Ustedes están para atraer a la gente, no para poner pegas

A mis hermanos sacerdotes estoy seguro de que les ha pasado más de una vez. Estás en el despacho y aparece alguien desconocido o muy poco habitual en la parroquia que te plantea alguna necesidad muy concreta: bautizo, comunión, boda, celebración familiar.

Si es bautizo, exactamente tal día y a tal hora para que coincidan los primos de Burgos, los suegros de Alicante y unos cuñados argentinos que casualmente pasarán por Madrid tres días. Por supuesto los padres no pueden venir a reuniones.

Los problemas de la comunión suelen venir de la mano de los centímetros del niño, sobre todo de la niña que va a parecer una novia, de los dos hermanitos que se llevan un año y nos hace ilusión que hagan la comunión juntos (de paso nos ahorramos una pasta), y de falta de tiempo para la catequesis, así que hemos pensado que mejor se prepare en un año aunque tenga que venir dos días o sino ya le prepara usted personalmente.

Las complicaciones de la boda vienen del cursillo y de la celebración, que los novios últimamente pretenden montar a su aire y a la que tienes que decir que no, que no puede ser.

Luego están todas las celebraciones particularísimas que no sé por qué tienen que ser con misa en horario especial y a ser posible en el chalet de la abuela: bodas de plata y de oro, los ochenta años del abuelo o el cumpleaños de Vanessa.

Evidentemente a estas cosas uno procura responder amablemente y explicando el asunto. Vano intento. Tienen sus planes y no va a venir ahora el cura a aguar la fiesta. Por eso es inútil hablar de horarios de bautizo y preparación de los padres. Nada. Ni explicar el proceso de la catequesis de infancia. Inútil. La boda ya se sabe que dicen que es suya, y como es suya la organizan a su aire. Y en cuanto a celebraciones especiales como bodas de plata y de oro suelo decir que por qué no aprovechar una misa parroquial y de paso dan testimonio de amor, fidelidad y vida familiar. Se ponen como basiliscos.

Pues no se lo explican, porque ellos entienden que uno está para atraer a la gente a la iglesia y claro, entienden que atraer a la gente tiene que hacerse a costa de una permanente bajada de pantalones del señor cura correspondiente según la cual, con tal de que vengan, todo vale: bautizos en cualquier momento y lugar y sin preparación ni nada, comuniones exprés, bodas de cualquier manera y misas cuando quieran, donde quieran y para lo que quieran.

Es fácil llenar la iglesia y sacar dinero. Basta poner un cartel que diga que se dan primeras comuniones sin preparación y cualquier día del año, que se bautiza cuando se quiera y sin aguantar charlas, bodas a gusto del consumidor y que me alquilo por horas para celebraciones de lo que sea y en donde sea. La parroquia llena y servidor se forra.

Claro que todos queremos que la gente se convierta a Cristo y regrese a la Iglesia para vivir su fe. Pero una cosa es la conversión del hombre a Cristo y otra el bautizo de Kevin Johnatan justo el martes, sin preparación y sin conocer a los padres, solamente porque están los primos de Buenos Aires. Eso no es regresar a la Iglesia. Es… otra cosa.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Celebrar la fe, Vida parroquial. Guarda el enlace permanente.

4 respuestas a Ustedes están para atraer a la gente, no para poner pegas

  1. Ana azul dijo:

    Estoy totalmente de acuerdo contigo. Nunca se les exige a los demás tanto como a la iglesia.
    Ana

  2. Blanca dijo:

    Amigo Jorge: Nuestros conciudadanos, buscan “bombo y platillo” en todas las celebraciones y ponen un montón de condiciones, porque es un acto “social” de mucha importancia y ponen hora, condiciones y …. No es otra cosa….. El Espíritu Santo a pesar de lo necios que somos cuando queremos hacer una FIESTA FAMILIAR en la Iglesia, toca los corazones y a veces nos sorprenden conversiones y hasta Hola y otras Revistas de la prensa rosa las publican, como algo espectacular….Hace no mucho tiempo se confirmó la hija de unos famosos , omito nombres, y salió en toda la prensa….Parece que la chica va en serio y colabora en comedores sociales y hace oración y Retiros en un Movimiento…
    No te desanimes….Siempre habrá un RESTO DE ISRAEL, a pesar de todo.
    Un abrazo
    http://www.isladesentimientos.es/

  3. José Ronaldo dijo:

    Pero buena culpa de que sucedan estas cosas, obviamente la tienen los curas. Durante muuuucho tiempo (décadas? siglos?) la Iglesia hacía todo tipo de dispensas, ya fuera por identificarse con el “poder” de turno o porque tal poder dejara bonitas “donaciones”. Y claro, las costumbres se vuelven leyes. Y los feligreses y curas despistados creen “tener derechos”.

  4. Sirianita dijo:

    Cosas del oficio…

Los comentarios están cerrados.