¿Entrada automática al cielo? Con anécdota final

No conozco la nueva teoría,pero pudiera ser que a servidor la teología de siempre se le haya quedado obsoleta y que el Catecismo haya sufrido alguna corrección fundamental que esté replanteando algunas cosas. Puede ser.

Pero a mí eso de que uno se muera, y que independientemente que sea católico, evangélico, budista, musulmán, animista, ateo reconocido, anti teo recalcitrante, adúltero, defraudador de hacienda, mata niños, genocida, blasfemo, asesino o violador se vaya derechito a cielo como que se me hace un poco fuerte, qué quieren que les diga.

Lo que servidor aprendió en el catecismo de niño y ayudando a misa en la parroquia desde los siete añitos, es la importancia de la oración, las buenas obras y sobre todo de la eucaristía por los difuntos, ya que ante la presencia de Dios todos necesitamos misericordia y los sufragios de los vivos son intercesión ante Dios para que acoja en su seno a los difuntos. Si estoy errado, agradezco se me diga.

Pues ahora no falla. Funeral que vas, difunto en el cielo. A partir de ahí pierden todo su sentido las oraciones por los difuntos, las indulgencias, las misas de réquiem. Ojo al parche que nos estamos cargando algo fundamental. Que una cosa es confiar en la misericordia de Dios, comprender que Dios nos puede llamar a la conversión hasta el último segundo de nuestra existencia, y otra muy distinta dar por supuesto que todos al cielo de cabeza hagas lo que hagas.

Hace tiempo que en los funerales empleo la expresión “nuestro hermano (o hermana, no se me molesten) está ahora en las manos de Dios”. Me parece que es una frase que a la vez expresa ternura, confianza y misericordia, mientras afirma que es Dios el juez de nuestra vida. Es una frase que nos lleva a pedir oraciones para que Dios tenga misericordia del hermano, perdone sus culpas y lo admita en su gloria. Pero si uno empieza afirmando que ya está en el cielo, ya es que no viene a cuento ni el funeral de cuerpo presente. Todo debería ser misa de gloria. Y para un servidor que no.

Y una anécdota final, que los españoles somos dados al humor negro, y más en estos días.

Falleció D. Jesús, párroco del pueblo durante muchos años. Y como es natural fue el señor obispo a oficiar el funeral en la parroquia. Pues bien, al obispo le dio por hablar del paraíso, y el paraíso para arriba, y el paraíso para abajo, y las maravillas del paraíso. La gente aguantándose la risa. Y dale. Hasta que les dijo que iban a rezar para que D. Jesús pudiera gozar eternamente en el paraíso. Fue imposible aguantar más. La gente es que casi literalmente se tiraba por los suelos y los sacerdotes concelebrantes no sabían ya como reprimir las carcajadas. Y es que el bueno del obispo no sabía que la casa de mala nota del pueblo se llamaba justo “El Paraíso”…

 

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

9 respuestas a ¿Entrada automática al cielo? Con anécdota final

  1. dolega dijo:

    jajaajja¡¡¡¡ La anécdota está genial!!!
    Que razón tienes Jorge, es algo que vengo viendo en los funerales a los que voy. ¡El cura envía al finado derechito al cielo! Empieza a decir que si está disfrutando de la presencia del Dios Padre y bla, bla, bla.
    Además en el último funeral que fuí no recuerdo haber oído lo de rezar por los difuntos, a lo mejor sí y yo no me acuerdo, pero…
    Saludos

  2. maribelad87 dijo:

    Gracias Jorge por alegrarnos la vida y enseñarnos siempre.
    Un abrazo
    Maribel

  3. Francisco dijo:

    Como siempre das en la diana.
    Además aún contando o suponiendo que la infinita misericordia de Dios alcance a todo el mundo, existe otro dogma que se les olvida a muchos , la existencia del Purgatorio. Todas las almas arrepentidas pero manchadas por el pecado , purgan allí y se purifican antes de la entrada en el Paraíso (el celestial, no el del pueblo que comentas) allí nos NECESITAN, con nuestras oraciones para salir lo antes posible

