Señores curas: papeles en regla

Esto es una recomendación que quiero hacer hoy a curas y laicos responsables de los consejos de economía de las parroquias.

Tenemos tendencia a ser un tanto “abandonados” en cosa de papeles y documentación. Creo que es algo así como un cierto miedo de que nos puedan tachar de materialistas y una forma de demostrar, forma inconsciente tal vez, que somos gente espiritual, no contaminada con lo terreno y sólo preocupados de las cosas del Altísimo y la atención a los pobres, como si estas dos cosas pudieran llevarse a cabo sin tocar el vil metal.

He sido cura de pueblos –dos- durante nueve años. La gente me contaba que tanto en un pueblo como en otro existían algunas propiedades que se sabía eran de la Iglesia. Gente buena, que siempre la hay, no tuvo reparo en enseñarme algunas cosas: una parcela, una viña, un terreno, una caseta. Miro en el despacho, ni un papel. Pregunté en el arzobispado: nada de nada.

Esto es lo que se llama desidia por parte de quien sea con el funesto resultado de haber ido dejando por el camino bienes que en su día fueron entregados a la parroquia para culto y caridad y que hoy sirven a fines bien distintos. Algunos pedazos de tierra fueron “agregados” por los vecinos. Otros dicen que se los apropió directamente el ayuntamiento supongo que con ese utilísimo razonamiento según el cual el pueblo soy yo y qué más da.

Ni un papel que respaldara la propiedad de unos bienes por parte de la Iglesia. Nada. Ni el templo parroquial. Así que me tocó poner las cosas al día: topógrafo, certificaciones, escrituras, registro de la propiedad… Hoy puedo decir que mis dos pueblos quedaron con esa documentación en regla.

Hay que hacerlo aunque solo sea por respeto a la gente que quiso donar a su parroquia lo que buenamente le pareció y con unas finalidades concretas. ¿Qué pensarían esas personas de nosotros si hoy vieran que lo que cedieron con sacrificio a la Iglesia al final se lo llevó Fulano, o lo administra el ayuntamiento? ¿Era esa su intención? La labor de la parroquia no es perder lo que se recibió, sino guardarlo y conservarlo para que su correcta administración tenga la finalidad pastoral y social que estaba prevista.

No faltará gente que diga que si los curas siempre preocupados por el dinero y lo material. Pues que lo digan hasta quedarse afónicos. Que aquí te sueltan la milonga de que lo material es tan malo que es mejor que la parcela, la finca o la casa se las quede el ayuntamiento o el vecino más próximo.

Papeles, hermanos curas. Papeles, miembros de los consejos de economía: escrituras, registro de la propiedad, contratos. Recuerdo en una ocasión alguien que me dijo que papeles no, que total si no nos íbamos a fiar unos de otros. Le respondí: “la poca fe que tengo, para el credo, el resto, mejor papeles”.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Vida parroquial. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Señores curas: papeles en regla

  1. carolgar dijo:

    Totalmente de acuerdo D. Jorge, en el pueblo donde veraneo hay una casa en ruinas que según dicen todos los vecinos es propiedad de la iglesia , pero cuando apareció un comprador, para hacer en ella una casa rural , no se pudo llevar a cabo la operación porque no aparecieron los papeles, con lo que la casa sigue cayéndose y afeando el entorno, y ni la iglesia ni un particular puede sacar provecho de esas ruinas…..Pienso que, sobretodo en las zonas rurales, hay mucha desidia sobre los bienes que pertenecen a la iglesia y unos por otros la casa sin barrer . Ojalá todos los curas hicieran como ud, aunque solo sea por respeto a los que hacen las donaciones a la iglesia

Los comentarios están cerrados.