¿Cómo saber si tengo fe? Esta es mi respuesta

Ante todo graciasa tantos que habéis querido dejar vuestro saber y sentir ante este interrogante que ayer os dejaba.

Creo que a todos nos hace bien. Dar razón de lo que creemos y por qué creemos es un ejercicio que nos ayuda a profundizar en el don de la fe, y nos hace reflexionar sobre cómo vivirlo.

Hoy me toca hacer mi aportación personal según lo prometido. Y me atrevo a decir algunas cosas posiblemente mucho más desde el corazón que de los libros. Ahí va.

1. Lo primero sería afirmar que no es fácil expresar la relación personal con Dios revelado en Cristo. Dios es todo, yo soy nada. Dios creador, yo criatura. Dios todopoderoso, yo insignificante. Dios eterno, yo muy limitado. Por eso creo que ante el misterio de Dios el hombre sólo puede situarse desde la confianza, la humildad, la adoración. Sus razonamientos siempre serán muy limitados.

2. Normal que puedan surgir dudas. ¿Mi fe es real, es costumbre, es suficientemente fuerte? ¡Quién lo sabe! Podría suceder que gozando de una fe consolidada esté pasando por momentos oscuros, todos los santos los tuvieron, y más que una falta de fe se trate de momentos de tentación. Recuerdo ahora a la beata Teresa de Calcuta y esas largas temporadas negras en que ella dudaba de tantas cosas.

3. Creo que el primer signo de fe es el deseo ardiente de tenerla. Cada vez que alguien me dice que daría cualquier cosa por tener fe, le contesto que ya ha empezado a tenerla.

4. Fe es también deseo de vivir en conformidad con el evangelio según nos lo ha transmitido la Iglesia. Hay un viejo “dicho” de los más clásicos maestros de espiritualidad según el cual si quieres tener fe, vive como si ya la tuvieras.

5. La fe se vive con matices que dependen incluso de la personalidad de cada uno. Hay personas que necesitan más componentes de tipo sensible. Los hay que buscan cada día el portento extraordinario, que se dan. Hay otros mucho más sobrios, más de fe desnuda, que se sienten incómodos ante manifestaciones más espectaculares. Como existen católicos que gozan en las grandes misas cantadas mientras que otros buscan la casi soledad de la primera misa en la madrugada. Son formas de vivencia y expresión de una misma fe.

6. La fe es don de Dios, pero eso no significa que sea algo ajeno a la razón. Contemplar la creación ya nos lleva a inclinarnos ante el don de Dios. Contemplar la vida de los creyentes nos enseña que merece la pena fiarse de Dios, abandonarse en Cristo, amar a la Iglesia como lo hicieron San Agustín o Santa Teresa, San Lorenzo o los mártires españoles del siglo XX, San Francisco de Asís, San Isidro Labrador o san Tarsicio. O como lo hicieron los abuelos, el sacerdote aquél de la parroquia, esa hermanita del hospital o mi vecina, esa de misa diaria y que siempre tenía algo para los pobres.

7. Fe es contemplar los frutos del evangelio en la historia de la humanidad. Evidentemente sin renegar de los errores de los cristianos, pero reconociendo sin lugar a dudas el regalo de cultura, de forma de vida, de respeto a los derechos de las personas. De hecho, y para algunos será casualidad, hoy los países más respetuosos con los derechos humanos son sin duda los países de tradición cristiana. La caridad abierta a todos de la Iglesia hoy ya no la discute nadie.

Cosas que a uno se le ocurren en una mañana lluviosa en Madrid y después de leer las aportaciones de todos. Feliz mañana.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Vivir en cristiano. Guarda el enlace permanente.

4 respuestas a ¿Cómo saber si tengo fe? Esta es mi respuesta

  1. Alvaro dijo:

    El punto primero de la aportación de D. Jorge de hoy me recuerda la anécdota que citaba el obispo D. José Ignacio Munilla, acaecida en los tiempos de la revolución francesa, donde tanto se adoró a la diosa “Razón” y se denostó a Dios y a sus fieles.

    Contaba Munilla que iba un día caminando por el campo un sabio de la época, feroz ateo él, cuando vio que un labriego interrumpía su labor a mediodía para rezar el ángelus. Para mofarse de la ignorancia que presuponía en aquella persona que se entregaba a tan absurdas supersticiones, se le acercó y le preguntó:

    – Tu dios… ¿es grande o pequeño?
    El sabio creía haber puesto en un aprieto al labriego, pero éste le contestó:
    – Mi Dios es tan grande que no cabe en la mente de un sabio como vd, y tan pequeño que cabe en el corazón de alguien tan ignorante como yo.

    Decía Munilla que aquel sabio reconocía después que, en muchísimos debates que había mantenido sobre la cuestión religiosa, nunca antes había recibido una respuesta que le impactase tanto como la que le dio aquel labriego sencillo y confiado.

    Esta anécdota nos trae a colación lo que Unamuno llamaba “la fe del carbonero”, que no es sino esa fe sincera que no se basa en elevadas teologías ni en sesudos estudios, sino simplemente en una plena confianza en Dios.

    Un saludo.

  2. Maria Lopez Sanchez dijo:

    Muy buena respuesta, y muy completa. Tienes razón cada uno tenemos nuestras particularidades a pesar de tener la misma fe. Yo soy de misas íntimas antes que esas con introducciones a las lecturas y mucha parafernalia. Me pasa igual a la hora de hacer oración, prefiero silencio y poca luz…. me gusta la intimidad con el Señor 🙂

  3. Blanca dijo:

    Saludos, Jorge,
    Después del interrogante de ayer, esperaba yo la promesa de que hoy nos dirías tú…..
    ¡¡Gracias!!…Respuesta completa, de lenguaje sencillo y muy de provecho para que nos interroguemos nosotros también, terminando dando gracias A Dios, pues El tomó la iniciativa…Y los tiempos en que vivimos nos exigen vivir la fe con compromiso de laicos creyentes compartiendo lo que somos y tenemos con los demás….Evangelizando, como pueblo de Dios que somos, sin dejar la oración que es el alimento para vivir la vida del cristiano.

    ► Dice Álvaro y le copio:” Mi Dios es tan grande que no cabe en la mente de un sabio como vd, y tan pequeño que cabe en el corazón de alguien tan ignorante como yo”.◄

    Yo te leo al caer de la tarde, como dice la canción, Así que me despido con un ¡¡BUENAS NOCHES!!
    Un abrazo
    http://www.isladesentimientos.es/

  4. alicia castellanos dijo:

    Gracias Como saber si tengo FE? es la respuesta de Dios a mis dudas,para poder entender un poco mas lo que esta pasando conmigo y con las tentaciones que se me estan presentando,estoy segura que Dios nunca me ha abandonado…

Los comentarios están cerrados.