Dos botellazos contra las vidrieras

Nos hemos acostumbrado tanto a las pequeñas agresiones que venimos sufriendo que para que algo sea noticia tiene que ser en verdad cosa muy gorda. Y ya ni siquiera.

Todavía hay ocasiones en que aparece en algunos medios, generalmente católicos o de no excesiva tirada, la noticia de un sagrario profanado, un intento de quema de alguna puerta de iglesia o algún suceso realmente extraño o preocupante.

Pero hay mil cosas de la vida diaria que aún siendo detalles que preocupan, dejaron de ser noticia posiblemente por lo habituales. Lo hablo con los compañeros: una pintada más, alguien que abre la puerta de la iglesia en misa y grita, algún insulto por la calle a sacerdotes, piedras…

Antes de anoche nos han lanzado dos botellas contra las vidrieras del templo parroquial, afortunadamente sin consecuencias, ya que están protegidas por un vidrio blindado. Un detalle más de lo que está latente en esta sociedad nuestra como consecuencia de una siembra concienzuda.

La iglesia católica molesta. Si nos dedicáramos solo a decir que Dios es bueno, que todo vale y que lo importante es respetarse, no tendríamos problemas, y menos aún si eso lo hiciéramos en las catacumbas, quitásemos todo signo religioso externo y nos convirtiéramos en un grupúsculo escondido sin derecho a opinar.

No seré yo quien claudique de esa forma. A ver si ahora uno puede lucir por la calle dos cadenas en el pescuezo, una cresta multicolor, la bandera republicana, una túnica azafrán, la bufanda de su equipo de fútbol o la pegatina de UGT, y la cruz ofende. A ver sí se puede decorar una fachada entera con un cartel de CC.OO., del PP o de IU y una cruz ofende. O colocar uno en su mesa de despacho una foto del Che Guevara mientras nos cabrea la imagen de la Virgen del Pilar en la mesa del vecino.

Con la libertad de expresión pasa algo parecido. Todo bicho viviente puede decir lo que le venga en gana sin mayor problema. Pero habla una organización como la iglesia, con veinte siglos de historia, con un pasado cultural y espiritual indiscutible y una capacidad de convocar al 15 por ciento de la población cada domingo en sus misas, y se nos niegan el pan y la sal, se cabrea el personal y nos vuelven a mandar a las sacristías mientras el último mindundi que se representa a sí mismo es escuchado como sí fuera el oráculo de Delfos redivivo.

Y para que vayas con cuidado, dos botellazos a las vidrieras y mucho ojo. Pues es lo que hay. No sale en los medios pero desgraciadamente está pasando.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Vida parroquial. Guarda el enlace permanente.

9 respuestas a Dos botellazos contra las vidrieras

  1. Claro que estorba la Iglesia
    LO QUE MÁS ESTORBA ES QUE DIGA LA VERDAD
    Nuestras conciencias nos inquietan, y la verdad está ahí desde siglos atrás punzándonos.
    Pasará todo y las generaciones se sucederán, y siempre estaremos en lo mismo.
    Ya lo dijo el Maestro
    Todos hemos de morir; así que adelante y ya se encargará quien sabe.
    ¡Y eso que no hacemos daño a nadie, sino bien y verdad!
    Y luego decimos: ¿por qué Dios permite las guerras?
    La insensatez del ser humano.

  2. carolgar dijo:

    Caramba D. Jorge, gamberradas las ha habido y hay en todos lados y ya se sabe que hay algunos descerebrados que les parece muy ” guay” todo lo que sea ir de “ultramodelno”, tirando en contra la iglesia catolica,( de otras foráneas no se atreven, por si es caso….) pero lo de abrir la puerta en Misa e insultar al sacerdote, nunca lo habia oido , y creo que en mi pequeña ciudad nunca se ha producido hecho tan grosero , aunque sí ha habido alguna esporádica pintada…..¡ Me he quedado de piedra ! ¿ Es posible que la sinvergonzoneria de algunos llegue a tanto?.Tal vez en las pequeñas ciudades y en los pueblos, todavía pervive un poco más el respeto a la iglesia y la educación en general, aunque al paso que vamos ,de pérdida total de valores, no se lo que durará.Por eso mejor, no entrar en detalles, D.Jorge, porque descerebrados prestos a copiar las gamberradas los hay en todas partes !. Un saludo y ¡ paciencia !

