Si todavía hubiera enviado la foto de un cardenal con capa magna…

No acierto a comprender por qué a ese grupo autodenominado “Izquierda Plural” le puede molestar tanto una felicitación navideña con una imagen del niño Jesús. Es como si se cabrearan porque alguien les deseara buenos deseos con imágenes y frases de Luther King o Gandhi.

La izquierda, especialmente los cristianos de izquierda, siempre dijeron que Jesús era de los suyos: nació en un pesebre, era un obrero, estaba con los pobres, pasó haciendo el bien y murió en una cruz víctima del romano imperialista, puñetero y desalmado. Por eso que en Navidad se reivindique la figura de Jesús debería ser motivo de contento para todos, especialmente para los más sensibles con la causa del débil.

Incluso podrían aprovechar muy bien la felicitación navideña del presidente del Congreso de los Diputados para denunciar eso tan nuevo de que Cristo sí pero iglesia no, porque la iglesia está con los ricos y poderosos, se ha olvidado del Concilio y además se resiste a vender el Vaticano.

Entendería su malestar si en lugar del niño Jesús D. Jesús Posada hubiera colocado una foto del Vaticano, del papamóvil o de un cardenal bien orondo portando la capa magna. Pero hombre, por Dios, molestarse por el recuerdo del nacimiento de alguien que vino a este mundo hace dos mil años predicando el amor y la paz, y que pasó haciendo el bien, la verdad es que no acaba de entenderse.

¿Entonces por qué se cabrean? Pues posiblemente porque están empeñados en mantener un discurso de fraternidad, justicia, solidaridad con el pobre y amor universal, relleno de cero obras para los demás, y sueldos, comisiones, subvenciones para fines propios, marisquito del bueno y festines con manjares sustanciosos y vinos de solera para ellos mismos. Y aparece la iglesia, esa que se empeñan en presentar como la gran aliada del rico y poderoso, y mira por donde, sin hacer demasiado ruido, hete aquí que es la institución que atiende a los que nadie quiere.

Sí, señores de “Izquierda plural”, ustedes tendrán las palabras y unos discursos más viejos que los entorchados del general Prim, clamando por la justicia y la solidaridad. Pero saben perfectamente que los pobres donde de verdad son atendidos es en los centros de la Iglesia, a la sombra de un portal de Belén con un niño Jesús que sonríe.

Quizá el problema es que ver un niño Jesús  en la felicitación navideña les recuerda que si en este país hay alguien que sabe de pobres y de solidaridad es de forma especial la iglesia católica, y que mientras tanta gente de izquierda se manifiesta y grita por los derechos de los débiles y la laicidad del estado (y a ver si aprenden que no somos un estado laco, sino aconfesional, que no es lo mismo), esos mismos débiles están en Cáritas y en el comedor de las monjitas, que no se cansan de repartir raciones de todo a la sombra de un portal de Belén en el que hay estrellas, sol y luna y el niño que está en la cuna, y que no molesta a nadie más que a los que ven en él el reproche a su propia inutilidad.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en IBI y peleas con los políticos. Guarda el enlace permanente.

6 respuestas a Si todavía hubiera enviado la foto de un cardenal con capa magna…

  1. Ana azul dijo:

    Es que cuando asuman que la Navidad es la celebración del nacimiento de Jesús, empezarán a no cabrearse por recibir una felicitación con la imagen del niño Jesús. Ellos solos se retratan. Besos
    ANa

  2. karmenfl dijo:

    y luego hablan de fanatismos e intolerancia… No ven la viga en el ojo propio, no… Por lo visto en su “pluralidad” no entramos nosotros.

  3. JoseAntoniO dijo:

    Cáritas va a tener que abrir una nueva división, la de tiritas y alcohol para los laicistas, cuando se hieren viendo al niño Jesús, pobrecitos, y es que hiere tanto…
    Y con respecto a la Iglesia, no sé si a lo mejor deberíamos reexplicarnos los católicos que está hecha por hombres, con todas las miserias que nosotros tenemos, y que “el que esté libre de pecado, que tire la primera piedra”. Es verdad que hay meteduras de pata, claro. Seamos humildes, y reconozcámoslo.
    Pero sin Iglesia, ¿no sería peor?
    Saludos.

  4. Martina dijo:

    No comprendo la reacción:Madre mía,!Si Navidad se celebra ,con motivo del nacimiento del niño Jesús,lo normal es felicitar con la imagen del mismo…

  5. Blanca dijo:

    ► Quizá el problema es que ver un niño Jesús en la felicitación navideña les recuerda que si en este país hay alguien que sabe de pobres y de solidaridad es de forma especial la iglesia católica, y que mientras tanta gente de izquierda se manifiesta y grita por los derechos de los débiles y la laicidad del estado (y a ver si aprenden que no somos un estado laico, sino aconfesional, que no es lo mismo), esos mismos débiles están en Cáritas y en el comedor de las monjitas, que no se cansan de repartir raciones de todo a la sombra de un portal de Belén en el que hay estrellas, sol y luna y el niño que está en la cuna, y que no molesta a nadie más que a los que ven en él el reproche a su propia inutilidad.◄
    ¡¡Bien dicho!!…Me adhiero a tus palabras.
    Un abrazo
    http://www.isladesentimientos.es/

  6. maribelad87 dijo:

    Es tan grande la oscuridad en la que habitan que un rayo de luz hiere sus ojos. Recemos por ellos.
    Un abrazo
    Maribel

Los comentarios están cerrados.