La toca de la Caram

En España tuvimos una vez un político claro como el agua clara. Se llamaba Pablo Iglesias y nunca ocultó sus intenciones. En el diario de sesiones del congreso de los diputados quedan recogidas algunas de sus perlas: “El partido que yo aquí represento aspira a concluir con los antagonismos sociales,… esta aspiración lleva consigo la supresión de la magistratura, la supresión de la iglesia, la supresión del ejercito… Este partido está en la legalidad mientras la legalidad le permita adquirir lo que necesita; fuera de la legalidad cuando ella no le permita realizar sus aspiraciones“. Es decir, el fin justifica absolutamente todos los medios.

Me he acordado mucho de esta forma de entender la política al leer esta mañana el blog de sor Lucía Caram en Religión Digital, donde muestra su incondicional apoyo al candidato de Convergencia a las próximas elecciones autonómicas catalanas, a la vez que asume ese famoso discurso victimista según el cual Cataluña es la vaca de la que chupa toda España, justo cuando acaba de pedir 5.000 millones al estado para pagar nóminas.

No tengo nada personal contra sor Lucía Caram. Pero sí he de decir que esta entrada de su blog me ha parecido de lo más desafortunado, incluso venenosa.

Sor Lucía Caram es monja perteneciente a una orden contemplativa, cuya finalidad según ese concilio Vaticano II de que tanto hablan es “Los Institutos destinados por entero a la contemplación, o sea, aquellos cuyos miembros se dedican solamente a Dios en la soledad y silencio, en la oración asidua y generosa penitencia, ocupan siempre, aun cuando apremien las necesidades de un apostolado activo, un lugar eminente en el Cuerpo Místico de Cristo, en el que no todos los miembros tienen la misma función. En efecto, ofrecen a Dios un eximio sacrificio de alabanza, ilustran al Pueblo de Dios con frutos ubérrimos de santidad y le edifican con su ejemplo e incluso contribuyen a su desarrollo con una misteriosa fecundidad.”

“Solamente a Dios en soledad y silencio”, “ilustran al Pueblo de Dios con frutos ubérrimos de santidad y le edifican con su ejemplo”. Mucho me temo que entre sus funciones esenciales no esté la de meterse en política partidista, exponer hechos cuando menos muy discutibles y lanzarse a hacer campaña a favor de un candidato concreto y un modelo político determinado. No obstante, desde mi ignorancia, si en algún documento de la Iglesia o en las constituciones de las dominicas contemplativas, está previsto hacer campaña por un candidato político concreto, agradecería la cita.

Una monja contemplativa siempre he entendido que tiene otra misión. Ahora, eso sí, si sor Lucía quiere entrar en campaña política lo tiene muy claro. Se quita la toca, se convierte en doña Lucía, y no tengo más que objetar. Pero sor Lucía tiene el morbo justo de la toca. Sin ella no es nada. Es su amuleto y su salvaguarda. Tanto hablar de los privilegios indebidos de la Iglesia para agarrarnos a la toca como llave que abre todas las puertas.

Imaginen lo que se hubiera dicho si un sacerdote en una homilía se decantara por defender la unidad de España, acatar en todo la Constitución, hablar de las virtudes morales del candidato del PP, de Ciudadanos o del PSOE. Imaginen que desde la torre de una iglesia de Cataluña se hubiera desplegado una bandera de España, la de todos los españoles. ¿Qué hubiera dicho sor Lucía? Evidentemente que era algo intolerable. Por lo visto lo contrario no. Lo de Pablo Iglesias: nos pasamos la ley por la toca de los caprichos.

Y menos mal que empieza diciendo que “no soy especialista en análisis políticos ni económicos”, pero no tiene empacho en afirmar rotundamente que “en los últimos meses y años, hemos visto como Cataluña ha sido ninguneada por gobiernos y ciudadanos, que viendo en ella la vaca lechera para intereses foráneos…”

Estamos en un momento difícil en España. La crisis económica y sobre todo social y de valores es muy grave. En este momento si algo tiene que hacer la Iglesia es aunar voluntades, llamar a la solidaridad y a la concordia, invitar a mirar a lo común más que a lo propio. Pues no. Sálvese quien pueda, aunque sea a costa de más pobreza, que es lo que auguran los economistas, los que entienden, en el caso de una total independencia de Cataluña.

