Sobre misas con niños. Necesitamos sus sugerencias

En la parroquia celebramos una misa los domingos con una especial presencia de niños. He de decir que personalmente me siento un tanto dividido. Comprendo que una misa donde los niños estén especialmente presentes es bueno, y a la vez tengo miedo de que acabemos infantilizando la misa, que los mayores la vean como un entretenimiento y los niños no se enteren de mucho.

Ayer lo hablaba con mi compañero, que es el encargado más directamente de la formación de niños y jóvenes. Y nos preocupa tanto que el próximo consejo pastoral de la parroquia lo vamos a dedicar al asunto. De momento he pasado a los consejeros la Instrucción general del misal romano, la Instrucción redemptionis sacramentum y el Directorio para las misas con niños.

Pero quería preguntar a los lectores del blog qué experiencia tienen de misas con niños: si las ven útiles, si no merecen a pena, los errores más frecuentes, las cosas que echan de menos, sugerencias sobre cantos (en una parroquia, a falta de coro, van poniendo música enlatada en cada momento de la misa). Para nosotros les aseguro que sería de una gran utilidad.

La razón ea muy simple. A veces estas cosas las organizamos con los catequistas, buena gente donde los haya, y contando con los papás de los niños felices de que sus retoños “participen” (a ver qué entienden por participar). Pero pocas veces tenemos la ocasión de escuchar la voz de los fieles normales y corrientes porque no preguntamos o porque los “hartos” de algunas cosas se largan y ahí te quedas.

No saben lo que les agradecería sus sugerencias, su visión como fieles laicos en misa, o como sacerdotes que la celebran y viven. Los comentarios los haré llegar a la gente del consejo para que escuchen otras voces. Gracias por su esfuerzo y que Dios se lo pague.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Celebrar la fe, Vida parroquial. Guarda el enlace permanente.

20 respuestas a Sobre misas con niños. Necesitamos sus sugerencias

  1. karmenfl dijo:

    Pues como dice que le vendrían bien los comentarios, ahí van los míos. En mi parroquia suelo escuchar la misa de 9:30, entre otras cosas, porque pertenezco al coro. Pero luego, y al ser catequista, en muchas ocasiones me quedo a la misa de 12,que es la de niños. Entiendo que tiene que estar adaptada a ellos, que el sacerdote ha de dirigirse a los peques haciéndoles preguntas e intentando implicarles en el tema a tratar, pero antes de estas colaboraciones que le menciono evitaba la misa de niños porque no me gustaban. Sentía que me valían para bien poco y en nada enriquecían mi vida cristiana. Las homilías no tienen la profundidad que sería de desear para invitar al adulto a la reflexión, el ambiente no invita al recogimiento y los cantos, tal vez demasiado desenfadados, en nada colaboran a crear un ambiente adecuado. Tal vez queremos hacer las misas tan “diver” y distraídas para los niños (pretensión inútil porque éstos no aguantan más de 15 minutos en el mismo sitio prestando atención) que las hemos desprovisto de ese halo solemne y elevado que nos hablaba de Dios, y los niños también necesitan inspirarse, ¿No? En resumen, que si no tengo que ir por el tema de las catequesis, no asisto a una misa de niños.

  2. José Martí dijo:

    El cómo no lo sé, pero sí sé que no hay que perder de vista lo fundamental, y hacérselo ver así al niño (lo que supone que primero lo hemos visto nosotros): El Señor está ahí. Y el Señor es su amigo, su mejor amigo… e incluso, su único verdadero amigo. El corazón del Señor está en el niño. El Señor quiere muchísimo al niño, a cada niño; y también para el Señor es como si fuera su primera comunión con él: el Señor está deseando recibir al niño y estar con él y decirle lo mucho que le quiere. De ahí que el niño debe estar muy atento y no permitir que lo distraigan otras cosas, para que pueda escuchar a Jesús y puede decirle que también él lo quiere; y que está dispuesto a todo lo que Jesús le pida.

