Tiro al cura

En apenas un par de días han salido a la prensa dos supuestos casos más de conducta impropia de un sacerdote en el terreno afectivo: el párroco de Churra (Murcia) y el rector del seminario de Castellón. No ha habido juicio, ni sentencia, ni pruebas. Han bastado un video y unas fotos en un caso y la denuncia de un chavalote en otro. Con eso, los medios de comunicación han sacado el ventilador de las cosas sucias y se ha producido la condena mediática de los dos.

No voy a negar que entre los sacerdotes y religiosos se han producido casos de abusos a menores y de conductas del todo inadecuadas. La iglesia tiene un protocolo de actuación para esos casos que incluye la entrega del implicado a las autoridades civiles. Para un servidor bastaría un solo caso para que fuera una barbaridad. Desgraciadamente han sido unos cuantos.


Pero una cosa es que se hayan dado casos de abusos a menores o de actividades sexuales inapropiadas, y otra sacar la conclusión de que todo sacerdote por el hecho de serlo es sospechoso de doble vida y desórdenes de tipo afectivo.

Uno de los principios básicos del derecho en los paises democráticos es el de la presunción de inocencia, que nos tiene que llevar a ser muy cautos con lo que decimos y publicamos. Ya sé que para algunos medios de comunicación la noticia de un sacerdote presuntamente fotografiado cuando estaba manteniendo presuntamente relaciones con un hombre, es un bocado del que no se van a privar. Más me cuesta entenderlo en medios de información religiosa, pero lo que vende es lo que vende. El párroco de Churra y el rector del seminario de Castellón gozan de la presunción de inocencia, pero mediáticamente han sido condenados y vituperados.

Los jueces decidirán en su momento, pero hay muchas dudas de la veracidad de las fotos y tantas o más del testimonio del chavalote en el otro caso. Seamos serios. Hoy, con los medios informáticos y técnicos que tenemos, cualquiera de nosotros puede acabar convertido en el destripador de Boston en unas fotos que darán la vuelta al mundo en segundos. Y basta un chaval o un adulto, o una familia molestos con el párroco por lo que sea, para que te levanten una calumnia que acabe contigo. Con el tiempo se podrá demostrar la inocencia, pero tu nombre ha quedado manchado para siempre.

Lo he vivido en mis propias carnes. Yo sé lo que es que un pueblo entero te acuse de adúltero, de mantener relaciones con una mujer casada, que se adornaban con un sinfín de detalles. ¿Y si me hubieran acusado de abusar de algún niño de catequesis? ¿Qué hubiera sido de mí? ¿Aparecer en los medios como el cura abusador? ¿Ser removido de la parroquia como medida de prudencia? ¿Sufrir el desprecio de toda la gente? Sí, luego se hubiera demostrado la inocencia. Todavía hoy dicen, doce años después de aquello, que en fin, que algo habría.

El cura es presa fácil. Ni va a responder con violencia, ni usará el micrófono en su favor. Tampoco solemos tener dinero como para meternos en pleitos. Por eso es tan sencillo el tiro al cura. Si ha hecho algo que no me gusta, si me expulsaron del colegio por su culpa, si no quiso bautizar al niño cuando me convino, o si no quiso responder a mis requerimientos indecentes, puedo perfectamente fabricar un video, trucar unas fotos, o simplemente afirmar que ha tocado a mi niño.

No sé lo que hay de verdad o no en el caso de estos dos sacerdotes. Lo decidirá la justicia y nada más hay que decir. Pero mientras no haya una sentencia condenatoria, mucha prudencia, por favor. No sería el primer caso que se cierra con una absolución que después no recoge nadie

Acabo con una cosa curiosa. ¿Se han dado cuenta de que generalmente a lo largo del mes de mayo aparecen casos especialmente peliagudos de clérigos? ¿Será porque estamos en plena campaña de la renta? ¿Tendrá que ver con la famosa crucecita? Es que se me estaba ocurriendo.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Cosas de la vida. Guarda el enlace permanente.

7 respuestas a Tiro al cura

  1. Martina dijo:

    Desgraciadamente,tiene Vd.toda la razón.
    Todos estos acontecimientos,me producen una gran tristeza.
    Ya sabemos lo que dijo Jesucristo,os perseguiran,calumniarán,etc.etc.
    Un saludo.

  2. M. A. dijo:

    Don Jorge ¿Cómo sigue de sus dolencias? esperábamos también que nos dijera algo de eso.
    Anoche me dormí con el contenido de http://www.religionenlibertad.com/articulo.asp?idarticulo=29247 -no hay forma de encontrar las homilía del papa enteras- al más puro estilo de los años párroco de los 50, y hoy me desayuno con ud lo que cuenta… que nos gusta el chismorreo más que a un tonto una tiza.

    Rezamos poco, nos gusta poco la verdad. No sé la causa. Bueno, el diablo existe. Le molesta el sacerdocio… Basta ver en esas noticias cómo reaccionan los lectores: no aceptan que se pueda ser célibe, a esto le echan la culpa la mayoría. algo incomprensible para quien es normal.

