EXCLUSIVA: Descubierta una trama de corrupción en Cáritas

Dos dedos de una mano se cortarían unos cuantos por poder dar un titular así. Y si además llevara un subtítulo desvelando que “el cardenal Rouco ha sido detenido como organizador y principal beneficiario”, no solo dos dedos de una mano, sino la mano entera, el brazo y hasta los perendengues.

Vaya temporadita de corrupciones. Cualquier diario se desayuna con varias páginas dedicadas a lo mismo. Parece que al PP le ha salido un grano purulento llamado Bárcenas, el PSOE lleva tiempo luchando contra un sarpullido llamado ERES andaluces y nos cuentan que en Cataluña empieza a supurar una úlcera llamada Pujol con ramificaciones. Todo eso sin contar con una real herida en principesca extremidad.

¿Se imaginan lo que hubiera sido desayunarse un día con un escándalo de corrupción en Cáritas, un obispo huido en un paraíso fiscal, o aunque sólo fuera una parroquia implicada en algún pequeño fraude? Abrirían noticiarios y tendríamos edición especial en prensa. Pues nada. Que no hay manera.

Las noticias que puede generar Cáritas son otras, por cierto nada convenientes. Ayer nos contaba el secretario general de Cáritas española, don Sebastián Mora, que el 65 % de las personas atendidas en Cáritas llegan derivadas por instituciones oficiales. O que se está constatando cómo las ayudas oficiales cada vez son menos, se tarda más en concederlas y exigen unos requisitos esperpénticos en ocasiones.

Pero sobre todo nos habló de cómo ser Cáritas. Porque Cáritas es mucho más que dar comida al que no tiene o pagar un recibo de luz o agua. Lo que nos caracteriza, más que hacer, es cómo hacer. Porque para un voluntario de Cáritas el necesitado no es un incordio, un pedigüeño, un caradura o un espabilado. El pobre es Cristo que viene, y acoger al pobre es acoger al mismo Señor que llega hambriento y sediento de comida, de pan, de amor y de dignidad.

Un voluntario de Cáritas acoge, acompaña, anima, ayuda, está ahí. Un voluntario de Cáritas tiene palabras de consuelo que vienen de Dios y da razón de su esperanza y su vida: estoy aquí, gratis, por amor a Cristo que me impulsa a amar a los hermanos.

Todo esto jamás saldrá en la prensa. Alguna vez una notita de alimentos, despachos o cifras que ofrece Cáritas en sus extraordinarios informes y trabajos. Pero nunca se hablará de amor desinteresado, de entrega por amor a Cristo, de darse al hermano, de caridad, sí, caridad, aunque haya personas que rechinen ante una palabra que no comprenden.

Ya quisieran poder decir que Cáritas es mentira, que las monjitas roban y revenden los alimentos, que los directivos se han comprado buenos pisos y chalets con lo escamoteado de las cuentas generales, que el dinero de los pobres lo gastamos en comilonas y borracheras.

Ayer, jornada de formación de sacerdotes. Un buen número de curas escuchando, que habíamos llegado en metro. Una comilona entre charla y charla, consistente en patatas fritas, panchitos, tortillas y refrescos. Y un recordarnos lo que dice el evangelio: cada pobre es Cristo. Como pueden imaginar, no interesa a nadie.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Solidaridad. Guarda el enlace permanente.

6 respuestas a EXCLUSIVA: Descubierta una trama de corrupción en Cáritas

  1. JoseAntoniO dijo:

    No podrán decir que Cáritas está como está.
    Pero están dando mucha publicidad a los bancos de alimentos. Yo no recuerdo que antes existieran o fueran tan populares.
    Tras el año pasado que se habló al principio de lo maravillosa que era Cáritas, los últimos meses se dijo incesantemente por los medios de comunicación lo estupendos que eran los bancos de alimentos.
    Casualidades de la vida.
    Saludos.

  2. saravasti dijo:

    Veo este post un poco victimista.
    No soy creyente pero sí voluntaria en dos ONG. La gente a la que ayudamos no es Cristo para mí ni mucho menos; es simplemente una persona. Un ser humano. Y eso ya me parece tan maravilloso como para merecer mi tiempo en la cantidad que necesite, y mi dinero incluso cuando lo tengo. No necesito pensar en entes supraterrenales para convencerme de ayudar, no soy monja ni cura, soy una estudiante cualquiera, y nunca me he encontrado a El País en la puerta de mi casa esperando para hacerme una entrevista. Y no por ello sería justo negar tan categóricamente que NADIE se interesa por la labor de los voluntarios en España. De vez en cuando salen varias ONG en la tele (cáritas incluida) y medio país ha colaborado de un modo u otro con estas organizaciones.
    E incluso entre la gente que está en contra de la Iglesia suelo ver una actitud respetuosa hacia Cáritas, pues Cáritas, al fin y al cabo, ayuda. Podemos criticar la institución económica que es la Iglesia, podemos criticar que no sea el propio Vaticano el que sufrague todos los programas de esta organización, podremos criticar que Cáritas no necesita corrupción porque para eso está ya la Iglesia… pero a quien ayuda con ganas y corazón le respetamos sean cuales sean sus creencias religiosas.

    • JoseAntoniO dijo:

      “podremos criticar que Cáritas no necesita corrupción porque para eso está ya la Iglesia…”
      Creo que deberías revisar tu concepto de Iglesia.
      Saludos.

  3. Ana azul dijo:

    Subscribo todo lo que dices Jorge, y comprendo perfectamente a la persona que ha comentado antes que yo, saravasti, porque sus argumentos bajo mi punto de vista están dados con coherencia y respeto. Besos
    Ana

  4. Blanca dijo:

    ► “podremos criticar que Cáritas no necesita corrupción porque para eso está ya la Iglesia…◄
    Creo que deberías revisar tu concepto de Iglesia.
    Me he quedado HELADA al leer las palabras que anteceden a esta línea….
    Si saravasti no tiene nada que ver con la Iglesia, mejor que no ofenda….Si no es creyente, aquí, en este Blog, los que leemos y aportamos comentarios, NORMALMENTE somos creyentes.
    Gracias Jorge porque nos das, como siempre unas noticias que a los creyentes sí nos interesan.
    Un abrazo
    http://www.isladesentimientos.es/

  5. dolega dijo:

    Creo que cuando se ayuda con honestidad y eficacia no importa qué veamos en quién ayudamos.
    Me parece genial que se ayude desde la no creencia religiosa, siempre y cuando no se pretenda comparar en calidad una u otra postura.
    ¿Tan difícil es respetar las creencia ajenas?
    Saludos

Los comentarios están cerrados.