Cómo cargarse una parroquia en cuatro días

En cuatro o en ocho, pero en definitiva en no demasiado tiempo. Levantar una parroquia es tarea ardua y que lleva su tiempo. Cargársela lo hace cualquiera y en un santiamén. Les doy unas pistas – consejos a sacerdotes que quieran acabar con una parroquia medio normal, que seguro que mis lectores completarán con sus propias experiencias.

Lo primero primerísimo es jugar con las misas. Por ejemplo, cambiar los horarios cada dos o tres meses, de forma que nadie acabe sabiendo a ciencia cierta cuándo hay misas en esa parroquia. Además, dejar a la gente sin misa alguna vez por despiste del párroco o porque surgió un problema. Si a esto añadimos la falta de puntualidad para empezar -qué más da empezar cinco, diez, quince minutos tarde- y para acabar –hoy misa de quince minutos y corriendo, mañana de cincuenta y cinco, pasado de cuarenta- vamos sumando puntos. Incorpórese a la estrategia celebrar cada día como se le ocurra al sacerdote del momento, y miel sobre hojuelas.

Procure hablar lo menos posible de Dios, conversión, pecado, gracia. A cambio, no olvide citar constantemente palabras como pobres, solidaridad y compartir.

No ponga horario de confesiones. Mejor aún, diga que confesarse es una bobada, pero que si alguien desea hacerlo que busque una parroquia del centro o que se lo diga al párroco a ver cuando tiene un hueco.

Tampoco horario de despacho. Mucho mejor decir que si alguien necesita algún papel que selo diga a Pepita, que suele venir a misa los domingos por la tarde.

El templo parroquial siempre cerrado excepto las estrictas horas de las misas. La disculpa de la inseguridad ciudadana es perfectamente válida.

No organice Cáritas. Total, eso es mejor que lo hagan los laicos solos, con total autonomía. Si había algo de catequesis de adultos no se pase por el grupo para coartar su libertad. Que sepan madurar ellos solos.

La catequesis de los niños y las primeras comuniones son inevitables. Pero para eso ya están las catequistas. Que se encarguen de inscribir, dar catequesis, reunirse con los padres y preparar la celebración. El sacerdote con celebrar la misa de las primeras comuniones ya hace su tarea.

Pare poco en la parroquia. El sacerdote lo que tiene que hacer es “insertarse”, por tanto salga mucho, frecuente los bares, eche la partida y salude a la gente por la calle. No olvide salir mucho de viaje, de vacaciones, aproveche lo que pueda para despejarse por el volumen de trabajo que desarrolla.

Bien, pues yo les aseguro que con este planteamiento no hay parroquia por fundamentada que esté que aguante un curso, y me doy largo pazo. Lo normal es que en tres meses no la conozca “ni la madre que la parió”. Y quizá me haya saltado alguna cosa.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Vida parroquial. Guarda el enlace permanente.

8 respuestas a Cómo cargarse una parroquia en cuatro días

  1. Está muy bueno. Yo me he reído un montón
    Pero esa es la realidad.
    El caso es no dar golpe y si se da, de mala gana
    Pàlante
    Ánimo

  2. Ana azul dijo:

    Conozco al menos una, que empieza a seguir estos preceptos
    Saludos
    Ana

  3. Fr. Emilio dijo:

    Buen análisis. Estoy de acuerdo con todo.

    Pero al mismo tiempo creo que hay una frase que podrías revisar:

    “Procure hablar lo menos posible de Dios, conversión, pecado, gracia. A cambio, no olvide citar constantemente palabras como pobres, solidaridad y compartir.”

    Creo que la solidaridad y el compartir son temas que si tienen que estar en la predicación, ya que es Dios el que nos envía a los hermanos. Aunque entiendo lo que quieres decir puede que alguno te acuse de cosas raras por decir que no son parte de nuestra vida de fe.

  4. Blanca dijo:

    Como siempre hay que darte la razón….
    No temas que la parroquia tuya no va a cargársela ninguna de las causas que nombras en tu entrada. Y ahora con la Adoración P. menos.
    Un abrazo

  5. Maria Lopez Sanchez dijo:

    O que sólo se confiese los domingos durante las misas, menos mal que la gente se confiesa poco porque si no…..
    O que no se sienten en el confesionario, te digan que si alguién se quiere confesar se lo diga al sacerdote….. que a veces podrá en ese momento y otras NO.

  6. Martina dijo:

    Menos mal que en mi Parroquia no ocurre nada de lo mencionado.
    Funciona Super!
    Un saludo.

  7. Dolega dijo:

    Más de una conocí que le ocurrió lo que dices y al final se preguntan qué ocurrió.
    Saludos y un placer volver a estar por tu casa.

  8. Conchi dijo:

    O que te digan que mejor no te confiesa en el confesionario, sino en un rincón, que si nó empieza a venir más gente y “se le amontona el trabajo…”.

Los comentarios están cerrados.