Caldo de perturbados

Leo en la prensa esta mañana que “un perturbado patea en la cara a una monja de 84 años de edad en Atocha”. Inmediatamente he recordado que hace tiempo también “un perturbado” prendió fuego a la sacristía de la Sagrada Familia de Barcelona.

Hace no mucho hablaba con un amigo periodista y le comentaba que a mí ya me han insultado varias veces por la calle por mi condición de sacerdote. Algún perturbado, repuso él. Supongo que sí, como perturbados serán posiblemente los autores de las profanaciones al Santísimo en Madrid, la última creo hace unas semanas en la capilla del hospital Ramón y Cajal. Perturbados imagino los que han intentado quemar templos en la capital o los que insultan a curas y monjas.

No son perturbados por que sí, son perturbados que surgen desde un caldo de cultivo de agresión y burlas a la iglesia que acaba desembocando en lo que estamos viendo.

Es muy fácil de comprender. Imaginen que en mi entorno me da por comentar que parece que el señor Manolo es un mal tipo. Poco a poco voy añadiendo cosas de mi cosecha: que pincha los balones de los niños, que acosa a las mamás, que se dedica a arrancar plantas de los vecinos, que es un hombre que insulta, agresivo, que ha enganchado la luz de casa al contador de la escalera, que dicen que se dedica a las drogas, que cuentan que viola mujeres por la noche, y que además ha echado mal de ojo a las parturientas. No es de extrañar que un día la prensa dé la noticia de que el señor Manolo está muy grave, víctima de la agresión de un perturbado. Claro. El perturbado fue quien le asestó las dos puñaladas. El caldo de cultivo lo había ido calentando un servidor.

Pasa igual ahora en la Iglesia. Tiempo llevamos de agresiones, ataques, medias verdades. Que si la iglesia es la mayor sanguijuela del estado, que si no paga nada de nada, que hay que ver los curas y obispos qué bien viven, que con la crisis que tenemos y la iglesia pensando sólo en ella, y fíjate lo de los curas y los niños, y las monjas robando bebés, y el Vaticano ni te cuento. Pues claro, normal que venga un perturbado y diga: “a por ellos”.

En Madrid, hasta ahora, se había empezado por los insultos. Vinieron las profanaciones de sagrarios –sufrí una muy dolorosa en mi parroquia- y capillas (¿recuerdan la de la complutense?), pintadas, intentos de quema de templos, insultos, procesiones ateas . Hoy tenemos una religiosa de 84 años muy grave fruto de la agresividad de “un perturbado”.

Esto va creciendo. Un día en vez de uno serán varios los “perturbados” y en lugar de una patada a una monja anciana preferirán quemar el convento con todas dentro. Luego se dirá lo de siempre: que si “incontrolados”, que si “exaltados”, que si “gente que no está en sus cabales”. Sí, lo que queramos. Pero que surgieron de un caldo de cultivo que se ha ido alimentando con toda la mala uva.

Y no es la primera vez que nos pasa. Se echa leña al fuego, se pone verde a la iglesia omitiendo cualquier cosa buena que pudiera hacer, y al final es que apareció un perturbado. Efectivamente. ¿Y quién fue el que preparó el terreno para que apareciera?

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Cosas de la vida. Guarda el enlace permanente.

8 respuestas a Caldo de perturbados

  1. Francisco dijo:

    Terrorífico lo que cuentas que por otro lado no me sorprende
    En m barrio todas las iglesias están manchadas de pintura roja, accion sin duda de algún perturbado
    He visto miles de perturbados en la JMJ agrediendo con caras de infinito odio a los niños que según ellos les provocaban con sus cruces

    En España ya hemos vivido esto. Son los herederos de los que en el 36 asesinaban a los curas, violaban a las monjas o fusilaban a cualquiera que llevase un crucifijo o escapulario colgado del pecho

    En otros países como la India o Egipto nuestros hermanos ya saben lo que es morir por la Fe
    Quizá ha llegado el momento de prepararnos para ello

  2. carolgar dijo:

    todo eso se lo debemos al analfabeto ” ingeniero social”, actual controlador de nubes, y a su tropa choricera, que se han pasado ocho años ” educando al populacho ” mientras lo arruinaban social y economicamente…..

  3. Flavia dijo:

    Totalmente de acuerdo, pero de perturbados nada. ” No hagas a otro lo que no quieres que te hagan a ti “, eso lo entiende el tonto más tonto de todos los tontos, como les decía yo a mis alumnos.
    Hay odio, muchísimo odio. Y mucha acción satánica aprovechando ese odio.
    Es posible que nos espere el martirio. Lo digo así de claro.