Si algo tiene que hacer una monja contemplativa, si cree en la fuerza de la oración, es poner al servicio de la Iglesia justo su carisma y su don: “«Su oración y su mediación los hace centinelas de la ciudad de Dios, custodios de la ciudad humana, protectores de los hombres». “Dedicando mucho tiempo a la adoración, tarea esencial de los contemplativos, ponen el corazón del mundo y de los hombres a los pies de Dios. Ellos sostienen, mediante la oración de intercesión, el peso de la peregrinación de la Iglesia y de la humanidad, es decir, las pruebas, el dolor, los esfuerzos, las indigencias y, también, los logros de cada hombre, y en especial de cada evangelizador” (Monseñor Sánchez Monge). Monseñor Vicente Jiménez: “los contemplativos «están llamados a montar guardia de oración sin tregua ni distracciones. Arraigados y edificados en Cristo, permanecen firmes en la fe, intercediendo por toda la Humanidad». P. Enrique, abad de San Isidro de Dueñas: Somos como las manos de Moisés, que se alzaban al cielo para que Israel ganase en la batalla cuando combatía, y si las bajaba, Israel perdía. Nosotros rezamos para que otros reciban la Gracia y luchen en el mundo sin desfallecer».

No es meterse en campaña política partidista lo que la Iglesia y el mundo esperan de una monja contemplativa. Sor Lucía Caram, como dominica contemplativa, tiene otra misión. Si desea entrar en política nada que objetar, deje el claustro y hágalo. Pero sin toca no es nada. Es su triste contradicción.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en IBI y peleas con los políticos. Guarda el enlace permanente.

21 respuestas a La toca de la Caram

  1. Ana azul dijo:

    ¿Y todo ésto se lo has dicho en su blog? Porque no está de mas que sepa que hay otras personas que no piensan como ella, y que no es verdad todo lo que dice. Pero como tú dices, el morbo es que todo esto lo dice una mon ja, y no una ciudadana cualquiera. saludos
    Ana

  2. Ana azul dijo:

    No he podido por menos que dejarla un comentario, porque es que si no, reviento…
    Ana

  3. Pedro dijo:

    Hola Jorge,soy habitual lector de su blog,y he de decir que no estoy de acuerdo con usted en este caso.Yo defiendo que todo el mundo,incluso la iglesia y todos sus miembros opinen lo que quieran siempre y cuando no se entre en conflicto con el magisterio de la iglesia,y considero que en este caso sor lucia caram no incurre en esto.

    Saludos

    • Jorge dijo:

      Lucía Caram puede opinar lo que quiera. Sor Lucía Caram es una monja contemplativa y su aportación a la iglesia y al mundo es otra. No es misión de un religioso o de un sacerdote hacer campañas politicas en favor de un candidato concreto. Eso es cosa de los laicos, según se lee en la Gaudium et Spes.

    • Alvaro dijo:

      Juraría que el magisterio de la Iglesia (mejor dicho, la Palabra de Dios) prohíbe mentir, y no otra cosa hace esta “sor Lucía” cuando afirma que Mas “ha dado pasos firmes e importantes, y los seguirá dando garantizando la legalidad y la paz”.

      Es curioso que se afirme que “garantiza la legalidad y la paz” alguien que se niega a cumplir las sentencias del Tribunal Constitucional y del Tribunal Supremo, que está dispuesto a hacer lo que le dé la gana, sea legal o ilegal, que mueve al incumplimiento de leyes como la de banderas, que pretende el establecimiento de un sistema de privilegios fiscales como es su famoso “pacto fiscal” (lo que constituye un ataque frontal al resto de España, de quien tanto chupa del bote Cataluña… ¿adivina quién acaba pagando sus “bonos -basura- patrióticos”?) y que, cuando se le acaba el dinero que previamente ha dilapidado, hace pagar con recortes y subidas de impuestos a funcionarios, pensionistas y enfermos mientras se niega a cerrar cualquier programa de implantación ideológica que haya en marcha (subvención a una “cultura catalana” que nadie quiere consumir, embajadas catalanas de lujo en el extranjero, imperialismo de conquista de las regiones limítrofes, numerosísimos canales de TV y radio dedicados al adoctrinamiento, etc).

