Un añadido posterior y el papiro copto

Ya voy comprendiendo la técnica para hacer que la doctrina vaya coincidiendo exactamente con lo que uno piensa.

Imaginen el caso. Uno de repente decide que la doctrina de la iglesia no le gusta, que hay exigencias morales que no le convencen o cuestiones con las que no está de acuerdo. ¿Qué hacer? En estos casos se puede optar bien por la conversión personal, bien por manipular y retorcer las cosas hasta que se obtenga el resultado deseado, que no es otra cosa que conseguir que la doctrina acabe diciendo justo lo que a mí me interesa.

La cosa supone exactamente tres pasos que voy a ir explicando.

“El magisterio es falible”. Es un paso fundamental. Ya sabemos que los católicos tenemos como fuentes de revelación la Escritura y la Tradición interpretadas correctamente por el magisterio. Pues nada, uno declara que el magisterio se equivoca y se ha equivocado (aquí siempre es bueno recordar a Galileo), y que por tanto no vas a fiarte de algo que falla más que una escopeta de feria. Por tanto, nada de obediencia de la fe. Mejor sólo la Escritura y de manera especial el evangelio, que es lo que dijo el Señor.

Pero claro, hay veces que el evangelio dice cosas que no gustan y que son meridianamente claras. Por ejemplo, el primado de Pedro. No admite lugar a dudas: tú eres Pedro, sobre esta roca edificaré mi Iglesia, te daré las llaves, lo que ates quedará atado. ¿Y si uno no está de acuerdo con el papa, el ministerio de Pedro, su primacía entre los apóstoles? ¿Qué hace? Pues para eso se ha inventado el segundo paso: “un añadido posterior”. Que es algo así como que no lo dijo Cristo, y que una mano negra lo añadió para justificar lo injustificable. Por tanto, como es añadido posterior, nada, ni caso.

Como ven, han bastado dos pasos para tener casi fundamentada del todo una doctrina a mi imagen y semejanza: la autoridad de la iglesia no es fiable y si algo no me gusta del evangelio es un añadido posterior.

Pero aún queda un tercer problema. Y es que puede haber cosas que el evangelio no dice y que a mí me encantaría que dijera. Por ejemplo, si yo estoy en contra de la virginidad o el celibato por el Reino, me vendría bien un texto que justificara la primacía del ejercicio de la genitalidad sexual sobre la virginidad. ¿Qué hago para justificar mi postura? Es sencillo. Me invento “un papiro copto” hablando de la esposa de Jesús o un pseudo apócrifo que habla de los hermanos de carne y sangre de Cristo.

¿Ven qué fácil? ¿Qué a usted no le gusta la doctrina de la Iglesia? No pasa nada, el magisterio se equivoca. ¿Qué hay cosas en el evangelio que le molestan? Acuda a eso del añadido posterior para minimizar su importancia. ¿Qué en el evangelio echa en falta textos para justificar sus postulados? Pues segur que encuentra un papiro copto que lo respalda.

¿A qué es fácil?

Pues desde este momento ya sabe cada uno cómo hacerse con un compendio de doctrina a su justa medida: “no hay magisterio”, y aplíquese según convenga el “añadido posterior” y el “papiro copto”.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Formación. Guarda el enlace permanente.

6 respuestas a Un añadido posterior y el papiro copto

  1. karmenfl dijo:

    y si además, se cuenta con la inestimable colaboración de los medios de comunicación, ya sale redonda la jugada, que mientras más seamos los que defendamos una religión de sofá a medida, mejor que mejor. Ya se sabe que mal de muchos …

  2. Ana azul dijo:

    Pues eso, como siempre, tú lo has dicho todo. Saludos
    Ana

  3. Alvaro dijo:

    Por lo menos, el papiro copto es de una época cercana al momento histórico en que Cristo vivió en la tierra. Lo digo porque no me puedo olvidar de que son legión quienes basan sus “opiniones críticas” en novelas fantásticas con pretensión de históricas (El Nombre de la Rosa, Caballo de Troya, El Código Da Vinci, etc, etc, etc). “¿Y si fuese cierto?”, dicen ellos.

    Así pues, en asuntos como el del papiro copto, veo que sucede una cosa de lo más curiosa (lo cual digo con no poca ironía, todo sea dicho).

