¿Pueden dar lecciones de democracia los hijos de Pablo Iglesias?

Comprendo que para gente como Elena Valenciano la educación esté bien así. Somos la cola de Europa y nuestros niños no saben nada de nada. Mejor, mucho mejor. Porque si nuestros niños y jóvenes hubieran estudiado historia simplemente del siglo XX, sabrían perfectamente que eso de que la democracia la inventó la izquierda es algo más falso que un billete de quince euros. Por eso es mejor que no sepan historia ni geografía, y que dediquen su tiempo a ser adoctrinados en lo buena que es la izquierda y lo mala que es la derecha, y que lo que han de hacer es revolcarse en sus gustos más íntimos como sea y caiga quien caiga.

La señora Valenciano ha decidido descolgarse con una declaraciones en las que llega a afirmar nada menos que “es «el colmo» que la jerarquía de la Iglesia dé «lecciones de democracia». Naturalmente. La democracia no fue un invento griego, qué se pensaban, ni algo que en el Medievo se practicaba ya en España con total anuencia de la Iglesia. Parece ser que la democracia la inventaron el PSOE y la izquierda mundial.

Lo malo es que la historia es terca y muchos la estudiamos por el plan antiguo, ese que incorporaba las reválidas que no sé por qué tanto cabrean. Por eso cuando la izquierda decide colgarse la medalla de la democracia auténtica, a uno le entra la risa floja.

Veamos ejemplos. La antigua unión soviética. Una revolución hecha a sangre y fuego con millones de muertos y con unas libertades tales que la gente no podía ni salir del país. ¿Hablamos de Cuba? ¿Quién eligió a Castro? ¿Hay elecciones? ¿Se puede salir libremente del país? ¿La hay en Corea del norte? ¿Ganó democráticamente la república en España? Llegó porque la gente se echó a la calle aun cuando habían ganado las candidaturas monárquicas.

¿Cómo puede permitirse el lujo de hablar de democracia una señora que pertenece al partido de Pablo Iglesias, ese que decía “Este partido está en la legalidad mientras la legalidad le permita adquirir lo que necesita; fuera de la legalidad cuando ella no le permita realizar sus aspiraciones“?

La democracia es el respeto absoluto a las leyes que nos hemos dado. Que la Iglesia pida que se cumplan la constitución y los acuerdos iglesia estado es lo democrático. Pretender gobernar saltándoselos, es dictadura. Así de sencillo. ¿Qué el partido socialista piensa que se deben denunciar los acuerdos? Pues que lo hagan según los pasos legales.

La izquierda nunca fue democrática. La revolución rusa triunfó por los bigotes de Lenin y Stalin y la cubana por las barbas de Fidel. Lo de Corea del Norte a base de una cerrazón terrible. La república española tomando las calles. Los frutos de la “democracia” de izquierdas han sido unos países completamente empobrecidos (¿es normal que en Venezuela no tengan ni papel higiénico?), ausentes de toda ética, con el triste triunfo de ser los países donde más abortos se practican y libertades cero.

Pues con esa mochila a la espalda viene ahora la señora Valenciano dando carnets de demócratas a los demás. Y no se le cae la cara de vergüenza.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Cosas de la vida, IBI y peleas con los políticos. Guarda el enlace permanente.

5 respuestas a ¿Pueden dar lecciones de democracia los hijos de Pablo Iglesias?

  1. Blanca dijo:

    ¿Pueden dar lecciones de democracia los hijos de Pablo Iglesias?
    ¡¡¡¡ No !!!!
    Saludos, amigo

    http://www.isladesentimientos.es/

  2. Kalikatres dijo:

    Bueno
    Ya sabemos como se producen estas gentes
    La libertad es el mayor bien que Dios dio al hombre según el noble hidalgo de la Mancha
    Ni paz, ni prosperidad, ni libertad, ni nada para los hombres
    No creo que un capitán en Corea gane menos o igual que un simple cabo (con perdón de los cabos)
    Ya conocemos el paño.
    Si los jóvenes no quieren aprender en el pecado llevan a penitencia.
    Serán simplemente piara y no serán libres jamás.

  3. Los seguidores de Pablo Iglesias no pueden dar lecciones de nada. Durante la Segunda República defendieron la dictadura del proletariado cuando en la URSS existía la mano de obra esclava. Sólo se les daba lo justo de comer para que no se murieran. Y si se morían, eran sustituidos por otros siguiendo el sistema de “cuotas” por zona. A partir de 1978 han demostrado ser un partido oportunista, capaz de aliarse con cualquiera a cambio de mantener su cuota de poder. Ahora pasan de lo social y su objetivo es socavar la cultura y la moral sobre la que hasta se ha sustentado nuestra sociedad.

    Cita: “la izquierda, habiendo fracasado durante el siglo XX en su programa clásico (el socialismo), ha sustituido en el XXI la revolución socio-económica por la moral-cultural” (Nueva Izquierda y Cristianismo, Ediciones Encuentro). Lo que importa ahora no es el paro, ni la angustia de las familias por llegar a fin de mes, ni los ancianos, ni la calidad de la enseñanza, ni la crisis demográfica, ni la educación de los jóvenes; lo que importa es el aborto, el homosexualismo político, el matrimonio gay, las opereciones de cambio de sexo y la ingeniería genética. Y eso, para ellos, es democracia.

  4. Bruno Cross dijo:

    Los niños robados durante el franquismo y los primeros años de la democracia en clínicas de toda España, la mayoría ligadas a la Iglesia, son una falacia. Sencillamente, “no hubo”. El economista y opinador del diario La RazónCarlos Rodríguez Braun publica este martes una columna, titulada Niños robados , en la que niega el robo de niños. “Un momento, señora:¿usted se dejaría robar un hijo? Es imposible”, se pregunta y responde a sí mismo.

  5. JoseAntoni0 dijo:

    Parece que en el colectivo social se identifican los logros de la lucha de clases con los partidos de la izquierda. Yo no estoy muy ducho en historia del pensamiento, pero creo que las necesidades de los trabajadores y la burguesía se rebelaban contra unas “castas” económicas que entonces se manifestaban en toda su crudeza, pero que hoy están, si cabe, más concentradas, aunque están más “camufladas”. Este mundo es más capitalista que aquél, aunque aquél era más burdo que éste. Entonces no había televisión basura ni cultura, ahora sigue sin haber cultura – humanista, entiendo -.
    Los mileuristas son, en alguna forma, esclavos del día a día. Los parados, marginados sociales.
    ¿Quién se rebela contra los abusos de los poderosos, contra el pensamiento único? No será la izquierda subvencionada y sedada mediáticamente.
    Y los medios conservadores…ni están, ni se les espera – ” o no?”.
    Pues a ver si va a ser que la nueva lucha de ideas y de personas, no de clases, sino por la vida, la familia y el matrimonio, es la de los cristianos. A ver si va a resultar que nosotros tenemos las mejores ideas. Claro, que no son nuestras, sino del Señor, por eso será que no fallan.
    Los mitos de la izquierda, las creencias y los dogmas del progresismo están casposos. Y huelen a cadáver. Lo que pasa es que pones la televisión y el olor narcótico impide que huelan en toda su plenitud.

    De colores.

Los comentarios están cerrados.