      Naturalmente, no se conoce que ese adalid de la legalidad y la paz haya movido un sólo dedo para acabar con el famoso “tres por ciento” de las comisiones ilegales que se cobran los políticos de su parlamento.

      Como digo, ahora me entero de que mentir está en el magisterio de la Iglesia. ¿A qué iglesia pertenece vd? Lo digo porque a la católica no puede ser.

      Un saludo.

  4. Blanca dijo:

    Sor Lucía, se ha pasado, saliéndose de lo que es su misión contemplativa, como ella misma dice para opinar en política en un tema que trae de cabeza al país que la ha acogido porque ella como ciudadana, que es como opina aquí, no es española….Más no me ha podido decepcionar.
    Saludos
    http://www.isladesentimientos.es/

  5. Blanca dijo:

    He hecho igualito que Ana!!

  6. Alvaro dijo:

    Verdaderamente curioso: lo que acabo de escribir en la entrada de ayer aplica perfectamente a la de hoy:

    “Simplemente insisten en la clásica máxima de que una mentira repetida miles de veces se convierte en una verdad.

    Y, desde luego, para la masa ignorante, sectaria y visceral que compone su público, es exactamente así. Que la realidad no les estropee una buena soflama.”

    La única diferencia es que en esta ocasión, quien lanza la soflama forma parte de esa masa que comulga con ruedas de molino (en perjuicio de la verdadera comunión, como es destacable en este caso).

    De todos modos, todo esto me plantea una reflexión, y es que la Iglesia, al mismo tiempo que enemigo de estas ideologías irracionales y fundadas en el odio, es al mismo tiempo objetivo a conquistar por éstas y propagandista de éstas, una vez conquistada.

    ¿Recuerda qué fue una de las primeras cosas que hizo José Ignacio Munilla como obispo de San Sebastián? Trasladar a Pamplona los seminaristas que había en su diócesis.

    La razón está bien clara: esos “seminarios” enseñaban bien poco de catolicismo y bien mucho de nacionalismo del odio, puesto que ya no eran instituciones católicas sino nacionalistas (pasó algo parecido con la “Pontificia Universidad Católica de Perú”, a la que se prohibió recientemente el uso del “Pontificia”, por su abierta militancia anticatólica). Así, sembrando enemigos de Cristo dentro de los propios seminarios de la Iglesia, consiguen después disponer de una “iglesia” que, roto su vínculo con Cristo, no es más que una herramienta más del poder y de la ideología (y todo ello apoyado en una caricatura del mensaje cristiano, al servicio de la ideología).

    Y lo que pasa en los seminarios con los sacerdotes, pasa también en los conventos con las monjas: en cuanto son invadidos, se convierten en bastiones ideológicos dedicados al proselitismo ideológico político mientras el Plan de Dios queda en ellos completamente abandonado.

    Así pues, estoy convencido de que el problema de ese convento no es sor Lucía Caram, sino que ella no es más que un síntoma más: no sería la primera vez que, al destacar una monja por su virulencia ideológica, resulta que la más virulenta no es ella sino su superiora, “alma mater” del cotarro.

    Un saludo.

  7. JoseAntoniO dijo:

    Caram. Forcades, o la que sea.
    Es inevitable que, entre todos, a alguno se le “vaya la pinza” un poco.
    Pero de estas oscuridades me gustaría recordar la luz, cuya ausencia produce estas estridencias. Acordémonos de esos otros religiosos que son el pulmón de la Iglesia, que no salen en los chapapotes mediáticos. De los que dan su vida. Esos sí que merecen la pena, y que nos acordemos de ellos. Lo que tendremos que hacer nosotros es explicarle a los otros – ateos, paganos, apóstatas…. – en dónde tienen que fijar la mirada.
    Me gustaría insistir en la crisis que está por debajo – o detrás – de la financiera: la de valores. Valores como el derecho a la vida, a que se respeten la institución matrimonial y la familia, a que la justicia sea independiente del poder y el derecho que tenemos los ciudadanos a que se nos gobierne de forma honrada y económicamente eficiente, a que se persiga la mentira, la corrupción, el adulterio, y se premien la lealtad y la verdad, vamos, la vergüenza, que hemos oído todos, no sé si ya los más jóvenes.
    Que ya es bastante.
    Saludos.

