Seguir los dictados de Gandhi

Rafaela se sentó en la primera fila. Habían organizado un par de charlas de formación para voluntarios de Cáritas abiertas a cristianos de toda la zona y pensó que podía ser una buena oportunidad de conocer cómo estaban las cosas y ver qué podía hacerse. El ponente, de campanillas: de la escuela de Cáritas, profesor, muchos títulos, muchas conferencias. La cosa prometía.

Bastantes oyentes, lo cual no estaba mal. Anunció que hablaría de la situación actual, de las causas y de posibles acciones. Al principio fue ofreciendo datos que quedaban un poco lejos: que si la India, que si número de ricos y pobres en el planeta, que si unos índices un poco raros… Rafaela hubiera preferido más bien datos de España, de Madrid o de los pueblos.

¿Y cuáles eran las causas de la pobreza? El ponente fue ofreciendo datos, ejemplos, curiosidades, de las que la buena de Rafaela empezó a captar cosas que no acababan de cuadrar: “la culpa de la crisis la tiene Estados Unidos”, “el egoísmo de los banqueros la agudiza”, “en España la causa principal está en la burbuja inmobiliaria”, o cosas como que “no nos vamos a fiar de Ángela Merkel y de Nicolás Sarkozy que exigen lo que ellos no hacen”, o se dejan caer cosas como que “si el estado tiene que dar dinero a los bancos, mejor que se quede con ellos” (¿nacionalizar la banca?), o a la pregunta de cómo es posible que Estados Unidos siendo el culpable de la crisis hoy tenga crecimiento positivo y cree empleo se responda diciendo que “bueno, ya se sabe que mucho empleo de Estados Unidos es empleo basura…” También puso como ejemplos de los problemas financieros del pasado en España los casos de Mario Conde o Ruiz Mateos, olvidando casos como el de Mariano Rubio… pero un olvido lo tiene cualquiera.

Rafaela es de pueblo, pero no tonta y ya se había dado cuenta de por dónde iban las cosas. No obstante, pidió a su sobrino que mirara por internet y se enterara de quién era el ponente. Los datos no fueron nada tranquilizadores: colaborador de la fundación Pablo Iglesias y de Iniciativa Socialista. Más preocupante era la charla prevista para el siguiente día con apartados tan interesantes como “Los grandes pecados del capitalismo”, o “Refundar el capitalismo o que el capitalismo nos funda” para acabar con el “interesantísimo” asunto de “Afrontar el futuro con lo que dijo Gandhi”.

No hubo segunda charla. Porque Rafaela habló con más gente que había asistido a la charla, y elevaron una muy enérgica protesta al señor obispo diciéndole que cuando ellos tienen ganas de saber lo que opinan los socialistas van a sus mítines, pero que esto era dar gato por liebre y que venían a otra cosa.

No. No es una fábula desgraciadamente en esta ocasión. Esto pasó. Y enseña que aquí o andas con cien ojos o se te infiltra en casa el enemigo aunque sea disfrazado de católico de toda la vida.

Y es que como decía Rafaela, a estas alturas, toda la vida en la Iglesia, y nos tiene que venir este individuo en nombre de Cáritas a decirnos que hay que hacer caso a Gandhi. Anda ya…

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Solidaridad. Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a Seguir los dictados de Gandhi

  1. Blanca dijo:

    Saludos, Jorge,
    ¡¡Qué espabilada es la Señora Rafaela!!…Hay que tener cuidado porque a veces los lobos se disfrazan de ovejas y ….Nos dan gato por liebre…. Lo malo es que a veces nos dejamos engañar y salen de esas conferencias contagiando a otros con esas ideas.
    Un abrazo
    http://www.isladesentimientos.es/

  2. JoseAntoniO dijo:

    Pues no sé. Por supuesto no votaría socialista por nada del mundo. Pero mucho me temo que la inacción del PP en temas clave como el aborto, el matrimonio antinatura o el adoctrinamiento de los niños debiera de ser considerado seriamente por los católicos a la hora de votar.
    Pero, ¿qué nos queda?

    El capitalismo – dinero llama a dinero, no a solidaridad -, es obvio que no es solución. El totalitarismo socio-utópico, tampoco. China, Rusia, las dictaduras islámicas, no me parecen muy sanas. Pero Estados Unidos también tiene gusanos.

    Por cierto, reivindico a los grandes hombres que no han sido cristianos – católicos, en realidad -, pero que han obrado a impulsos, en gran medida, del Espíritu Santo.

    Personas que aporten algo: pienso en religiosos, misioneros, militares cristianos, sanitarios cristianos, los que van a a los abortorios a informar, …la gente del día a día?
    ¿Los que han estado presos por su fé?

    No sé. Los que sirven y dan testimonio. En suma, los que dan, y no los que toman.

    De colores.

  3. Ana azul dijo:

    Queremos ser muy modernos y nos volvemos tontos
    Besos
    Ana

Los comentarios están cerrados.