    Si al niño se le explican estas cosas, yo estoy seguro de que las entenderá; y la primera comunión tendrá para él el sentido que realmente tiene. Pienso que, al fin y al cabo, fue el mismo Jesús quien dijo: “Dejad que los niños vengan a Mí… y no se lo impidáis. Porque de ellos es el Reino de los Cielos”

  3. Ana azul dijo:

    Yo he asistido a misa niños con mi hijo, pero para mi gusto tienen un problema que es que si el sacerdote se pasa un poquito, puede hacer de ella algo demasiado coloquial, y no es eso. Hay que seguir la liturgia y no olvidar lo que es una misa, pero hacerla un poco mas amena. Sé que es difícil. Hubo un cura joven en mi parroquia que sólo estuvo un año, pero encontró el modo justo de hacerla. Y luego, ya no ha sido igual, porque los críos creen que están en una clase del cole y hay que hacerlos ver que es una ceremonia con todo lo que ello implica. Saludos
    Ana

  4. Fernando dijo:

    Yo soy de la generación de monaguillos de la época del latín en la que nos aprendíamos todas las contestaciones de la misa sin entender muy bien lo que se estaba diciendo y esa seriedad no nos apartaba de la Iglesia siempre que el sacerdote explique el significado de lo que se está haciendo.
    Ahora que todo es en la lengua que todos entendemos con una ligera explicación no es necesario bajar para nada el nivel de la Misa.
    Yo me acuerdo que hice la 1ª comunión muy bien preparado como consecuencia de que el sacerdote basaba todas las homilías en el Amor de Dios.
    Fernando

  5. Maria Lopez Sanchez dijo:

    A mí no me gustan las misas de niños, pero porque no están pensadas para un adulto. Reconozco su conveniencia porque las misas normales son muy aburridas para un niño. Mi hija tiene 12 años y ya se ve muy mayor para ir a misa de niños, viene con nosotros a la de adultos pero veo que se aburre y está distraída la mayor parte del tiempo. Es consciente de que la misa del domingo es algo importante pero no le digas de ir si no es obligatorio. Lo bueno de las misas de niños es que la homilía está adaptada a su capacidad intelectual, las canciones son pegadizas y muchas veces con mucha mímica y suelen tener una lectura menos. Por lo tanto estoy a favor de esas misas pero para los niños y sus padres.

  6. Blanca dijo:

    Saludos Jorge,
    Tal vez habría que preparar a los niños previamente para que se enteren de la Misa a la que van a asistir con los mayores.
    En la Misa de los domingos, suelo ir a una iglesia que no es mi parroquia, por razones de proximidad. Ahí si suele el Párroco, celebrar la Misa con niños con bastante frecuencia. Hay cosas aprovechables, y otras que cansan a los mayores…
    Que los niños participen, a la hora del Padrenuestro dándose la mano en el altar con el sacerdote formando un corro alrededor del altar….BIEN….Que permanezcan hasta la PAZ y se la den todos allí, y luego vuelvan junto a sus padres para darles la paz a ellos y ya se queden con los padres.
    Que la Misa sea como si solo estuviesen los niños CANSA a los mayores y los niños si se alarga, también se cansan.
    Yo pienso que PARTICIPAR ALGO como puede ser lo que antes he dicho. También podrían pasar la cesta para la colecta, pero si son preadolescentes, como son muy pícaros tener cuidado…. De que no tengan tentación de “meter mano”
    En resumen que no sea una misa de niños y que los peques se sientan que participan en algo, que les guste e ir aprovechando la ocasión de que aquellos que se vea que participan con agrado ir pensando en futuros monaguillos, que siempre pueden ser futuros seminaristas…
    http://www.isladesentimientos.es/

  7. carolgar dijo:

    Yo reconozco que es dificil encontrar el punto justo para que los niños se enteren del significado de la Santa Misa y a la vez no cansar a los mayores, .Ocurre como con el lenguaje.A los niños hay que hablarles con el vocabulario de adultos, , nada de palabritas infantiles por muy graciosas que nos parezcan , porque si no el niño nunca aprenderá a hablar correctamente . , Si alguna palabra no la entienden lo preguntan ,se le explica, y asunto resuelto…..Pues en la Santa Misa , ocurre lo mismo .La Misa ha de ser la Misa lo mismo para adultos que para niños.Se puede explicar el evangelio de forma simple y sencilla para que los niños lo entiendan e incluso antes de la Consagración , hacer referencia al cuerpo y sangre de Cristo, para que entiendan su significado , explicandoles con palabras sencillas, que es el acto central de la santa Misa y que por ello requiere un silencio y recogimiento especial, tambien se puede pedir su colaboracion como monaguillos , pasando el cepillo de la colecta o , a los mas mayorcitos, con alguna lectura no muy larga, pero lo que no se debe de hacer, SEGUN MI HUMILDE OPINION , es convertir la Misa en un patio de recreo, porque los niños no se enteraran de lo que significa tal acto y las personas mayores quedaran hasta la coronilla de tanto jolgorio infantil. Los niños, cuando son muy pequeños no se van a enterar del significado de la Misa , aunque esta bien que asistan a ella y vayan captando que estan en un sitio especial, no en el patio de la guarderia, y cuando son un poco mas mayorcitos,como no son tontos, con un poquito que se les explique la captaran perfectamente.Claro que ayudaria mucho que los padres colaboraran….. Creo que nos complicamos mucho en estos tiempos.En mis tiempos ,con once años me fui a un internado para poder estudiar , allí no habia misas especiales para niños, habia la Misa que habia, y con mejor o peor entendederas, nos apañabamos como pudimos, pero seguro, segurisimo que todas acabamos captando perfectamente el significado de la santa misa y ninguna quedó traumatizada porque en nuestras misas no hubiera corros , palmas y no fueran ” diver”

