Mi amigo José Antonio: “veo cosas en la pastoral que me hacen rejuvenecer cincuenta años”

Tengo un feligrés, José Antonio, que ante todo espero me perdone dar su nombre. Un tipo curioso. Neocatecumenal desde hace cuarenta años (vamos, casi de los primeros pobladores), coordinador de uno de los turnos de adoración al Santísimo y suplente de cada turno que queda libre, voluntario en Cáritas y buen humor a raudales.

Sé que lee este blog y además deja sus comentarios llenos de buen humor que quieren superar la amargura vivida algunas veces en la Iglesia. Me resultaron curiosos uno que deja en una entrada sobre la celebración de la eucaristía donde narra sus experiencias en algunas parroquias celebrando la misa In Coena Domini y otra sobre la supuesta opción por los pobres de algunos religiosos (Deja sus comentarios como JAHC).

Ayer me lo encontré y me dijo: “¿sabes, me parece que estoy rejuveneciendo cincuenta años?” Mi amigo José Antonio tiene toda la razón. Yo no me remonto a tanto, pero sí a cuarenta años. Efectivamente eran los momentos de furor postconciliar, la opción por el secularismo, la liturgia creativa, la desnudez como base. Lo he vivido, lo hemos vivido muchos. Fue otra época. Yo también en mis primeros años como cura hice cosas que hoy me parecen disparatadas. Era lo que hacía todo el mundo y nos pareció que así se anunciaba mejor a Jesucristo. Era lo que aprendimos en nuestros años de formación.


No nos asustemos. Eran los años en los que pueden encontrarse fotos del hoy papapa Benedicto XVI y de los hoy cardenales Rouco y Cañizares de corbata. Pero han pasado treinta, cuarenta años. Y a esta sociedad, en palabras de Alfonso Guerra, ya no la conoce ni la madre que la parió. Es una sociedad secularizada, relativista, hedonista que necesita signos de trascendencia. En cuarenta años hemos pasado de la multicopista a internet y de la cabina telefónica al “guasap”. Servidor ha conocido en carro de bueyes en el patio de casa, el seiscientos, aquellos Seat 127 en los que aprendí a conducir, la máquina de escribir, los clichés de la multicopista, el pantalón campana, los discos singles y los LP, las cintas de casette y hasta aquellos “Gelosos” que seguían funcionando con cintas redondas.

¿Quién se acuerda de estas cosas? En la era de los MP 3, MP 4, los teléfonos 3G y ya 4G, el ordenador, la tablet, el Smartphone, las nubes de datos, tanta técnica que hasta casi ya te resignas a perder el tren, el olvido de Dios, la incultura religiosa más elemental ¿podemos seguir anunciando a Jesucristo y celebrando la fe con la piedra, la plegaria inventada, la ocultación de lo religioso, el “prohibido prohibir” y “debajo está la playa”?

Hoy las ciencias adelantan que es una barbaridad. Desde los años setenta han pasado cuarenta años, cuatro papas, la caída del muro de Berlín, el desmoronamiento comunista, la sociedad del bienestar, la crisis, la modernidad, la post-modernidad, el avance laicista… ¿Y pastoralmente vamos a seguir con la piedra que simboliza mi pecado, la flor en los fusiles, el coleguismo, el yo lo invento y lo importante es que nos queramos (que no digo yo que no lo sea)? Pues no puede ser, y ya vemos los frutos que ha dejado tales cosas.