    Me viene a la cabeza una anécdota de una monjita que en la desinhibición del chat me dijo que estaba preocupada por su párroco, del que otra buena mujer, monja también, le había endosado que vivía con unO, estaba liado con unA y abusaba de los niñOs yniñAs de la catequesis, un monstruo, vaya. Le dije que rezara por él y que lo dijeran al obispo para que le enseñara algo de gramática parda.

    Soy partidaria de que lo mejor es no hablar de nadie ni bien y de que se nos recuerde el deber que tenemos de rezar por nuestros sacerdotes. al fin y al cabo el discípulo no es más que el maestro.

    Hoy es una bello día, aprovechémoslo.

    Un saludo

  3. Blanca dijo:

    Saludos, Jorge,
    “MIENTRAS NO HAYA SENTENCIA CONDENATORIA, MUCHA PRUDENCIA, POR FAVOR”, dices en tus líneas, a lo que me sumo.
    Yo he leído las dos versiones, la que presenta fotografías…. Y lo da por cierto y la que opina que son trucadas esas fotografías. ESPERO aclare el caso y se encuentre a los autores de tal calumnia que han hecho un daño espantoso al Sacerdote y a su familia. El pueblo le quería muchísimo y no creen que pueda ser verdad…Yo tampoco lo creo…Las venganzas son capaces de cualquier cosa y ahora está de “moda” el acusar de tal delito a maestros y al clero.
    Parece ser que el Rector del Seminario, entre sus antiguos alumnos había uno que creó problemas en otro centro y también en el Seminario, y creo haber leído que le tuvieron que invitar a coger la puerta y despedirse…
    La Justicia es muy lenta y tal vez demore el ocuparse de estos casos y buscar la verdad. Y los sacerdotes de no ser cierto, que es lo que yo pienso, están destrozados….Eso, además de que con las calumnias ” siempre algo queda”…IRREPARABLE el daño y debieran de ser propagadas las noticias a su favor, que lo deseo ardientemente , en caso de ser inocentes, pues se han dado mucha prisa en divulgarlo…..TENÍAN QUE DARSE PRISA TAMBIÉN EN BUSCAR LA VERDAD y hasta saber el motivo que ha llevado a difamarles de forma tan cruel, insisto, en caso de ser una calumnia.
    Un abrazo
    http://www.isladesentimientos.es

  4. Ana azul dijo:

    Es verdad, sólo hablan de los curas, parece que ningún niño abusado lo fue por otras personas. No digo yo que no se diga, pero que se diga todo… no solo lo que interesa decir. Ana

  5. Estimado Jorge:

    Hoy los curas sois el chivo expiatorio de una sociedad que necesita proyectar su culpa sobre otros para no ver su propio fracaso. Mi origen sefardita me permite hablar con cierto conocimiento de causa sobre el tema.

    Yo he sufrido un intento de abuso sexual por parte de mi director espiritual a los 13 años. Si bien es cierto que eso me ha marcado profundamente, tengo muy claro que un mundo sin Dios camina hacia el abismo. No me refiero a un Dios conceptual, intelectual, una proyección de la mente humana; sino al Ser que nos habita en lo profundo y que todo lo llena y anima.

    Un sacerdote que comete un error, por grave que sea, debe reconocerlo y pedir perdón con total sinceridad. Eso no sólo lo cura a él, nos cura a todos. La debilidad es inherente a nuestra naturaleza humana. La humildad y la capacidad de pedir perdón son un don de Dios que pueden reparar, al menos en parte, el daño hecho.

    Un abrazo.

  6. JoseAntoniO dijo:

    Me gustaría saber si ésto se podría hacer con un sindicalista, pongo por caso, y toda la izquierda antisistema, la que va a montar el espectáculo y a asustar a las familias de los judíos, uy, perdón, quise decir de aquéllos contra los que se atribuyen el derecho de agredir, calumniar o amenazar.
    Y ver si algún periódico de éstos que son tan valientes e imparciales simplemente darían la noticia y cómo.
    Hipócritas. Y algo peor.

  7. José Ronaldo dijo:

    En las redes sociales y espacios de opinión pública, el asunto que de algún modo relaciona el binomio curas/sexo, es de los que más participación suscita. La inmensa mayoría se expresa con comentarios ofensivos, burlescos y condenatorios. Se ataca de modo directo a todos los “curas” (sacerdotes, religiosos, obispos, cardenales y el papa). Los laicos tenemos que aguantar señalamientos de ser un montón de ilusos, engañados, fanáticos seguidores del “colectivo hipócrita” anterior. Incluso muchos “católicos” (obviamente bautizados, no así evangelizados) se expresan en términos negativos.
    Siempre que puedo participo en tales espacios, pero hay que soportar el aluvión de comentarios en contra de lo que uno señala. Es que la desinformación y los prejuicios son algo contra lo que es muy difícil de luchar. Por ello, publicaciones como las que usted acaba de editar (su libro) son realmente útiles y necesarios.
    Animo a todos los fieles a participar en tales espacios de opinión. No se trata de debatir – allí no se puede – pero sí a expresarse a favor de nuestra Iglesia. Aún en medio de todos los defectos y abusos de sus hijos, es nuestra “Madre y Maestra”.

Los comentarios están cerrados.