Un angelito llamado Nuria

Hacía tiempo que no me emocionaba en la acogida de Cáritas. Pero la historia de Manoli me superó. Llegó a España de allende los mares ilusionada con un nuevo Dorado esta vez en el camino inverso. El principio no fue malo a pesar de no tener “papeles”. Todavía atrapó los últimos coletazos de tiempos buenos, pero pronto se torció todo. Los dos al paro. Un niño en camino. El esposo perdió la vida un día cualquiera camino de un trabajo ilegal para un sin papeles. Un entierro de caridad. Un parto que se adelanta. Manoli con la gran riqueza de su hijo… y nada más.

Hoy malvive en una habitación realquilada sin más apoyo que unos servicios sociales insuficientes y Cáritas que nunca falla. Por no tener, no tiene ni leche para su hijo de tres meses. Ayer hasta nos quería mostrar su pecho seco mientras lloraba. ¡Cómo va a tener leche, si hay días que come un yogur y un bollo escamoteados tras la estantería de un hipermercado!

En Cáritas le hemos facilitado un carrito para el bebé y la ropita que necesita, pañales y alimento para los dos. Pero hay más cosas. Un mes de alquiler de habitación que se debe y las maletas en la puerta. No tiene ni un euro para comprar un simple epiretal. Ni para un bono transporte.

A veces, cuando hay problemas serios, Dios manda un angelito para aliviar el sufrimiento. Hoy nos ha mandado un angelito pequeño, de apenas ocho años, que se llama Nuria.

Estaba charlando con Manoli. Nos ha pillado en un momento difícil. Los problemas se multiplican y sientes que no llegas. Pura impotencia. Y apareció el angelito Nuria de la mano de papá.

Jorge, ¿tienes un momento? Sólo dos minutos por favor. Y entonces Nuria ha sacado un sobre del bolsillo de su abrigo y me ha contado que esta semana fue su cumpleaños y que en vez de juguetes pidió a sus amigos un donativo para Cáritas, y que estaba en ese sobre. ¿Os imagináis? Sólo le dije: “hoy estaba necesitando un angelito y has sido tú”.

Me acerqué a Manoli. Y así se lo dije: “mira, no tenía nada, pero me ha venido un angelito con un regalo de parte de Dios”. No es que sea mucho, pero de momento tienes habitación un mes más y me parece que sobra algo para el bono transporte y el epiretal.

Dios es así. Y cuando menos te lo esperas te manda un angelito con algún regalo especial.

Hoy el angelito se llamaba Nuria.

Esta entrada fue publicada en Solidaridad. Guarda el enlace permanente.

7 respuestas a Un angelito llamado Nuria

  1. Ana azul dijo:

    Nuria es el angelito, y su papá, es el ángel de la guarda. Gracias a ellos Manoli y su hijo ya tienen cama y medicamentos un mes más. Dios los bendiga. besos
    Ana

  2. Juan Recio dijo:

    No tengo palabras. Muchas gracias Jorge por compartir esta historia de gran solidaridad. El día a día nos hace perder la perspectiva y hostorias como ésta (tan humana y tan dura) nos hace aterrizar de nuevo

    Juan

  3. Blanca dijo:

    ¡¡Qué bueno!!….Hoy iré yo a mi Parroquia al Grupo de Lectura Creyente. Pasaré por el Despacho de Cáritas que ahora abren 2 días a la semana….Las necesidades de nuestros propios vecinos son increíbles….¡¡¡¡No nos esperábamos esto!!!!….
    Magdalena , una ecuatoriana de mi grupo, que estuvo 2 meses hospitalizada por una depresión grave, la despedimos el miércoles pasado con una merienda y un sobre para sus gastos del viaje .La vino a buscar una hermana suya…..La tragedia la llevó a una peligrosísima depresión. El Señor la puso muchos ángeles en el camino que ha hecho de familia durante todo este tiempo….Perdió TODO, de no ser por esos ángeles, se hubiese visto…. ¿?….Si algo bueno tiene la crisis es que nos ha hecho más humanos, más hermanos….La Iglesia, se está portando como MADRE en estos momentos….
    ¡¡¡ Gloria al Señor que nos da ángeles como Nuria!!!…
    Un abrazo
    http://www.isladesentimientos.es/

  4. David dijo:

    En nuestra Parroquia de Santa Casilda tambien tenemos angeles, angeles del poco a poco, del dia a dia, gente que pasa por Caritas y nos deja cosas casi a escondidas, ayer teniamos inventario y cual fue nuestra sorpresa al encontrarnos 30 litros de aceite, no sabiamos de donde habian salido y venian estupendamente puesto que hacia tiempo que no repartiamos este producto, al llegar el parroco nos lo dijo “Lo ha traido Praxedes”, es un señora amable, callada y trabajadora siempre dispuesta a echar una mano en la parroquia, por eso aprovecho este medio para dar gracias a todos estos angeles, GRACIASA TODOS, gracias Praxedes

  5. dolega dijo:

    Esta crisis está descibriendo que mucha gente, más de la que ella misma se imagina,es capaz de ayudar a los demás.
    Esta situación ha puesto en valor la solidaridad de todos.
    Besazo

  6. Alvaro dijo:

    La solidaridad está emparentada con la empatía y con la filantropía. Por esa razón, su mecanismo consiste en sentir el dolor ajeno como propio (empatía) y, por consiguiente, buscar curar nuestro propio dolor ayudando a aquellos de quienes lo hemos tomado (filantropía).

    La Caridad está emparentada con el Amor de Cristo, y consiste en amar a Cristo en cada uno de los necesitados que encontremos, no porque sintamos como propio el dolor del necesitado sino porque amamos a Cristo y le vemos en cada necesitado.

    Si la extraordinaria organización eclesiástica se llama “Cáritas” y no “Solidáritas”… ¿Por qué será que nos empeñamos en hablar todo el día de la solidaridad, que no viene a ser más que un ayudar a otros por un impulso egoísta, en lugar de hablar de la Caridad, que es lo que nos pide Cristo?

    Por lo demás, a menudo sorprende ver cómo las personas más pequeñas tienen los corazones más grandes, y viceversa. Mi más sincera enhorabuena a ese angelote de quien nos habla D. Jorge hoy, y a esos padres que le han proporcionado la extraordinaria educación que se necesita para hacerlo posible.

    Un saludo.

  7. Jorge dijo:

    Con historias como ésta es difícil no creer

Los comentarios están cerrados.