Mi amigo José Antonio se sonríe cuando sigue viendo cosas tan supuestamente nuevas y que son más viejas que el hombre de Atapuerca. Ya lo ves, amigo José Antonio. Y se sigue sonriendo mientras se encamina un día más a la capilla de la adoración perpetua.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Celebrar la fe, Cosas de la vida, Vida parroquial, Vivir en cristiano. Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a Mi amigo José Antonio: “veo cosas en la pastoral que me hacen rejuvenecer cincuenta años”

  1. JoseAntoni0 dijo:

    Bueno, yo soy otro Jose Antonio, qué casualidad…
    Yo, que aprendí a conducir en seat 600, encuentro hoy una sociedad más perversa y descarada – así, directamente – y una Iglesia accidentada, en el sentido de que está saliendo,en mi opinión, de una nebulosa de ideas confusas y contradictorias que vinieron después de los 60, y, para bién, creo, los progresistas – o modernistas – se saben progresistas, y los que no lo somos, podemos y debemos saber escoger los pastores y la doctrina que se corresponden con el verdadero Señor Resucitado en Cuerpo, Rey del Universo y Luz de Luz, e Hijo de María Virgen “antes, durante y después”, que venció a las fuerzas del Infierno, que lo persiguieron sin descanso hasta el último segundo. Al Jesús de Catalina de Siena, de Teresa de Avila, de Santa Faustina Kowalska, de San Juan de la Cruz, de Santa Margarita María y de San Francisco, al Jesús que era célibe y que sacó los demonios de la Magdalena y que se quebraba en lágrimas con Lázaro.
    El mismo que acepta aún hoy los sacrilegios e indiferencias que algunos in-humanos le infringen y que El acepta, porque pidió permanecer con nosotros y el Padre se lo concedió. Al Cordero de Dios con el que pocos se conduelen por esto y pocos nos acordamos que aún hoy sigue padeciendo por nosotros, que sin duda no somos merecedores de ello.
    Bueno, a mí me parece que es bueno que todo se vaya aclarando, y que lo negro se vea de su color natural, aunque signifique, por ejemplo, que el tribunal “supremo” de EEUU le otorgue los mismos derechos a dos homosexuales que viven juntos que a un hombre y mujer que quieren formar familia, y aunque no se reconozca como humanos a los que lo son en fase embrionaria.
    Tiempos difíciles, Tiempos de martirio.

    De colores.

  2. Blanca dijo:

    Saludos Jorge,
    ¡¡La de cosas que he visto cambiar yo, que de niña escribía con pizarra y pizarrín, y llevaba un frasquito con tinta, (que la hacía de polvos comprados que era más barata que un tintero….) Escribía con pluma que se ponía en un “palillero” (No me ´recuerdo el nombre)… Si se nos caía la tinta…¡¡La armábamos, se manchaba todo y en casa!!!!!!!!!…..¡Menudo disgusto!!..De teléfono….”Na de na”… No había cabinas y en casa no nos dejaban llamar “porque costaba dinero” y tampoco lo tendríamos para las cabinas… Ni a quien llamar porque las amigas estaban en las mismas circunstancias.
    CON LAS COSAS NUEVAS que citas, que las he visto nacer y me acepté al cien por cien…. ¡¡¡Es otra vida!!!… Lo malo que nos hemos acostumbrado a esa BUENA VIDA y si seguimos así terminaremos en cartillas de racionamiento como la que aun guardo como una reliquia…. Poned en el cestito de las peticiones en la capilla de adoración perpetua EL FIN DE LA CRISIS, TRABAJO PARA LA JUVENTUD, ATENCIÓN A LOS ANCIANOS….
    Mientras tanto que la gente de la calle, la gente que tiene corazón y quiere compartir, no se canse de seguir aportando comida y dinero para tantos que están pasándolo MAL DE VERDAD…

    Ya me gustaría poder ir a la capilla de adoración perpetua, sabes que estoy a muchos kilómetros…. El Señor también está aquí y en El nos encontramos todos los que nos hemos dejado seducir por El
    Un abrazo
    http://www.isladesentimientos.es/

  3. Kalikatres dijo:

    Modernismo moderno= pecado o “αμαρτιαν”
    Casi igual que “anarquía”
    El modernismo ya declarado malo por un Papa es hoy el mayor de los males
    El hombre se libra de Dios (eso cree), pero queda abandonado a su suerte que al final ya sabemos lo que significa.
    Y encima se pavonea, y califica de tontos a los creyentes

Los comentarios están cerrados.