  8. Meripe dijo:

    Padre Jorge , me da mucha alegría leer su blog, me encanta.
    Estoy totalmente de acuerdo. En este mundo , hay mucha falta de coherencia y así nos va.
    Pienso que una de las cosas más importantes ,es ser coherente con tus principios y con lo que representas.

  9. Pedro Muñoz dijo:

    Sor Teresa Forcades, monja benedictina contemplativa, muy activa en cuestiones políticas nacionalistas antiespañolas, hace días asistió a una manifestación que concluyó en Montserrat (como no podía ser de otra forma) y habló claramente de la independencia de Cataluña (quieren la independencia pero que el Barsa juegue nuestra liga, que le compremos sus productos, seguir en el euro, ingresar en la UE, quieren el Ejército de la NATO (el español) que no se cierre la Academia militar de Tremp (en que quedamos?) y piden 5.000 millones de euros. El Papa le dijo a la Liga Norte (la Italia rica) que no les era lícito separarse de Italia. El sacerdote José María Uralburo, en “info católica” dice claramente que la independencia no es lícita. Los políticos y los jueces son los culpables de todo. Si hubiera que hacer otra Constitución, el español de sentido común NO LA VOTARIA, volverían los mismos perros con otros collares y a vivir a cuenta del cuento y a ganar altos sueldos. Lo de Cataluña se hubiera finalizado nada más que aplicando el art. 11 de la Constitución …”la nacionalidad española se adquiere, SE PIERDE…”, si no quieren ser españoles, que pierda la nacionalidad que reniegan y así, sin poder alguno, todo se terminaba, sin ningún gasto.

  10. carolgar dijo:

    No se como andará el panorama internacional, pero por estos lares, entre la Forcades, la Garam, Queiruga. Pagola ,Vidal , Romaxes y algun que otro clérigo o ex clerigo progreta, parece que a la iglesia española le crecen los enanos . Se ve que este pais ha perdido el Oremus en muchos aspectos….. Afortunadamente quedan muchos sacerdotes y religiosos ,sin ansias de protagonismo mediático, que tienen claro cual es su misión y su camino a seguir dentro del magisterio de la Iglesia y que compensan las veleidades de los otros, si no, seria como para echarse a llorar viendo tal panorama

  11. José Ronaldo dijo:

    Creo que esta mujer – como ciudadana del mundo – tiene derecho a opinar lo que le de la gana sobre lo que le de la gana. El asunto es que si opina de España, no siendo española…eso ya es problemático; si opina sobre economía no siendo economista…la cosa se pone delicada; si opina sobre política, siendo una religiosa…uf…la cosa ya raya en abuso e imprudencia; y si vemos que es una religiosa de una orden de clausura….vaya…creo que en su convento le deben abrir las puertas y enseñarle el camino de salida, ya, pero ya. (comentario puesto en el susodicho blog)

  12. Yanka dijo:

    Los propios directores de Religión Digital que más bien debería denominarse “REBELIÓN DIGESTIVO”. Es un portal que se parece mucho a tele5. Es todo desagüe… No es serio. Son unos resentidos y partidistas y dependientes y parciales. De periodismo nada. Puro “PEDODISMO”.

  13. Pedro Muñoz dijo:

    Yanki, ese es su comentario y lo respeto pero no lo comparto, si no le interesa esta pagina, no la visite, se ve que los comentarios no son como vd. quiere, tenga paciencia, existen páginas que a Vd. le iran mejor, pero por favor, no insulte.

    • Jorge dijo:

      Me parece Pedro que hay un mal entendido. Yanka no habla de este blog, sino de un portal de información religiosa llamado “Religión Digital”.