  8. Lucía dijo:

    Yo personalmente creo que se les ha de hacer partícipes, sin cambiar la esencia, por supuesto. Las canciones donde se puede “bailar”, hacer gestos, moverse un poco, pueden ser una buena forma. Otra que se hace en nuestra parroquia es darse las manos en el Padrenuestro porque somos hermanos (aquí hay quien aprovecha para hacer un poco el gamberro, apretando la mano al compañero o similar). Las peticiones las hacen los niños, cada domingo los de un grupo (las llevamos preparadas los catequistas, aunque a veces les dejamos a ellos redactarlas). Otra cosa que hacemos en este mes de mayo es llevar flores en el Ofertorio a Nuestra Señora, cosa que hacen los niños. Alguno de Confirmación este año ha empezado a leer las lecturas (lo hacen bastante bien aunque pasan mucha vergüenza). Alguno va de monaguillo, eso les gusta mucho, sobretodo hasta 5º-6º de primaria. También participan en las procesiones de Semana Santa, el Carmen o los patrones. De todas maneras las misas de los niños o son muy participativas o “desconectan”. Puede ser un poco pesado para los adultos, pero hemos de tener paciencia y veremos como poco a poco van creciendo en la fe, lo cual me parece muy bonito.
    Espero haber ayudado, y si alguien hace cosas en su parroquia que le funcionen, por favor, que las comparta, siempre es bueno tener puntos de vista diferentes y nuevas experiencias.

  9. Ignasi dijo:

    En mi ciudad ha aumentado mucho la asistencia a las misas, también la de “niños”. Me gusta asistir y a mis hijos también, porque el “mossen” hace unas homilías muy bien trabajadas y entendibles para los niños, pero que yo, como adulto, también puedo sacarle sus conclusiones.

  10. Francisco dijo:

    Creo que en varias ocasiones los sarcedotes se encuentran frustrados por que piensan que no son verdaderamente escuchados por Los feligreses ya sea en misa,comuniones o confirmaciones y que solamente en un velorio es cuando la gente encuentra la necesidad de unas palabras de aliento y es entonces cuando ambos se sienten confortados.Mi punto es que no solo pensemos en sentirnos bien hay que saber comulgar con todos con amor y los ninos son la mejor demostracion de cristo en la tierra ellos son la herencia de amor de Dios. Continue con las misas de los ninos.

  11. José Ronaldo dijo:

    Como músico litúrgico, siempre “sufrí” estas misas. Pero entendía que mi aporte iba más allá de mis gustos personales-musicales. Y es que la misa – se mire por donde se mire – no es cosa de niños. ¿Acercar a los niños al misterio de Dios? correcto, pero… En este sentido, aprecio mucho lo que hacen nuestros “hermanos separados” con sus “escuelas dominicales” muy bien organizadas.
    No se hacen problema: los adultos participando en su culto, y los niños también, pero haciéndolo paralelamente, a su modo, al modo de los niños. Y es sorprendente cómo al llegar a cierta edad están deseosos de participar “en los cultos de los adultos”.
    Alguna vez propuse que a los niños de nuestra parroquia se les preparara cada domingo una “liturgia de la palabra” – en donde las normas pueden ser más flexibles – como alternativa especial para ellos. La lluvia de señalamientos en mi contra fue… copiosa.
    Tuve la suerte de que mis tres hijas, en su momento siendo niñas, asistieran con cierto interés y relativa atención y participación a la misa. Y es que les gustaba ver a su padre tocando música y dirigiendo “al coro”. ¡Vaya bendición!

