua vida de pecado para abrazar la novedad de Dios. Curiosamente cuando predicamos el evangelio con claridad, sin ocultar sus exigencias, es cuando la gente en lugar de marcharse, viene a Cristo.

Anunciar el evangelio en su radicalidad con palabras y obras. Aunque nos echen de Betel, aunque tengamos que abandonar algún lugar y sacudirnos el polvo de los pies. No importa. No estamos para caer bien a todo el mundo, sino para profetizar en verdad en nombre del Señor.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Cosas de la vida, Vida parroquial, Vivir en cristiano. Guarda el enlace permanente.

14 respuestas a Dispensar el sexto mandamiento

  1. Blanca dijo:

    Saludos, Jorge, Preciosa entrada.
    Una tendinitis ha sido la causa de que no me pase por los Espacios hace días y aún hoy doy el primer paso y empiezo, pero evitaré abusar del ordenador.

    TE COPIO ESTE PÁRRAFO, aunque copiaría TODO lo que has puesto….:« Anunciar el evangelio en su radicalidad con palabras y obras. Aunque nos echen de Betel, aunque tengamos que abandonar algún lugar y sacudirnos el polvo de los pies. No importa. No estamos para caer bien a todo el mundo, sino para profetizar en verdad en nombre del Señor»…

    Gracias una vez más
    Un abrazo
    http://www.isladesentimientos.es/

  2. Carminha dijo:

    i always share your sites post with my friends. keep posting and i will follow you…http://www.valeejunto.com

  3. dolega dijo:

    jajajaja que curioso, como Dios se encarga de juntar a la gente. Y cómo el mundo es un pañuelo.
    Cualquier día que hables con él, dile que tienes una lectora en tu blog que se hace llamar Dolega y que es de David.
    Saludos

  4. Alvaro dijo:

    La gente reconoce lo que es auténtico, por eso la honradez con la Palabra de Dios redunda siempre en que la gente vuelve a Cristo.

    Lo triste es que eso de hacer las cosas más “fáciles” edulcorándolas y denaturalizándolas no es nada nuevo. De hecho, ni siquiera es algo que haga la Iglesia sino que es una cuestión que ya le planteaban al propio Cristo:

    “Uno le dijo: «Señor, ¿son pocos los que se salvan?»
    El les dijo: «Luchad por entrar por la puerta estrecha, porque, os digo, muchos pretenderán entrar y no podrán.”
    (Lc 13, 23-24)

    En el camino de nuestra vida siempre hay una puerta estrecha que conduce a Dios, y muchas puertas anchas que conducen a otras cosas que NO son Dios.

    Al ver las puertas anchas, tan fáciles y sugerentes ellas, tendemos a quejarnos por lo difícil que es en comparación el pasar por la única estrecha, pero al atravesar unas u otras puertas, sólo la estrecha nos llena y realiza, ya que sólo la estrecha es auténtica.

    De ahí que haya tanta gente desencantada con las puertas anchas que han atravesado: no han encontrado tras ellas nada auténtico. La de vidas que se han dilapidado atravesando puertas anchas una tras otra sin hallar tras ellas nada verdadero.

    Pero también de ahí que cuando se ofrece honradamente la puerta estrecha, con todas las estrecheces sin escatimar ninguna, tanta gente opte por ella: tras ella está la verdad (“¿A dónde vamos a ir? Tú tienes palabras de vida eterna”, reza la cita que hace D. Jorge).

    Pero ahí está el error de quienes piden ensanchar la puerta estrecha: ensancharla significa desnaturalizarla y que deje de ser verdadera, que deje de llevar a donde debía que es a Dios.

    Si se quiere llegar a Dios debe ser a través de esa puerta estrecha, y sólo aceptándola tal cual es, y eso no es nada fácil con tanto canto de sirena como hay a nuestro alrededor.

    Un saludo.

