Casarse en el campo, la playa o el chalet de la abuela

¿A qué sacerdote no le han llegado en varias ocasiones propuestas de celebrar una primera comunión en el jardín del chalet, un bautizo en medio del campo o una boda en lo alto del pico Picacho? La inmensa mayoría decimos simplemente no, cosa que cuesta bastante trabajo comprender a algunas personas.

Las razones suelen ser sobre todo o bien de tipo estético: “qué bonito sería aquí”, o práctico: “en lugar de desplazar a la gente todo en el mismo sitio y más sencillo”, aunque visto el flojo argumento se suelen disfrazar con la cosa de que la naturaleza es el gran espejo de Dios y en último caso con que es “nuestra boda” y “podremos decidir”.

No. Un sacramento jamás puede ser “mi sacramento”: mi boda, la comunión de mi niña, el bautizo de mi hijo. Un sacramento es siempre celebración de Cristo y de la Iglesia y es en consecuencia la misma Iglesia la que dice cómo celebrarlo para que quede más patente su significado.

Es tradición de la iglesia que los sacramentos se celebren en los templos, según recoge el mismo derecho canónico: “El matrimonio entre católicos o entre una parte católica y otra parte bautizada no católica se debe celebrar en una iglesia parroquial; con licencia del Ordinario del lugar o del párroco puede celebrarse en otra iglesia u oratorio.”

La razón de fondo está en no trivializar el sacramento dejando que tome la razón principal de la celebración la estética del momento o la comodidad, y asegurar el carácter sagrado de la celebración en un templo adecuado, donde se suele desarrollar la vida de fe de las personas, y que deja más clara la unión entre sacramento puntual y vida de fe personal y comunitaria. Además no olvidemos que en el templo nos acompañan las imágenes de Jesús y María y está el Señor presente especialmente en el sagrario.

Por eso, y por esa unión de sacramento y vida ordinaria del cristiano, el primer lugar que se recomienda es el de una iglesia parroquial, y si no es parroquial, en otra iglesia u oratorio pero siempre con licencia del párroco. En cualquier caso, celebrarlo en lugar digamos “no sagrado” es algo siempre muy excepcional y necesita permiso expreso del ordinario del lugar, es decir, el obispo o el vicario que tenga esas facultades.

¿Cuál es pues el lugar ideal para celebrar un sacramento? La parroquia de cada uno, el mismo lugar donde vive su fe. ¿Y el campo, la playa, el arroyo, el bosque? Está bien para una película, pero no es lo que más favorece un auténtico clima de oración y comunión con toda la Iglesia. Ya sabemos que la naturaleza nos habla de Dios, pero los católicos tenemos la tradición de celebrar la fe en nuestros templos. ¿Tendría sentido que justo momento especiales en la vida de una persona, una pareja, como es por ejemplo el matrimonio, lo llevamos fuera del templo y la comunidad por razones de estética o comodidad? Parece claro que no.

Por eso los sacerdotes solemos negarnos. En primer lugar porque no es cosa nuestra, sino del obispo, autorizar una celebración fuera de un templo católico, y además porque salvo razones de peso evidentes, que son justo las que tiene que valorar el ordinario del lugar, la única justificación acaba siendo que “me apetece”. Y no parece que sea lo que más convenga.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Celebrar la fe. Guarda el enlace permanente.

8 respuestas a Casarse en el campo, la playa o el chalet de la abuela

  1. saravasti dijo:

    Supongo que es cosa de no ser cristiana, pero yo habría jurado que en clases de catequesis siempre me dijeron que Dios está en todas partes, y no es necesario ir a la capilla para estar con él.
    ¿No bautizaron a Jesús en el río Jordán? ¿Por qué pues no habría de celebrarse un bautizo fuera de las paredes de una Iglesia?

  2. Jose dijo:

    Creo que no tenemos muy enraizado el sentido de parroquia, de comunidad orante que se reúne en un sitio común, la Iglesia, delante del Señor en el sagrario. Y en ese “sitio común” orar y recibir los Sacramentos. A partir de ahí creo que todo lo vemos de otra manera. ¿Cómodo? puede ser.

  3. José Ronaldo dijo:

    Correcto, pero aquí en mi país, por ejemplo, las “excepciones” son “demasiado comunes”. Y me parece que la cosa pasa por dos puntos:
    – la “familia en cuestión” es “amiga” del sacerdote (claro, desde hace años lo invitan a desayunar, almorzar, cenar, ir al teatro, cine o al fútbol…con relativa frecuencia). Un chantaje muy elegante.
    – la “donación” que recibe el sacerdote es… interesante; la misa tiene “un precio” (con ese dinerillo se pueden hacer cosas valiosas en la parroquia…).
    Tengo algunas evidencias que me llevan a pensar esto ocurre más con sacerdotes diocesanos (estando con frecuencia solos, tienen que “valerse por sus pistolas), que con sacerdotes de alguna congregación religiosa que generalmente viven varios haciendo comunidad.

  4. Dolega dijo:

    Pienso que este tipo de personas no tienen muy claro lo que representa el sacramento del matrimonio, por el contrario sí que tienen claro lo que representa la ley y por eso no se les ocurre irle a decir al juez que los case en pico peñota.
    Saludos

  5. Natalia dijo:

    La inflexibilidad está vaciando de jóvenes (y no tan jóvenes) los templos y la misma Iglesia. ¡De pena!
    Mateo 18:20 ..”Donde están dos o tres congregados en mi nombre, allí estoy YO en medio de ellos”. .

  6. Ana azul dijo:

    Creo que la gente todavía no ha captado muy bien lo que es la religión católica. Es muy fácil echarle la culpa al cura… pero en realidad no saben las normas de su religión. Quieren casarse a la carta, y eso no puede ser…
    Ana

  7. JoseAntoniO dijo:

    En los zendos, lugar de práctica del zen, sobre todo en los antiguos, es corriente ver una viga o similar a la altura de los tobillos, a la entrada del mismo, para que, si estás despistado, te des un buen trompazo, y recuerdes la próxima vez que estás en un sitio especial, que merece un respeto y un recogimiento especial.
    Echo de menos en nuestras iglesias, al traspasar el nártex – el vestíbulo antes de entrar en el templo -, que la gente no “desconecta” del exterior. Yo procuro pararme un momento antes de entrar en el templo. No sé decirlo de otra forma. Es sagrado, sin comillas. Es lugar del Misterio, del mayor Milagro, del mayor Regalo.
    Para mí que hemos ido perdiendo la distinción sagrado-profano. Ya es bastante que podamos estar sentados o de pié un rato delante de la Santísima Trinidad. Ya es bastante.
    Nos falta tanto conocimiento…
    Afortunadamente, la Misericordia Divina es “oceánica”.
    Saludos y gracias.

Los comentarios están cerrados.