Parroquia, verano y opción por los pobres

Lo de la tan sabida, consabida y requetesabida opción por los pobres tiene su talón de Aquiles en el verano. Nada como el verano para saber en realidad cómo es una parroquia, sus objetivos reales, prioridades no de boquilla y forma de entender el servicio de la fe a los hermanos.

En teoría en todas las parroquias buscamos o debemos buscar lo mismo: la conversión de los fieles a Jesucristo, su incorporación a la comunidad eclesial y la vivencia de la fe hasta llegar a la santidad de cada uno de los parroquianos. Evidentemente cuando esto se da, lo de los pobres viene por añadidura. No conozco un solo caso de alguien que se haya convertido a Cristo y que no sea caritativo con el hermano. La misión del pastor pues justo esa: pastorear, cuidar de los fieles, llevarlos a Cristo.

Durante el curso aparentemente todo va más o menos. Pero llega el verano… y ¡ay el verano! Es algo así como la famosa prueba del nueve de la vida parroquial.

Por supuesto que el verano es siempre diferente. Ya sabemos todos que algunas actividades quedan suspendidas durante la época estival, como por ejemplo las catequesis de niños o algunos grupos de formación de adultos. Luego hay parroquias, sobre todo en destinos turísticos y pueblos donde el verano trae consigo una multiplicación de celebraciones para procurar atender a todos, celebrar las fiestas patronales y lo que se tercie. Es decir, que lo normal es que haya menos actividades de tipo formativo, y las celebraciones adaptadas a las circunstancias del momento.

En Madrid, especialmente en barrios, se nota una disminución notable de fieles por la cosa de las vacaciones, por lo tanto no es descabellado recortar el número de misas. Pero poco más…

Es que me llegan comentarios y correos de gente que me dice que en verano su parroquia prácticamente cierra o incluso sin el prácticamente. Una misa el domingo, si acaso alguna entre semana, y sin descartar el cierre total algunas semanas.

No puede ser. No podemos hablar de servicio, opción por los pobres y estar con los débiles y cerrar la parroquia tres días por semana, y no digamos un mes. No puede ser y además es imposible. Estar con los pobres es aguantar el calor de agosto y celebrar cada día aunque sea para la señora Rafaela, Joaquina y un señor que pasaba por ahí. Es abrir el despacho cada día por si acaso alguien tiene necesidad de un desahogo, confesar un ratito, dar una vuelta por el barrio y hacer ver a los fieles que su párroco no los abandona ni en el frío ni en el calor. Es tener el móvil siempre operativo por si surge un imprevisto. ¿Y Cáritas? ¿Se puede cerrar el despacho de Cáritas dos meses o incluso tres? ¿Y si hay un problema, un desahucio, una enfermedad, un incendio…? ¿Vuelva usted en septiembre?

En mi parroquia, y en cualquier parroquia urbana, el verano hace estragos. Es igual. Aunque no haya nadie, aunque el barrio sea una ciudad fantasma, la parroquia abierta, horario de despacho, misas, confesiones, Cáritas… Lo que no puede ser es llenar la boca con los pobres y el ser servidores, echar el cierre y Dios te ampare hermano. Y si uno se va a dar una vuelta o a pasar un rato con la familia, el teléfono abierto por si acaso y a la mínima en su puesto.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Vida parroquial. Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a Parroquia, verano y opción por los pobres

  1. Maria Lopez Sanchez dijo:

    Totalmente deacuerdo. La obligación de oir misa se extiende al verano, ya me parece mal que no haya ni siquiera una misa a diario, pero que también supriman la misa dominical no tiene nombre. Esos párrocos parece que en lugar de tener una vocación tienen un negocio y como tal cuelgan el cartel ” CERRADO POR VACACIONES”, pero lo más indignante es que encima desatienden el negocio porque no cierran un mes sino dos 😦

  2. Blanca dijo:

    Saludos, Jorge:
    En verano, todo el que puede por diversos motivos, se toma unos días de vacaciones. Pero la gente se turna para que esté el servicio, de la empresa que sea, debidamente atendido. En agosto suele haber menos gente trabajando por las vacaciones, pero siempre hay alguien, porque….Hay que comer, hay enfermos que atender, hay que reparar los desperfectos que se produzcan…..La vida continúa en verano, por lo que es necesario que los servicios también continúen porque las necesidades no se toman vacaciones…..MOTIVO POR EL QUE la PARROQUÍA no puede colgar el cartelito de CERRADO POR VACACIONES:….Hay personas que fallecen, enfermos que visitar y administrar los Sacramentos…. Hay bodas, aunque algunos se casen por lo civil, sigue habiendo matrimonios que quieren unir sus vidas, con el Sacramento del Matrimonio….
    Con esta crisis tan durísima, Cáritas no puede cerrar porque el hambre de una enorme cantidad de gente no descansa y lo mismo sus necesidades…
    Los sacerdotes también necesitan descansar, reciclarse, dedicar espacios fuertes de a la oración…. Para eso son los turnos de forma que todo quede atendido….Un sacerdote amigo mío, iba a Cuba por el verano para sustituir a compañeros de nuestra diócesis que ejercían su ministerio en Cuba…
    El verano, es tiempo, también para pensar en cristiano, y si hay dinero para tomarse unos días de vacaciones….Podía pensarse también en donar una cantidad extra para Cáritas, por poner un ejemplo… Lo mismo aquellos que tienen la suerte de no haber sido “recortada” la extraordinaria del verano….Acordarse de los que en estos momentos otros lo están pasando MAL ….
    Perdona por alargarme.
    Un abrazo
    http://www.isladesentimientos.es/

  3. carolgar dijo:

    El problema es que desgraciadamente hay escasez de sacerdotes y , muchas veces los párrocos no tienen quien les sustituya , pero ellos, tambien tienen derecho a unas merecidas vacaciones despues de un año de intenso trabajo atendiendo , en muchos casos , a más de una parroquia…. Supongo que esas parroquias que cuelgan el cartel de que en verano no hay misa, es porque, no muy lejos ,habrá otras parroquias a la que sus feligreses puedan asistir en los meses de verano y que esos párrocos se turnaran entre ellos.Vamos, yo al menos, conozco un caso donde los curas de distintas parroquias se turnan entre ellos para poder coger unos dias de vacaciones cada uno..

Los comentarios están cerrados.