Maduras para abortar

Los comentaristas son la gran riqueza de un blog. El otro día, hablando de Iesu Communio, gente hubo que hablaba de falta de madurez, “comedura de coco”, manipulación de conciencias… en fin, todas esas lindeces que uno tiene escuchadas mil veces.

Otro comentarista afirmó: si fuera para abortar, las hubieran considerado maduras.

Es la paradoja de nuestro mundo. Creemos en la mayoría de edad a los dieciocho años y hartitos estamos de que nos hablen de respeto, responsabilidad, dejar actuar a la gente en conciencia aunque se les ocurra la mayor de las barbaridades. La niña puede decidir irse a una comuna hippie (en caso de que quede alguna), enamorarse de niño o niña, trabajar o no, irse a vivir con el novio, embarazarse, abortar, ser vegetariana biónica, o hacerse cabaretera, lo que sea. Para eso el mayor de edad y se supone que madura.

Lo del aborto merece la pena que se piense más. Nos han vendido por activa y pasiva que la mujer desde sus quince o dieciséis años es libre, sabe lo que se hace, madura, sensata, responsable y digna de todo respeto tome las decisiones que tome. Madura y sensata para arrancar una vida de sus entrañas, que supone en verdad dos muertes: la del niño y la de la madre, que nunca acaba de vencer el sentimiento de culpa de haber matado a su propio hijo. Aquí por lo visto no hay comedura de coco ni manipulación en la fragilidad.

Tenemos en la parroquia un programa de apoyo a chicas embarazadas, rescatadas de la misma puerta de la clínica abortista. Una chiquilla, hoy a punto de dar a luz, con apenas dieciséis años, al enterarse de su embarazo fue a hablar con la orientadora de su instituto, que evidentemente le estuvo animando ¡y no saben con qué fuerza! a abortar porque claro, iba a destrozar su vida. Habló con la trabajadora social de su zona que insistió en lo mismo. Casi forzando el aborto. Pero esto por lo visto es libertad, es respeto, y para nada manipulación de conciencia y comedura de coco.

Pues ya ven. Te vas a Iesu Communio, lo encuentras lleno de chicas jóvenes, muchas de ellas que han entrado con sus veintitantos si no treinta y tantos, jóvenes que no niñas, que están ahí libremente, respondiendo a una llamada de Dios para amar, para ser de Dios y de la Iglesia, para orar y vivir en común. Pues ya ven, que si falta de madurez, que si manipulación psicológica. Si hubieran ido a abortar serían maduras y sensatas. Paradojas de nuestro mundo que aplaude el pecado y se escandaliza de la virtud y la entrega.

Mundo extraño que no comprende la entrega. Mundo imposible que tolera y fomenta la muerte y el pecado.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Derecho a vivir. Guarda el enlace permanente.

7 respuestas a Maduras para abortar

  1. Barcino dijo:

    A Jesus también le insultaban y criticaban. Eso es Ieso Communio va por buen camino.

  2. karmenfl dijo:

    Sí, a este paso el Reino de Dios nos pilla cada vez más lejos….

  3. Paradojas de nuestro mundo que aplaude el pecado y se escandaliza de la virtud y la entrega.
    Yo les he dado tu palabra; y el mundo los aborreció, porque no son del mundo, como tampoco yo soy del mundo.
    No ruego que los quites del mundo, sino que los guardes del mal.
    No nos podemos extrañar
    Si a Él lo trataron así
    El discípulo no es mayor que su maestro.
    Que el Señor nos de abundantemente de sus promesas

  4. dolega dijo:

    Es que hoy día los conceptos se retuercen hasta el vómito. Ser tolerante es, respetar, compartir y permitir que yo diga todas las cosas que quiera, pero si alguien me lleva la contraria es un intolerante.
    Así vamos.
    Saludos

  5. Blanca dijo:

    Saludos, Jorge:
    Me uno a tus palabras:« Paradojas de nuestro mundo que aplaude el pecado y se escandaliza de la virtud y la entrega.

    Mundo extraño que no comprende la entrega. Mundo imposible que tolera y fomenta la muerte y el pecado»
    Un abrazo
    http://www.isladesentimientos.es/

  6. José Ronaldo dijo:

    Sí, así es el mundo…pero es NUESTRO mundo. Un mundo que siempre se dijo cristiano. Cuando veo estas cosas, más que enojarme, me entristezco, me deprimo y me invade cierto pesimismo.
    Este es el mundo que – de algún modo – el cristianismo (y la Iglesia) construyó. Qué pasó? En qué fallamos? Era o no real ese cristianismo? En más de alguna oportunidad he escuchado la idea de “un cristianismo fallido”.
    Volver a comenzar…no será ya tarde?

  7. Ana azul dijo:

    Sí Jorge, manipulando como siempre esta gente que luego dice que manipulan los demás. Cuando les interesa, somos mayores, cuando no, somos unos niños, si les apetece no estamos maduros, y sino, es que sabemos lo que hacemos, siempre y cuando, claro, todo se ajuste a como piensan ellos. Saludos
    Ana

Los comentarios están cerrados.