Que dimitán Griñán y Gordillo

La izquierda en general, y la izquierda española en particular, tienen sobrada y reconocida experiencia en la fabricación de cortinas de humo. Lo llevan haciendo decenios y con un excelente resultado. En cuanto hay un problema grave que les pueda salpicar en la frente, rápido buscan chivo expiatorio o situación engañosa para conseguir que la gente mire en otra dirección y quedar libres de toda responsabilidad.

Me resulta divertido, que no imprevisible, eso de que Izquierda Unida haya puesto en marcha una campaña pidiendo la dimisión del obispo de Córdoba, monseñor Demetrio Fernández. Más en concreto es el Área de Libertad de Expresión Afectivo-Sexual (Aleas) de IULV-CA quien ha puesto en marcha una campaña en las redes sociales para pedir la dimisión del obispo.

Varias cosas que añadir a este asunto. Por partes.

1. Es chusco que esta gente que se ha pasado media vida o la vida entera rasgándose las vestiduras por la falta de libertad de expresión en el franquismo, por ejemplo, ahora se las vuelva a rasgar porque un obispo la ejerza. ¿Qué pasa, que la libertad de expresión es un bien reservado a unos pocos? ¿Qué los obispos no tienen los mismos derechos que los demás?

2. Qué leches les importa a los de Izquierda Unida lo que un obispo diga a sus fieles. Exactamente lo mismo que a un servidor lo que Cayo Lara diga a los suyos o el imán de la mezquita a sus moritos cada viernes. Ellos sabrán. Aquí el único problema es si con la intervención de cualquiera de ellos se comete algún delito, para lo cual están los tribunales de justicia.

3. Que puestos a pedir dimisiones, servidor pide la de José Antonio Griñán y la de aquellos que le apoyan y mantienen en el gobierno de la Junta de Andalucía, de forma especial Sánchez Gordillo. ¿Las razones? El paro ¡10 puntos por encima de la media nacional! Y que afecta, por ejemplo a un 63 % de menores de 25 años. El paro y la pobreza, que aqueja según datos de la prensa, a un 40 % de los andaluces. Sin olvidar la corrupción que salpica por doquier.

Pues a estos pobres los atiende Cáritas, que hasta ha montado un economato para hacerles la vida más fácil. Eso sí, con protesta formal de CC.OO. de Córdoba que no ha tenido vergüenza en llamar mafia a Cáritas por atender honradamente a los pobres. Será que para ellos lo honrado es robar supermercados.

Pues ya ven. Izquierda Unida sostiene con su voto este estado de cosas, camuflándose en robar un supermercado de vez en cuando, y eso debe ser solidaridad, justicia, libertad y democracia. Sin embargo a un señor obispo se le ocurre explicar la doctrina de la Iglesia sobre la identidad sexual, la familia y el matrimonio y piden su dimisión. Ya lo hicieron con Reig Pla ¿recuerdan? y en ese caso acudiendo incluso a los tribunales, que desestimaron la demanda.

Cortinas de humo. Andalucía sumergida en el paro, la pobreza y la corrupción. IU sosteniendo este estado de cosas con sus votos, y no sólo no hace nada por los pobres, sino que hasta llama mafiosos a los que de verdad dan la vida por ellos. Y ya, para remate, que dimita el obispo.

Cantamañanas, envidiosos. Yo, con don Demetrio.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en IBI y peleas con los políticos. Guarda el enlace permanente.

10 respuestas a Que dimitán Griñán y Gordillo

  1. JoseAntoniO dijo:

    Lo malo no son los cantamañanas escupefuegos éstos, que viven de ésto – mercenarios – sino los que los votan, que mayoritariamente, odian a la Iglesia, y algo saben en Andalucía de los que cayeron en la guerra civil, y en los meses anteriores, víctimas de un odio que viene de muy, muy antiguo..
    En castizo, chusma. Y contra eso, gramática, es decir, sexo, matrimonio y familia.
    Y si hay que dar alguna medicación, pues también.
    Saludos.

  2. maria s dijo:

    yo no estoy totalmente de acuerdo con pedir la dimision a los cantamañanas HAY QUE CESARLOS

  3. Ana azul dijo:

    LO QUE SIEMPRE DIGO. LO ANCHO PARA ELLOS, Y LO ESTRECHO PARA LOS DEMÁS. PIDEN LO QUE ELLOS NO DAN. DESDE LUEGO, NO SÉ DE QUE NOS EXTRAÑAMOS CON ESTA GENTE TODAVÍA. SALUDOS
    ANA

  4. No digan tonterías
    Estas personas son maravillosas, y quieren liberar al mundo de una vez por todas
    Solo hay que ver lo bien que hacen los desfiles y todo eso.
    To er mundo ez gueno
    Aman la verdad, y atienden a los que son de su cuerda con enchufillos de nada.
    A los demás, pues que la evolución reparta suertes.
    Y así todo.
    ¿Que se le va a hacer?
    .

  5. Blanca dijo:

    Totalmente contigo habiendo leído esta Entrada.
    Un abrazo
    http://www.isladesentimientos.es/

  6. Alf dijo:

    No, mejor darles café, mucho café…

  7. Myrian dijo:

    Jo, Jorge , seguro que te has quedado muy a gusto, por lo menos te expresas tal y como lo sientes. está claro que las medias tintas no te van. estoy totalmente de acuerdo en tu exposición. Saludos.

  8. saravasti dijo:

    La libertad de expresión no existe. No puedes decir abiertamente que odias a los gays, transexuales, judíos, moros, negros… decirlo es incluso delito. Claro que no es lo mismo que lo diga yo en la intimidad de mis cuatro paredes a que lo diga una persona que tiene influencia en la sociedad y es escuchada; en ese caso mosquea más, porque es posible sentirlo como un insulto público, por así decirlo. Pero personalmente estoy de acuerdo con usted. El obispo puede decir lo que le dé la real gana, igual que sus feligreses. También IU puede decir lo que le apetezca. Al fin y al cabo todos vamos a seguir con nuestras vidas; no porque el obispo diga que está en contra del aborto voy a cambiar yo mis opiniones al respecto, y si sus feligreses discrepan con mi opinión tampoco afecta especialmente a mi vida.

Los comentarios están cerrados.