      • Yanka dijo:

        Gracias Padre Jorge por su aclaración. No entiendo por qué no nos escuchamos en vez de interpretar lo que cada uno quiere escuchar o leer. Y eso que he puesto el nombre del portal. No lo entiendo… Gracias padre por su página y por su vocación. Gracias…

  14. Mucho se está hablando estos días sobre la secesión de Cataluña y muchas voces se alzan con mejor o peor fortuna discutiendo un montón de argumentos de lo que sería o no sería Cataluña fuera o dentro de España. De tales argumentos, dichos muchos de ellos con la mejor intención no podemos abundar más ya que está todo más que dicho.

    Que este gobierno vacila, es notorio para todos. Nadie entiende este galimatías que deja al poder del estado en completo ridículo, cuando desde el principio debió adoptar una posición firme y apoyada en la legalidad y en el derecho, no solo de los Catalanes que es muy respetable, sino en el de todos los españoles.

    Todos, queramos o no, somos españoles desde hace siglos, y ahora no vamos a hacer trucos que pueden crispar a todos, y enfrentarnos de mala manera cuando todos somos hermanos de una misma madre.
    Quiero hablar proféticamente a mi manera,, diciendo claramente que nos esperan días de acontecimientos terribles, a no ser que alguien (quien sea) ponga orden en este galimatías, en donde nos ha metido un gobierno tan pánfilo como inepto. Fueron elegidos, y todo eso, pero eso de que el pueblo es sabio y soberano es de reír a carcajadas.

    Somos simplemente, los que pagamos a unos individuos que sin responsabilidad ni maneras, han conseguido meternos en este pozo del que solo saldremos pringados de basura, aunque todos traten de taparla para que lo suyo no salga a la luz.

    Ahora hay en manos del gobierno unos medios para evitar el desmembramiento de España, así les guste a unos ilusos soñadores como que no les guste. Eso lleva consigo el uso de medios que nunca tendrían que usar, y que en toda seguridad provocarán muchos desencuentros o terribles consecuencias.

    Cuando leo lo que se dice en los foros sobre esta materia, me dan escalofríos. La paz es algo tan hermoso como una flor edelweiss, pero tan vulnerable como ella; cuando se ensucia ya no se la puede restaurar.

    Pido a todos los que, sin temor de Dios han hecho posible esta situación, que dejen de jugar con las cosas de la convivencia o veremos mucha muerte, mucha sangre, y mucho dolor. En sus manos está, ya que han hecho este desafío.

    Hay señales apocalípticas que indican que este mundo, más que podrido, está a punto de estallar. No el planeta, sino las sociedades que basadas en una ideología contraria a la conducción de Dios, y el sometimiento a las palabras de Jesucristo, y que van camino a su propia destrucción.

    Llegará esta sin duda, y después diremos (y no me canso de repetirlo porque a lo largo de mi vida lo he comprobado) las estúpidas palabras: como hemos llegado a esta situación? ¡Piénsenlo antes de abrir la Caja de Pandora! O como se dice coloquialmente en mi pueblo: una vez que se empieza el queso, ya no se deja ni el hueso

    • JoseAntoniO dijo:

      Todo cierto, y parece que no hubiera habido guerra civil en España. Todos tenemos alguien de nuestra sangre que ha pagado el odio con su vida.
      Pero ahí está el odio. Creíamos que ya estaba olvidado. Y quizá fué así, No debimos haberlo olvidado, debimos recordar todo lo que se hizo por todos lados y lo que se hizo mal, así no nos habrían manipulado como lo han hecho, y el odio no habría revivido. Es cierto que ahora lo estamos alimentando de nuevo.
      A lo mejor debiéramos haber tenido una asignatura que, en vez de la Educación para el adoctrinamiento, hubiera sido, Recuerdos de un gran dolor, para no volver a repetirlo.
      A mí me parece que esto va como un camión de gran tonelaje, que ha cogido peso cuesta abajo, aunque pongas los frenos a tope, es seguro que no pararás donde quieras.
      Y, efectivamente, todos tenemos la impresión de que no hay nadie aquí que pueda impedirlo.
      Saludos.

  15. Javier dijo:

    Realmente, como argentino, me alegro profundamente de que esta monja se haya ido de acá. Lamento si, que haya ido a parar y a incordiar allá.

Los comentarios están cerrados.