  4. Alvaro dijo:

    Antes que nada, esperemos que la víctima se recupere lo más pronto y lo mejor posible.

    Por lo demás, personalmente, creo que la palabra sí es “perturbado”.

    Pero no el adjetivo “perturbado” sino el participio del verbo perturbar, lo que equivale a hablar de alguien que no “es” pero sí “está” perturbado: es alguien que empezó con una mentalidad normal, pero a quien le han comido el coco, perturbándole hasta el punto de convertirle en una alimaña sanguinaria que, cual perro de Pavlov, ataca ante la mera visión de un hábito (como en la famosa crónica del diario anarquista El Motín en 1929: “Ayer por la tarde, un grupo de obreros subía tranquilamente por la calle de la Montera cuando, por la acera contraria, vieron bajar a dos sacerdotes. Ante tal provocación…”).

    Claro, claro, la mera presencia de los religiosos es una “provocación” para quienes han sido “perturbados”, y entonces se les lincha, se les patea en la cabeza, se les pega un tiro o se les hace lo que quiera que haya sido inculcado por los perturbadores.

    No me hagan mucho caso, pero me da que en los “paraísos” comunistas, a eso le llamaban “lavado de cerebro”.

    O sea que sí, tenemos nuevamente un “perturbado”, que lo ha sido por esas “estructuras de pecado” que denunciaba Juan Pablo II, estructuras dedicadas en cuerpo y alma a perturbar las almas que de otro modo serían perfectamente pacíficas y sensatas.

    Enlazando con su entrada anterior, hay numerosísimos herederos de Stalin (que a su vez es heredero de Lenin, y éste de Marx y Engels), a quienes habría que dividir entre los perturbadores (ideólogos y especialistas en agit-prop) y los perturbados (el inmenso rebaño que les sigue), aunque también podría identificárseles con la mano que se esconde y con la piedra que ha sido lanzada, respectivamente.

    Un saludo.

  5. Ana azul dijo:

    Estoy totalmente de acuerdo con lo que dices, pero los que promulgan todas estas cosas no se dan por enterados, al contrario, ellos creen que dan información. Lo que ocurre es que todo es contra la iglesia católica, ¡que casualidad!, nunca agreden a otros, (cosa que no se debe hacer con nadie, sea cual sea su pensamiento religioso). Yo, el que cuando ocurre algo así, se diga que es culpa de un perturbado, pues ya no me cuadra. saludos
    Ana

  6. dolega dijo:

    Solo tienes que poner la diana en alguien para que un montón de “perturbados” apunten a ella.
    Es de verguenza.
    Saludos

  7. Blanca dijo:

    Saludos, Jorge,
    Hay perturbados….¡¡Claro que los hay, pero es porque hay perturbadores que les han inculcado esas ideas…..!!!….Religión es también el Islam y con ellos no pasa nada….Hasta he leído en algún sitio que en un colegio prohíben a los niños llevar bocadillos de chorizo porque es cerdo y es una provocación para los árabes del colegio que no toman productos del cerdo….

    Vamos a tener problemas, van en aumento….Fortalecer la fe con la oración, la unión entre nosotros y también tratar de tenerlos lejos a los perturbados…
    Un abrazo
    http://www.isladesentimientos.es/

  8. Es que es muy provocativo que haya iglesias en Madrid y en Barcelona y se tienen que quemar por los incontrolados que por casualidad les prendieron fuego a todas a la vez.
    Al cristiano el martirio le da paso a la Gloria. En los demás es castigo y vindicación de Dios
    El rabino Eleazar-Ha-Qappar dijo: «Los nacidos están destinados a morir, los muertos a resucitar, y los resucitados a ser juzgados». «¡Dense todos por bien enterados!: Él es Dios, Él es el Creador, El es observador, El es el juez, Él es el testigo y El es el acusador! El habrá de juzgar un día. Loado sea Él, ante el cual no hay injusticia ni soborno, ya que todo le pertenece.»

    «Sabe todo y todo lo tiene calculado; y no te tranquilice la idea de que la fosa será tu refugio, puesto que sin contar con tu voluntad fuiste creado, contra tu voluntad vives, contra tu voluntad morirás, y contra tu voluntad tendrás que dar cuenta un día ante el Rey de reyes, el Santo; alabado sea Él».

Los comentarios están cerrados.