Cosas de políticos: Tomás Gómez, Pujol y los de Uruguay

Tres por limitar espacio. Porque de políticos se podían contar mil cosas. Hoy quiero tocar tres de ayer mismo y que me han resultado especialmente interesantes.

1. Don Tomás Gómez es fuente inagotable de inspiración no para un católico, sino para cualquier persona con eso tan raro hoy como son dos dedos de frente. Pues este señor, diputado de la asamblea de Madrid por el partido socialista, ayer tuvo la desfachatez de acusar a la oposición de ser los nietos de aquellos que le robaron la infancia.

No acierto a comprender qué infancia le pudo robar nadie a D. Tomás Gómez. Lo que sí puedo decirle es que a un servidor los abuelos de los socialistas y comunistas de hoy le robaron la vida de 13 obispos, 4.184 sacerdotes, 2.365 frailes y 283 monjas. Que sus abuelos arruinaron gran parte del patrimonio religioso de este país.

Pero desde luego quien ha arruinado la vida por generaciones de sus paisanos de Parla es D. Tomás Gómez, que ha conseguido convertir a este municipio madrileño en uno de los más endeudados de España: el cuarto agujero más grande del país. Pero no contento con esto, tiene a la federación socialista madrileña que preside con unas deudas que ha tenido que asumir el partido para no quedarse sin subvenciones. Como para andar quejándose de los abuelos de los demás.

2. Don Jordi Pujol, ex presidente de la Generalidad de Cataluña, está últimamente que se sale. Mira que llevamos tiempo que cada vez que los obispos opinan algo que es de su incumbencia saltan todos los políticos a la vez clamando contra la supuesta injerencia de los obispos en la vida política de este país. A ver si va a resultar que los obispos no pueden hablar de aborto, educación, responsabilidad, familia… Pues no. Todo es política. Pues para que vean. Llega ahora Jordi Pujol y pide a los obispos catalanes que apoyen un referéndum de autodeterminación para Cataluña. Pero bueno, ¿no habíamos quedado que los obispos no debían meterse en política? Sí, pero según convenga.

Pues a ver si espabilamos obispos, curas, religiosos y fieles y nos damos cuenta de una vez que los políticos lo único que quieren de la iglesia es aprovecharse de ella para que apoyemos y justifiquemos lo injustificable. Miren en Cataluña. Toda la vida diciendo que la iglesia no se meta en política pero las esteladas en las torres de los templos y ahora Pujol pidiendo a los obispos que les apoyen. Vaya tropa.

3. Muy bueno lo de Uruguay. Los políticos que apoyen con su voto el aborto no pueden acercarse a recibir la comunión. Normal. Aquí los políticos lo que quieren es estar al caldo y a las tajadas. Muy católico pero el partido es el partido y el poder es el poder. Pues se acabó. A ver si nos aclaramos. Que lo de ser católico es mucho más que el ratito de la misa y el golpe de pecho. Ser católico se demuestra en el parlamento, en la calle, en la vida, en los votos.

A tres cosas me he referido. Y porque no he querido más. Para que nos fiemos de los políticos. Ya ven.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en IBI y peleas con los políticos. Guarda el enlace permanente.

4 respuestas a Cosas de políticos: Tomás Gómez, Pujol y los de Uruguay

  1. Ana azul dijo:

    Es que si sigues, no tienes blog suficiente… para acabar de hablar de todos éstos
    Saludos
    Ana

  2. JoseAntoniO dijo:

    Yo lo resumiría como el Odio Ciego, la idolatría y la coherencia.

    El Odio Ciego fué el que entró en el pueblo de mi abuelo el día de la Asunción de 1936 y, junto con otros habitantes, fué fusilado y quemado – sin tiro de gracia -, y mi madre y mi tía tuvieron que recoger algún hueso que quedaba y meterlo en una cajita.
    Ojalá Dios los tenga a todos en su Gloria, la Misericordia de Dios es grande, y al odio no se le vence con el odio, sino con el Amor.
    Pero hoy el Demonio Odio Ciego sigue teniendo servidores, eso sí, tontos y mediocres, pero servilmente eficientes.

    La “moderna” idlolatría de los separatismos, el egoísmo elevado a la categoría territorial. Nosotros somos lo importante. Los demás no nos importan, por lo tanto, que se los trague la tierra.

    Y la coherencia. Un milagro de un gobierno coherente. No lo cataremos por aquí.

    Saludos.

  3. karmenfl dijo:

    Este señor, Tomás Gomez, roza el patetismo. Ruego a Dios le conceda algo más de sentido del ridiculo, a ver si así se contiene….

  4. dolega dijo:

    Lo de tomás Gomez es de siquiatra, en serio. Además no le importa nada que nadie lo quiera ni lo vote ni le haga ni repajolero caso. Es increíble.
    Eso sí, tiene una autoestima a prueba de bombas.
    Besazo

Los comentarios están cerrados.