    En principio, cabría esperar que los ateos negasen toda credibilidad a los textos de temática religiosa, por muy contemporáneos que sean a la época de Cristo: “yo no creo que Cristo fuese realmente Hijo de Dios, de modo que parto de la base de que lo que se ha escrito sobre él es una sarta de invenciones escritas por fanáticos”. ¿No sería lógico esa reacción?

    Pues resulta que sucede justo lo contrario: esos mismos supuestos ateos se deshacen del más mínimo atisbo de sentido crítico, otorgando la máxima credibilidad a cualquier texto que hable de Cristo por el mero hecho de estar escrito a no más de cinco siglos de distancia de él, como si aquella fuese la única época de la historia en la que todos los que sabían escribir se dedicaban estrictamente a la crónica histórica (y mira que se conocen novelas de ficción ya desde el antiguo Egipto).

    ¡Hay que ver, cuánta fe demuestran tener los ateos en estos escritos!, ¿verdad?

    Pero claro, luego resulta que no es para tanto, ya que sólo otorgan credibilidad a los textos falsos mientras la niegan a los auténticos, toda vez que apuestan por aquellos en cada discrepancia.

    O, en definitiva, que no eran ateos sino antiteos: no es gente que no crea en Dios sino gente que sí cree en Dios, pero le odia. Por eso hacen tantas trampas, y siempre con intención de hacer daño.

    Un saludo.

  4. Blanca dijo:

    ¡¡Qué fácil es a veces hacer trampas en provecho propio!!!
    Una buena entrada de formación que no siempre se tiene ocasión de enterarse de muchas cosas…
    Ayer iniciamos el Curso de Lectura Creyente en mi Parroquia, que es una maravilla y el nuevo párroco, se ha sabido integrar en el grupo que parece uno más, no sobresale, pero sabe muy bien transmitirnos sus enseñanzas con un lenguaje ameno y abierto….Y SE TOCÓ ALGO PARECIDO A TU ENTRADA….
    Se terminó con merienda, pues hay unos amigos hispanoamericanos que de vez en cuando aparecen con sorpresas y ayer fue uno….”No se marchen que queremos comenzar el Curso con merienda”….Y trajeron empanadas, bizcochos, y otras cosas que nos retrasaron un poco, pero estaban buenísimas…
    ¡¡Es lo que falta en la enseñanza hoy aquí, LA MERIENDA!!
    Un abrazo
    http://www.isladesentimientos.es/

  5. SOBRE EL NUEVO PAPIRO DESCUBIERTO

    Ha surgido un papiro, o algo parecido, en el que se escribe que un tal Jesús era casado. Más bien se conjetura, se sospecha, se supone, se adelanta que Jesús de Nazaret era casado. Si se dice que un tal Simeón, Leví, Neptalí, o José, etc., estaba casado se tiene como algo normal, pero si surge el nombre de Jesús es el acabose y el escándalo.

    Se sacan las más inverosímiles consecuencias de este escrito, que se da por muy bueno y bien contrastado; y sobre todo, se empieza a hablar de que las mujeres deben poder ser sacerdotisas igual que los varones.

    ¡Está escrito, dicen! ¿No estábamos diciendo que los Evangelios no tenían valor alguno, porque eran escritos por fans de Jesús? ¿Ahora si? ¿Ahora vale este escrito, de dudosa procedencia, y de siglos después de Jesús?

    Es por lo menos curiosa la cosa, cuando se trata de los escritos reconocidos por La Iglesia Antigua, que se desechan olímpicamente por los modernos que somos tan inteligentes y sabidos. Se ponen en duda, y se escriben innumerables libelos en contra de su autenticidad.

    Sin embargo para este escrito es como si la misma mano de Dios lo hubiera escrito desde el cielo, a los ojos de los que claman con satisfacción por haber encontrado este papiro.

    Exigen rigor en las traducciones y en los originales contrastados, y este papiro entra como Pedro por su casa. Todos, unánimemente, les atribuyen una legitimidad y autenticidad, que un pequeño escrito anónimo y tardío no puede ofrecer de ninguna manera.
    De mi blog http://escritosypoemasderafaelmaranon.blogspot.com.es/2012/09/sobre-el-nuevo-papiro-descubierto.html

    • Alvaro dijo:

      Justo lo que yo decía: hay que ver cuánta fe demuestran tener los ateos en estos escritos… cuando interesan a su “causa” (que con los que no interesan, todo escrúpulo es poco)

      Un saludo.

Los comentarios están cerrados.