Rafaela no quiso ir a la Plaza de España

Madrid más bien poco. Pero si hace la primera comunión un re-sobrino, y encima es ahijado, pues no queda otro remedio. Así que el viernes por la tarde, autobús y a los madriles. Afortunadamente tiene unos sobrinos acogedores y mejor que andar a carreras “te vienes el viernes, celebramos la primera comunión tranquilamente el sábado, y te puedes volver el domingo sin prisas”. Bueno, pues no estaba mal el plan.

Todo como estaba previsto. Dormir en casa de los sobrinos el viernes, primera comunión el sábado (que por cierto no estuvo mal), comida con la familia y volver a casa a última hora de la tarde.

El domingo, desayunando, tomó la palabra el sobrino: “Que digo, tía, que he pensado que nos vamos a ir a la Plaza de España, que están recogiendo alimentos para los pobres y así aportamos algo nosotros. Ahora, de que desayunemos, nos acercamos ahí a los chinos, que no cierran, compramos unos kilos de algo y nos vamos con el niño. Total, en el metro no tardamos nada, porque ir con el coche será un problema”.

Rafaela arrugó el entrecejo: “¿A la Plaza de España? ¿En metro y con una bolsa llena de comida? ¿Pero tú estás bien? Ayer vi un cartel en la parroquia de la operación kilo y nosotros en el pueblo también llevamos cuando hace falta. A la puerta de casa. Si queréis llevar cosas por mí está bien, pero a la parroquia. A la Plaza de España, cargada y en metro… Anda ya.”

“Verás, tía, es que ayer lo dijeron en la televisión, es una ONG que preside el P. Ángel, seguro que le has visto en la tele, sale bastante, va a ir mucha gente, estarán las televisiones, a lo mejor van famosos. Por eso lo decía.”

Rafaela en ese momento lo comprendió todo. “A mí me parece que lo que nos va es eso de la tele y el famoseo. Hay que ir a la Plaza de España porque hay un cura famoso que por lo visto ayuda a la gente y tiene amigos conocidos. A todos esos que van diles que lo lleven a su parroquia, a las monjitas, a Cáritas. No va nadie. Pero si es el P. Ángel que es famoso y con tele, entonces todos como borregos, cargaditos y en metro. Yo desde luego que no”.

Y en casita se quedó ayudando a su sobrina mientras se hacía sus reflexiones por dentro. Se acordaba de don Jesús y don Antonio, curas de su pueblo que siempre tuvieron algo para los pobres, y hasta de su cura actual, con el que tiene sus cosas, pero que en ayudar a los pobres no se le puede reprochar nada. De aquellas monjitas que conoció una vez en Madrid con unas ollas de comida para la gente que nunca se agotaban. Hasta se le saltaron las lágrimas recordando cómo su madre distraía de cuando en cuando algún choricillo de la olla cuando le pedían limosna.

Se fue a misa de doce, con un poco de tiempo para poder pasar por los chinos y comprar alguna cosa. Lo dejó a la puerta de la sacristía: “no sé si será buen momento, pero no puedo venir otro día”. Y se fue a su banco a rezar mientras empezaba la misa.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Señora Rafaela, Solidaridad. Guarda el enlace permanente.

10 respuestas a Rafaela no quiso ir a la Plaza de España

  1. Ana azul dijo:

    Pues tienes toda la razón. No hace falta publicidad, mejor dicho no haría falta, pero te aseguro que por hacerlo así, se van a llenar los sacos de alimentos. Nos gusta una cámara más que un chupa- chups. saludos
    Ana

  2. maria s dijo:

    Por primera vez no estoy de acuerdo con Vd.
    Hay muchas necesidades y cualquier metodo me parece bueno para movernos a ayudar.
    ¿que tiene de malo aprovechar la tele, el famoseo etc etc si con eso se saca de casa a quien no se movería para dejar su ayuda en Caritas?
    Yo ayudo a Caritas de mi parroquia, a la Iglesia necesitada, y varias cosas mas, pero he ido tambien a la Plaza de España, y hago toda la propaganda que puedo para que colaboren con la iniciativa del Padre Angel

  3. Blanca dijo:

    La Señora Rafaela es un personaje muy famoso en tus escritos….Siempre pones en boca de ella las cosas más sensatas….Sigue dándonos mensajes de “esta buena mujer ” que tiene mucho sentido común.
    Un abrazo
    http://www.isladesentimientos.es/

  4. M. S. Fernandez dijo:

    Hagase el milagro y hagalo el diablo.
    En este caso. para mi “el fin justifica los medios”
    Si es por la TV, por el famoseo, o por la razon que sea, esto les hace ponerse en accion para ayudar .bienvenida sea la idea que ha tenido el Padre Angel. si con eso hace que se movilicen los que de otra forma no son capaces de moverse del sillon

  5. carolgar dijo:

    Totalmente de acuerdo con la señora Rafaela.Hace tiempo que lo vengo pensando , los curas “famosos” a mi como que no…..prefiero los curas anónimos, los que ejercen el sacerdocio y la caridad desde su rinconcito parroquial, los que se alejan de los saraos y sólo son ” famosos” entre sus feligreses, por su bien hacer. Creo que la caridad ha de ir pareja a la humildad.La publicidad ha de ser solamente para la buena obra en sí y para las personas que anonimamente colaboran a ella.. Creo que , a veces, sobran las fotos y las cámaras …Pero allá cada cual

    • M. S. Fernandez dijo:

      Una cosa no quita la otra
      Yo me quedo con los dos, los anonimos y los famosos.
      No esta probado que los famosos carezcan de humildad. Pienso que utilizan los carismas que Dios les dió de la mejor manera que saben hacerlo. No pueden enterrar el denario sino hacerlo crecer. Es como si los sacerdotes inteligentes tuvieran que hacerse los tontos para no faltar a la caridad del resto de personas poco inteligentes y que desgraciadamente somos mayoria

  6. JoseAntoni0 dijo:

    El padre Angel éste debe ser el amigo de Bono. Y a chupar cámara. ONGs, que a saber a quién pagan las facturas -jejeje…. -. Y a ayudar para salir en la tele y para ver a los famosos…
    Pues va a ser que no. El que quiera ayudar, y sea católico, ya sabe dónde están los cauces puestos: Cáritas, Manos Unidas -mínimos gastos de administración, máxima confianza.
    El que no sea católico, y quiera ayudar, ya sabe de quién se puede fiar: o debería, si no es tonto.
    El que sea folclórico, pues que baile. Si le gusta….
    Pero la sonrisa, esa que no falte….
    De colores.

  7. carolgar dijo:

    …. y dicho sea de paso, el Santo Cura de Ars no necesitó de cámaras ni de fotos para”ser famoso” y los únicos saraos a los que asistia estaban delante de su confesionario donde se pasaba horas y horas confesando a la gente.

  8. Kalikatres dijo:

    ¡El brillo de los caireles!
    Cuanto cura que se parte el pecho por los suyos y no lo conoce no Sanani.
    Pero lo conoce alguien que es más provechoso para él.

  9. Dolega dijo:

    Así es, en cuanto está la tele de por medio la gente se vuelca a dar. Las teles deberían de hacer lo mismo con todas las parroquias de españa. Una al mes, por ejemplo. Pero claro, eso es cansado.
    Besazo

Los comentarios están cerrados.