  3. maribelad87 dijo:

    Hace una semana que en mi parroquia lanzaron huevos a una entrada recién pintada.
    Maribel

  4. Blanca dijo:

    Saludos Jorge,
    Ya ves como son las cosas….Y en algunos comedores escolares han suprimido la carne de cerdo….(Sobran los comentarios)…
    La verdad es que si el Maestro fue perseguido, sus seguidores siempre lo han sido aunque no sea de manera llamativa, pero enemigos los hemos tenido siempre.
    Ahora como saben que no les va a pasar nada se atreven más….
    Que el Espíritu Santo nos dé el don de la VALENTÍA para no acobardarnos y seguir adelante.
    En medio de la ofensa, has tenido suerte que por tener las vidrieras protegidas no las han roto….Ya estabas preparado.
    Un abrazo
    http://www.isladesentimientos.es/

  5. Juan Ramón Bailón Hernández dijo:

    En muchos países está pasando lo mismo, en las redes sociales también yo he sido atacado furiosamente incluso por aquellos que se decían, si no amigos, al menos compañeros de colegio. Y me doy cuenta que todo cristiano en el mundo molesta con su presencia a los demás. Desde México mi solidaridad al menos en la oración.

  6. Ana azul dijo:

    Por desgracia está a la orden del día el ofender, agredir e insultar. Sólo puedo desearte paciencia… que ya es bastante. Saludos
    Ana

  7. José Ronaldo dijo:

    Me apena y preocupa que en vuestro país e iglesias estén sucediendo estas cosas. Si, la Iglesia con su discurso a favor de la libertad, de la justicia, la solidaridad, la no explotación del obrero, la no exclusión del pobre, el derecho a la vida, y otros derechos más…molesta. Pero – al menos en mi país – existen otras entidades sociales que en mayor o menor medida, con mayor o menor convicción también proclaman estas cosas. Y no son atacadas de esa forma.
    No lo se, supongo que existen variadas razones, pero quisiera llamar la atención hacia una sola que me parece relevante.
    El “boom” de las redes sociales y medios de comunicación en general han traído una cuestión: casi todo lo que sucede en el mundo es prácticamente y de modo inmediato, de conocimiento público. Y así, muchísima gente que no conoce trasfondos mínimos de la historia y realidad de la Iglesia Católica se entera de cosas como: demandas millonarias a diócesis enteras por la existencia de sacerdotes y religiosos pederastas, ve al Papa movilizarse en helicóptero, recibiendo a gente de la nobleza, presidentes, primeros ministros, estrellas de la farádula y el deporte, gente importante; viajando de un lado a otro del mundo en grandes e imponentes aviones, a obispos viajando en bonitos carros y viviendo en “palacios arzobispales”, documentales en donde se muestran los lujos y riquezas del Vaticano, grandes y pomposas celebraciones en diferentes partes del mundo….en fin. Y supongo que se hacen la pregunta: ” y eso que tiene que ver con Jesús pobre?” cómo se relaciona eso con la sencillez y humildad proclamada en el Evangelio? Y entonces nos perciben a todos como un inmenso grupo de hipócritas; que decimos unas cosas y hacemos otras. Y así, desde esa perspectiva de ignorancias y prejuicios, surge en estas personas el resentimiento.
    Oremos por ellas y por nosotros, para que podamos dar un claro y firme testimonio de la fe que profesamos.

  8. marta dijo:

    Mucha tristeza me provocan hoy tus palabras tan ciertas y reales por desgracia.

  9. Myrian dijo:

    Es muy triste ver la sociedad que hemos construido y a que extremos se llega. La verdad es que en mi parroquia, de momento no pasan esas cosas, gracias a Dios pero no quita que el día menos pensado aparezca algo ¿ en qué manos vamos a estar en un futuro próximo? Yo soy de tu opinión Jorge, hay que plantar cara y no callarse. Saludos.

Los comentarios están cerrados.