  12. Marea dijo:

    Buenos días Jorge,
    En mi anterior Parroquia estuve varios años en el Coro que cantaba en la Misa de Niños, de hecho durante mucho tiempo era la única de las Misas que tenía coro, y después he asistido a este tipo de Misas en diferentes Parroquias. Me parece que la Misa de Niños cumple una función muy importante para que los pequeños entiendan o puedan acercarse a lo que significa la celebración, más allá de la imposición de una obligación rutinaria. Es importante que la Misa sea dinámina, para lo que ayuda mucho que los Niños puedan cantar e incluso gesticular o acompañar con palmas las canciones, que la Homilía pueda acercarse a temas que les sean próximos y el lenguaje sea sencillo, que cada semana se explique brevemente alguno de los ritos, que los niños participen sin que eso les suponga un suplicio o se sientan intimidados. Y sobre todo que no se alargue mucho.
    Pero siempre dentro de un orden, es decir, sin exagerar …, no se trata de bailar ni hacer teatro.
    Por otra parte es muy importante la función de los padres, deben prestar atención a su necesidad y comportamiento en la Iglesia, mi hijo pequeño recuerdo que llevaba siempre en la mano un cochecito y cada cierto tiempo se distraía, miraba al banco de atrás y a los lados, pero al salir de la Iglesia o durante la celebración me preguntaba, especialmente sobre la Homilía, a mi me sorprendía porque parecía que no estaba atento pero sí se enteraba, y eso para mí es muy importante, que siempre algo quede.

  13. JoseAntoni0 dijo:

    No sé, yo he llevado a mi hija pequeña a Misa con “teatrillo” en la homilía, que hacían en su colegio Marista, a Misa normal, que se cansan, y no la he llevado a una Misa para niños típica en parroquia normal porque el horario era un poco temprano.
    Creo que debería ser más bien cortita, algo distraída y pedagógica.
    De colores

  14. Martina dijo:

    He vivido varios años en el extranjero,allí existen misas para niños,para jóvenes,y bebés,con unos resultados excelentes,naturalmente a los mayores no nos gustan,pero son adecuadas para los niños,ellos se aburren en las misas para los mayores.En mi parroquia (en el extranjero)hacían incluso misas familiares,y en el sermón se llevaban a los niños a la casa parroquial,transcurrido el mismo,regresaban a la misa.
    Recuerdo que existía una mesisa con pinturas y cuadernos para colorear,así se entretenían los peques y se conseguían silencio en la Iglesia.
    También se celebraban misa para los escolares,antes de comenzar la escuela,creo que sería algo impensable en nuestra querida España.
    En fin a mi personalmente me parece de lo más normal que se celebren estas misas.Repito se obtienen muy buenos resultados.
    Un saludo.

  15. Mónica dijo:

    Para mí, es super importante la misa de niños…no para hacerlos seminaristas, ni que sean monaguillos…simplemente para que conozcan a Jesús, ya lo dijo Él: “Dejad que los niños se acerquen a mí”…Soy catequista, y en mi Parroquia se celebra una Eucaristía normal…pero con un coro formado por niños, lecturas, presentación de las ofrendas y peticiones realizados por ellos…El sacerdote en la homilía les hace unas preguntas fáciles y sencillas para poder explicarles el Evangelio y termina con un compromiso para que lo tengan presente durante la semana…un compromiso adecuado a su edad. Es normal, que para nosotros, los adultos necesitemos, otra misa dónde se nos haga profundizar…pero no por eso,se tiene que dejar de lado al niño…son nuestro futuro en todos los aspectos…también de la Iglesia.

  16. Psicólogo en formación dijo:

    Si le puede servir de ayuda puedo darle unos consejos según lo que he podido aprender en mi carrera.
    Lo más importante no son los niños sino los padres. He ahí la clave. Los niños aprenden y son muy susceptibles al modelamiento (es decir a ver que hacen los modelos) Una buena educación formal a los padres hará que los niños los imiten (estar en silencio, arrodillarse etc). También la actitud del celebrante como gran modelo es importante.

    Ahora bien esto de los padres no siempre es posible. Y he aquí lo complicado, hay que intentar no reforzar las malas conductas (tendemos a estar mas atentos de lo malo reforzando así que lo haga). Los niños son muy sensibles también al refuerzo positivo (quizás decir que bien se están portando cuando están en silencio, o que bien recitan el padre nuestro… ayuda a que mantengan una buena conducta).

    Los niños son inquietos por tanto lo más importante es la paciencia. Son muy creativos y muy sorprendibles con lo cual los gestos dentro de la liturgia (uso de incienso, algún rito especial como las aspersión del agua en pascua sustituyendo el rito penitencial etc.) esto es una forma de llamar su atención para que vean que todos los domingos no es “lo mismo de siempre”.

