Vagancia y progrez

Es una maldad de servidor, pero cada vez estoy más convencido de que la progrez absoluta es un fantástico refugio de vagos. Pienso en ejemplos y es que cada vez estoy más convencido de esto. Vamos a ello.

Lo normal de una parroquia se nos va en tres direcciones: celebrar los sacramentos, anunciar la Palabra y el servicio de la comunidad y de los pobres. Tela el asunto. Vamos por partes.

Celebrar los sacramentos es tener tu horario de misas y confesiones para empezar. Es celebrar estudiando la liturgia, conociendo las rúbricas, preparando las celebraciones. Te llega el progre y te dice: bobadas, mejor celebrar cuando la comunidad quiere, y como nos parece. Pues ya se ha quitado un montón de trabajo de encima. Confesar requiere horarios de confesionario. Pero si yo digo que confesarse es una bobada y mejor una celebración dos veces al año con absolución general, pues más comodidad todavía.

¿Bautizos? No tiene sentido. Mejor de adultos. Hala, otra cosa menos. ¿Catequesis de niños? Para lo que aprenden… ¿De adultos? Ya saben ellos lo que tienen que hacer. ¿Jóvenes? No vienen. ¿Se dan cuenta? El cura se nos está quedando en paro.

Bueno, a ver si al menos hay horas de despacho. Pues no, porque hay que superar una iglesia de papeles y a la gente hay que atenderla por la calle. ¿Y Cáritas? No tiene sentido, porque la caridad es estar con la gente, escucharles, estar a su lado. ¿Y jornadas como la JMJ? Nada de nada, eso sólo sirve para exaltación del papa. No hablemos de estudiar. Porque con saberse el espíritu del concilio basta, espíritu que cada cual se fabrica a su manera.

No se rían que estas cosas pasan. Al final el señor cura progre es alguien que celebra misa cuando le parece y como le parece, que no sabe lo que es tener horario de confesiones, que no entiende muy bien el sentido de la catequesis, que pasa del despacho y de papeles y hace Cáritas saludando a la gente por la calle. Eso sí, cobra cada fin de mes como un conservador cualquiera.

Me contaban hace no mucho de un cura progre entre los más progres que apareció en una reunión con un teléfono digital de ultimísima generación. Creo que un compañero, muerto de risa, le dijo: “pero hombre, que los carcas tengamos teléfonos buenos ya se sabe, para eso somos conservadores, pero que un cura de la opción por los pobres vaya por la vida con eso…”

He conocido curas muy progres. Y cuanto más progres, más se escaqueaban de la parroquia y más puentes se largaban. Habré tenido mala suerte, pero como lo viví, lo cuento.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Cosas de la vida. Guarda el enlace permanente.

7 respuestas a Vagancia y progrez

  1. Ana azul dijo:

    Es que de vagos están todas las profesiones llenas. Gente no profesional las hay en todos sitios. Saludos
    Ana

  2. karmenfl dijo:

    Qué gran verdad!!!

  3. No conocen para qué han sido consagrados.
    Muchos cuentos y poco aceite a los pimientos
    Y eso si no se constituyen en teologos por libre.

  4. JoseAntoniO dijo:

    Nada, nada, me parece bien….comer cuando tengamos hambre, dormir cuando tengamos sueño, trabajar …jeje….pero, eso sí, cobrar, que no falte….hay que ser natural, pero la cartera, que no sufra….
    A veces pienso que deberíamos ser como los niños, que obedecen cariñosamente a su Padre, y no ser como los adolescentes, que se rebelan contra toda forma de autoridad y cariño. ¿No será que los demonios funcionan como ellos, es decir, losuyo-losuyo-losuyo y sólo éllos, y Dios nos pide que le tomemos como Padre y a los demás como hermanos, y todos sabemos que, por nuestro bien, hay que obedecer a los padres porque saben más que nosotros y nos quieren? Es que el Paraíso debe ser como una Familia.
    Mientras que el que cree que sólo tiene derechos y que nadie puede decirle lo que tiene que hacer, y no quiere responsabilidades ni trabajo, el típico adolescente, o adulto-adolescente, ¿no se parece este modelo de conducta a lo que conocemos de Satanás?
    Cosas curiosas.
    Saludos.

  5. Blanca dijo:

    Totalmente de acuerdo contigo porque he conocido casos y subrayo tus palabras:
    ► ”No se rían que estas cosas pasan. Al final el señor cura progre es alguien que celebra misa cuando le parece y como le parece, que no sabe lo que es tener horario de confesiones, que no entiende muy bien el sentido de la catequesis, que pasa del despacho y de papeles y hace Cáritas saludando a la gente por la calle. Eso sí, cobra cada fin de mes como un conservador cualquiera”◄

    Un abrazo
    http://www.isladesentimientos.es/

  6. José Ronaldo dijo:

    En mi país, los sacerdotes “progres” que yo conozco no van tanto por este rumbo; pero creo que “van” de todos modos, equivocados. Quieren ser sacerdotes “normales” (haciendo más o menos lo que el P. Jorge indica), pero quieren “hacerle de seglares”. Me explico con dos situaciones:
    – Ingresan a diversas universidades a estudiar “carreras profanas”: psicología, pedagogía, sociología, antropología, ciencia política…Si eso les ayuda en en sus tareas pastorales, no tengo ningún reparo, sin embargo…tengo mis dudas. Al final resulta que su discurso es una mezcla de religión, fe, creencias personales, matices cientificistas y ciertos atisbos materialistas.
    – Participan en diversos foros – hablados y escritos – haciendo lo que por definición nos toca a los laicos seglares. Por supuesto, los seglares con enorme frecuencia hemos obviado nuestras obligaciones, pero éso es otro asunto. Y es más, en ciertos medios “católicos” (hablados, escritos y televisivos) no es raro que “desplacen” a locutores, comentaristas, conductores y columnistas seglares.

  7. Maria Lopez Sanchez dijo:

    Esos curas de los que usted habla tienen un problema y es que el sacerdocio no es una profesión sino una vocación y de que no son los dueños de la mies sino meros administradores y algún día tendrán que dar cuenta al Dueño de la mies de lo que han hecho con ella. Porque si al Señor le importan tanto las almas que ha sido capaz de dar la vida por ellas creo que no le va a ser indiferente, por muy misericordioso que sea, que su mies no haya sido bien atendida, ya que de sus actuaciones u omisiones puede depender no sólo la santificación de un alma, sino su salvación, un buen ejemplo, una palabra oportuna en algunas circunstancias pueden marcar una vida. Ya sé que nadie es perfecto, que todos cometemos fallos pero hacerse cargo de la cura de almas es algo muy serio, decía Santa Teresa :
    ” Puesto que tratan las cosas más santas, tienen a Dios en sus manos y lo hacen venir a la tierra con sus palabras, ¡cuánto más obligados están los sacerdotes a ser más santos que otros! Son siervos de Dios para el servicio de su Iglesia….”
    Y el cura de Ars decía sabiamente: ” Un buen pastor, un pastor según el corazón de Dios, es el más grande tesoro que el buen Dios pueda conceder a una parroquia y uno de los dones más preciosos de la misericordia divina.”.
    ¡Que el Señor nos conceda santos sacerdotes que nos ayuden en nuestra propia santificación para poder cooperar con El en la salvación de la almas!

Los comentarios están cerrados.