  5. Alberto dijo:

    Joder Jorge, yo siempre me lio con el orden de los mandamientos y mezclo lo que pone en la biblia y como está dispuesto por la Iglesia y creia ayer en misa que te referías al “No matarás”, estaba pilladisismo pensando: “Que sed de sangre tienen algunos, que quieren que la Iglesia los dispense de matar” pero ya caí en la cuenta. Madre mía que cabeza tengo…

    • Jorge dijo:

      Está visto que no hay que dar nada por supuesto, ni siquiera que los que van a misa se sepan los mandamientos en orden…

    • Alvaro dijo:

      Recuerdo un texto que escribía el genial Luís Sánchez Polack “Tip” en el que describía una corrida de toros, relatando cómo la corrida había empezado bien pero había ido a menos. Como buen humorista de la escuela del absurdo (hay quien la ha llamado “la otra Generación del 27”), hacía un chiste con los mandamientos (lo pongo de memoria ya que no lo he encontrado vía Google):

      “El primer toro muy bien, se premió la faena cortando las dos orejas.
      El segundo, también bien, ovación y vuelta al ruedo.
      El tercero, regular, silencio.
      El cuarto, malo, pitos.
      El quinto, no matar (lo echaron a los corrales).”

      Por otra parte, y ya en serio, no crea que yerra al pensar eso de: “Que sed de sangre tienen algunos, que quieren que la Iglesia los dispense de matar” (ejem… sería que “les dispense por matar” ya que “dispensarles de matar” significa que se les exime de la obligación de matar).

      La cuestión es que no son en absoluto pocos los que exigen que se les exima de cumplir con el quinto mandamiento: ¿Acaso olvida que en España se aborta a más de 115.000 niños cada año, más de 50 millones en todo el mundo, y que ese genocidio se ha impuesto como si fuera un “derecho de la mujer”? (y eso sin contar los abortos químicos, que hay quien compra la píldora del día después como si fuesen caramelos)

      Y claro… ¡Qué malos son los curas, que defienden ese quinto mandamiento que condena por algo tan progre como es el matar a los propios hijos!

      Por cierto, si tanto quieren violar el quinto mandamiento es precisamente porque antes han violado el sexto. Es lo que pasa siempre: unas maldades llevan a otras.

      Un saludo.

  6. Bianca dijo:

    very good most of your articles, many years of quality posts, i admire you in many things and i disagree in others, but still love your posts.http://www.dilampsa.com

  7. Ana azul dijo:

    Hay gente que siempre piensa en o políticamente correcto, y resulta que a veces no es así… a veces no hay que intentar solo quedar bien con todo el mundo, sino decir las verdades, y expresar las cosas como son, como en el Evangelio, sin cortapisas ni medias tintas.
    Besos
    Ana

  8. carmenhidalgo dijo:

    Buenas tardes, Jorge. Me gustó muchísimo esta entrada y las intervenciones de Álvaro. Copio:
    “Creer en Cristo es aprender a vivir en el amor a Dios, celebrar su presencia, aprender a dialogar con el Padre, escuchar su voz, cumplir sus mandamientos. Creer en Cristo es amar al hermano, es vivir en la verdad, en la paz, la sinceridad, el respeto a la persona, el respeto a la vida, la donación a los pobres” en este texto Jorge plasma de una manera sencilla, parte de la vida de un cristiano, pero desafortunadamente, decimos creer en Dios y no cumplimos sino a medias sus mandamientos, “Amar a Dios sobre todas las cosas” y nos da flojera ir a la misa, dedicar horas al servicio del prójimo con el que Dios se identifica; “Honrarás a padre y madre”, pero apenas los padres dicen algo que no es conveniente, el muchacho (incluso aquél que integra un grupo parroquial) se molesta, grita y falta el respeto a los padres; “No robarás”, pero muchos lo hacen y así sucede con todos los mandamientos; por eso decía que cumplimos a medias, de acuerdo a nuestra conveniencia, es decir buscamos la puerta ancha, pero queremos que los beneficios que están detrás de la puerta angosta nos alcance. Ser cristiano es muy sencillo para el que realmente ama a Dios, pero muy complicado para quien no se somete a su ley. Jesús fue claro cuando dijo a los apóstoles que se sacudieran el polvo de los pies de aquellos pueblos donde no querían oír su palabra. Se es frío o caliente, nunca tibio. Que Dios nos bendiga.

  9. Buna Amorim dijo:

    this is a great and very valuable information about this topic. thank you very much for sharing.http://www.casaemail.com.br

  10. gold account dijo:

    Protestantes vs Catolicos. Religiones. Foros de religiones. Dios, cristo, iglesias, religión y fe. Debate religioso.

  11. Sugel dijo:

    ¿Qué es ser verdaderamente un Cristiano?ES CREER EN UN LIBRO ESCRITO POR ALGUNO ROMANO FUMADO Q SE FLASHOLa biblia prueba que dios es real de la misma forma que la historia de Peter Pan te enseña a volar.

Los comentarios están cerrados.