    Otro punto muy importante es su participación, esto es esencial y evita que los niños estén de un lado para otros, les crea cierta responsabilidad y que ellos se den cuenta que tienen que estar en su sitio. Que se preparen las lecturas, las ofrendas, algunas peticiones, alguna oración a al virgen final que lean… Aunque luego puedan leer atropelladamente o no salir del todo bien, al menos hace que se les transfiera la responsabilidad y por tanto que tengan conciencia de donde están y de que ellos son los que tienen que guardar el debido respeto.
    Otra gran idea es una escuela de monaguillos, esto es para mi esencial. Hace que los niños (y niñas si hay beneplácito) se acerquen de manera especial al altar, mantengan la compostura y vivan el misterio de la Eucaristía más de cerca, amén de acercar la figura de la persona consagrada a los niños como alguien cercano.

    Los cantos y de más ellos son capaces de aprender cuales sean.

    Y por supuesto al terminar la celebración si se les puede invitar a algo jajaja volverán.

  17. Psicólogo en formación dijo:

    Se ,me olvidaba. Como la misa no debe tomarse como un circo (porque si no perderán el sentido de lo sagrado) Por favor, homilías muy breves, con lenguaje adaptado a los niños pero sobre todo BREVES y cuantos más mensajes dichos de manera positiva mejor, ya que parece que nuestro cerebro procesa poco el No. Los niños entienden mejor el que les digas : presta tus cosas a tus compañeros a No seas egoista

  18. Myrian dijo:

    En mi parroquia la Misa de niños es a las 11 h. Canta el coro de niños, leen los niños, también las ofrendas,las peticiones, todo está pensado para ellos y se les ve felices y participativos, la viven. El cura les pregunta sobre el Evangelio, las lecturas, unos se acuerdan, otros no recuerdan nada, les habla, a veces algún chiste o cosas que el ha vivido de niño. Los padres asisten con sus hijos. A mi también me gusta, pero si es fácil si no se tiene cuidado convertir La misa en un teatro, el cura tiene que saber muy bien hasta donde tiene que llegar, también hay personas mayores sin niños que van a propósito a dicha Misa porque les encanta. En general es muy bien acogida y gusta a todo el mundo. Saludos

  19. Carmenchu dijo:

    La misa para los niños puede ser algo muy hermoso, con un gran sentido pedagógico y espiritual si está bien llevada. Nuestro párroco, que es un crack, así dice cada domingo la misa denominada de “las familias”, donde acuden los niños, sus padres y ( muy importante), los abuelos. Preparada, con tiempo, creatividad, para interpretar el evangelio con profundidad, sencillez y de manera muy pedagógica. Añade cercanía con la gente, recursos impresos, gráficos y audiovisuales y preciosa música con coro infantil- juvenil, destilando amor a la Iglesia, a la Virgen María y a Jesús, (pues se nota que lo vive), por todos los poros, este buen sacerdote, que ya no es un niño de edad, pero sigue siéndolo de corazón. Las obras, que promociona, también con los niños… En fín, que nos tiene encandilada a toda la feligresía, la parroquia abarrotada, que pronto tendrá que poner pantalla afuera, pues adentro no se pilla ya un sitio para acomodarse uno, en las fiestas especiales. Creo que absolutamente todo el mundo que acude, desde los pequeñajos ( bebés incluidos…) hasta los centenarios( que tambien acuden) sale felicísimo, reconfortado y con mas amor a Dios y a la Iglesia que cuando ha entrado; que allí nos quedamos todos de tertulia cofraternizando a la salida; incluso a veces con algo al final que tiene preparado para niños y mayores…
    Don Jorge, sí le animo a que se vuelque con los niños, que seguro que al Señor le dará mucha
    alegría el tener a todas las criaturillas con sus familias, allí cerca de El, celebrando la Eucaristía.

  20. Que la Santa Misa no sea algo que pierda su lado sagrado, es tan importante que a los niños se les haga ver que aunque no haya mucho colorido y acción, hay Dios. Mis hijos apreciaron siempre esto. Y aunque nos pareciera mentira, mi esposa y yo dejamos las Misas muy “campechanas” por el pedido de ellos. Hoy, adolescentes y criticones, no nos hacen tanto problema para asistir cada domingo. Saludos y mucho ánimo Jorge.

Los comentarios están cerrados.