Del cura buenazo, líbranos Señor

Alguien me dijo en una ocasión que es preferible un listo malo a un tonto bueno. El listo sabe lo que quiere pero no estropea el resto. El tonto acaba por cargarse todo a base de buena voluntad falta de luces.

Tengo mucho miedo a los curas “buenazos”, más que a un tsunami. Porque los curas buenazos suelen acabar complicando las cosas, deshaciendo todo y dejando marrones muy considerables al compañero que viene detrás. Eso sí, qué bueno era D. Fulano.

Efectivamente D. Fulano era un buenazo. Tanto que no tuvo reparo en ceder la casa parroquial deshabitada a la juventud del pueblo para que tuvieran un lugar donde encontrarse.

D. Fulano no confesaba. Decía a la gente que Dios es bueno y que perdona siempre y que no hace falta acudir al confesionario. Ya daba él una absolución general de cuando en cuando. Facilitaba las cosas. Bautizaba cuando la gente quería, y no te complicaba la vida con cursos ni cursillos para bodas y bautizos. Tampoco tenía reparo en bautizar o casar en el campo, la huerta, el arroyo o el chalecito.

Nunca se preocupó en exceso de papeles, cuentas y demás cosas burocráticas tan aburridas. Ni de conocer si la parroquia tenía propiedades, o revisar contratos, seguros y documentos varios. Si acudía alguien a casa a pedir algo, le ayudaba y punto. Era un buenazo.

D. Fulano un día se jubiló, como era de esperar, y vino a la parroquia D. Mengano. Se encontró con que lo que debía ser el despacho parroquial y el archivo lo tenían los jóvenes desde siempre, que no sólo no estaban dispuestos a marcharse, sino que le montaron una campaña en contra por insolidario y por no querer nada con la juventud.

Pidió papeles D. Mengano. Ni una línea de contabilidad de los últimos años. Los libros parroquiales sin actualizar en meses y meses. La iglesia y los locales sin seguro. Alguna propiedad de la parroquia perdida porque ni había papeles ni nadie los había intentado arreglar.

Intentó D. Mengano poner un poco de orden en misas, bodas, bautizos, confesiones. Evidentemente se acabaron las celebraciones en el campo y el chalecito, organizó sus cursos de bautismo y novios y fijó un horario para confesiones. Viendo las necesidades de la parroquia, abrió el despacho de Cáritas y buscó apoyo de alguna persona profesional para que la atención fuera más eficaz.

Qué diferencia. Con lo buenazo que era D. Fulano, que todo le parecía bien, no ponía pegas. Y nos mandan ahora a este Mengano que todo son papeles, cursillos, despacho y encima en los sermones que a ver si somos mejores y nos confesamos más.

Y mientras, D. Fulano, tan buenazo, de vez en cuando llama a sus amigos de la parroquia para decirles que cómo aguantan a ese cura, que a ver si hacen algo, que no se dejen avasallar.

No quiero curas buenazos. Los quiero santos, que es diferente. A los curas buenazos los temo más que a pedrisco en la cosecha.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Vida parroquial. Guarda el enlace permanente.

7 respuestas a Del cura buenazo, líbranos Señor

  1. Francisco dijo:

    Totalmente de acuerdo. Es verdad que el Señor saca lo mejor de todo, pero la gracia presupone la naturaleza. Si no cooperamos, no llegaremos muy lejos.

  2. Ana azul dijo:

    A fin de cuentas, lo importante es hacer bien tu trabajo. Si no eres buen trabajador das igual que seas cura o farmacéutico. Si de paso eres bueno, pues mejor, pero vamos, que ser bueno y dar mas trabajo a los demás, es mucho peor.
    Besos
    Ana

  3. carolgar dijo:

    Ser bueno no equivale a ser pasota. Se puede ser bueno y ser responsable con el trabajo que te toca, aunque solo sea por solidaridad con el que ha de sustituirte . Es muy facil ir de guay quedando bien con todo el mundo y que el que venga detrás arregle el desaguisado.Yo a eso lo llamo egoismo puro y duro….Pero eso no solo sucede con los curas sino tambien en muchas otras formas de trabajo.El tonto buenismo basado en el pasotismo para querer satisfacer a tirios y troyanos sin complicarse la vida , desgraciadamente, hoy en dia abunda bastante.

  4. Dolega dijo:

    ¡jajajaja que razón tienes! Mi madre diría que más que bueno era comodón.
    Es que es más fácil dejar hacer, que cumplir con nuestras obligaciones. Pero no te creas, en todas las profesiones hay gente de ese pelaje.
    Besazo

  5. Gonzalo dijo:

    Estoy totalmente de acuerdo.

  6. Martina dijo:

    En mi opinión,no es buenazo,
    Lo considero caótico,e incumplidor de su deber.

  7. Myrian dijo:

    Creo que el cura tiene que saber cual es su lugar y que es lo que tiene que hacer. No dejarse manipular por nada ni nadie, solo por Dios. No se puede ser buenazo, somos muy exigentes y si hoy nos dan la mano, mañana con toda seguridad que pedimos el pie. Que no. Cada uno donde le corresponde y aun así sobran problemas, porque es imposible dar gusto a todos. No es nada fácil ser cura, seguro que tu lo sabes bastante mejor que yo. Saludos

Los comentarios están cerrados.