  4. Blanca dijo:

    Saludos Jorge,
    Yo leyendo…..Y..¡¡¡Anda qué terminé con una carcajada!!!…
    Tienes razón…Y era por donde yo iba, cuando llegué al final….ja,ja,ja !!
    Un abrazo
    http://www.isladesentimientos.es/

  5. Tiene mucho trasfondo y doctrina esta entrada.
    Dios es misericordioso, pero muchos piensan que no es justo.
    Y nuestra justicia es en Cristo
    Nadie va al Padre sino por mí, dijo Jesús.
    Para mí, eso acaba con toda especulación.
    Amén y más

  6. Maria Lopez Sanchez dijo:

    Hace tiempo que vengo haciendo el mismo comentario, que parece que todos van derechito al Cielo y que todos han sido “buenísimos”,¡Qué suerte,porque yo por más que me esfuerzo no lo consigo! …. menos mal que el Señor se apiada de nuestras debilidades que si no……
    Es más, este verano he oído a varios sacerdotes en las homilías diciendo que teníamos que dar gracias a Dios porque Ya estábamos salvados, sí tal cual.
    Menos mal que hay personas que se acuerdan de las almas del purgatorio y que aunque sea sólo un día, mañana quien más quien menos orará por las almas de sus difuntos, espero que también se acuerden de esas almas que no tienen quién pida por ellas.
    Aunque también quiero recordar la grandeza de Su Misericordia en palabras de Santa Teresita: “Aunque tuviera sobre la conciencia todos los pecados que pueden cometerse, iría, con el corazón roto de arrepentimiento, a echarme en brazos de Jesús, pues sé cómo ama al hijo pródigo que vuelve a él.”

  7. Ana azul dijo:

    Pobre obispo, y él seguro preguntándose porque la gente del pueblo, se reía de que el párroco hubiese muerto. Saludos
    Ana

  8. JoseAntoniO dijo:

    Pues me lo estaba imaginando…aunque lo malo hubiera sido que se tratara de un asiduo cliente, no? (humor negro).
    Pues a mí me llama la atención tanta especie porcina de dos patas, y los cementerios llenos de cruces, Sagrados Corazones y Vírgenes María.
    Qué cosas.
    Lo que me da más pena son las personas que se mueren fulminantemente y se encuentran de repente en su juicio personal, y es a Vida o Muerte. Y esto no es humor negro.
    Y no se lo podían figurar, no se lo han planteado, no han caído en la Misericordia de Dios, NUNCA.
    Sí, me cuesta imaginarlo.Me da dentera sólo de pensarlo.
    Saludos.

  9. carolgar dijo:

    pues yo en los funerales ya he visto de todo, desde el cura que , apenas terminado el oficio fúnebre , a mitad del pasillo , se da media vuelta y no tiene “el detalle” de acompañar en su despedida a su ya ex feligres hasta la puerta de la iglesia, al cura que al terminar besa el féretro del finado ( esto lo he visto una vez y he de decir que me extrañó mucho ) o otros que sí acompañan el feretro a la puerta pero a grandes zancadas y con unas prisas que ni te cuento… Sin embargo, hace unos días , asistí a un funeral en que el sacerdote oficiante fué una maravilla tanto en la homilia,( breve, clara y concisa) como en la forma de ejecutar ( ¿se dice asi? ) la liturgia, explicando antes el por qué de cada gesto y , terminada la misma, acompañando al difunto y sus familiares hasta que lo metieron en el coche fúnebre.Me pareció que esa era la forma mas correcta y respetuosa para el finado y sus familiares.Por vez primera asistí a lo que yo considero un funeral ” como es debido. No conocia al sacerdote y creo que era nuevo en esa parroquia,a la cual yo no pertenezco, pero me hubiera gustado darle las gracias y la enhorabuena. ¡ que cunda el ejemplo!

Los comentarios están cerrados.