Bodas de plata y oro. Mejor en la misa parroquial

En esto, como en casi todo, cada maestrillo tiene su librillo. Y cuando hablo de opciones pastorales hablo justo de eso, de posibilidades y de los experimentos que uno ha ido haciendo y el resultado que ve.

No hay nada definido en la iglesia sobre bodas de plata y oro matrimoniales. Apenas unas oraciones propias dentro de los textos de la celebración del matrimonio. A partir de ahí, cada cual lo hace como puede. También en esto he visto de todo, llegando incluso a convertir el evento en una especie de segunda boda con padrinos, entrada solemne de “novios” y parafernalia semejante. Allá cada cual con lo que vea más conveniente.

Lo que si intento, por todos los medios, es que la celebración sea en dentro de una misa parroquial. No solo por evitar la proliferación de misas que en algún momento puede resultar un problema, sino sobre todo, por encima de todo, como testimonio ante la comunidad.

Si de algo tenemos testimonios cada día en los medios de comunicación es de separaciones, arrejuntamientos, experiencias prematrimoniales, gaymonios y demás posibilidades. Impresiona llegar un domingo a misa y encontrarte con una pareja celebrando sus veinticinco, cincuenta años de matrimonio con toda normalidad.

Hace unos días tuve una celebración de estas en la parroquia, dentro de la misa vespertina de sábado. La pareja, eran bodas de plata, militantes parroquiales. Voluntarios de Cáritas los dos y ella, además, catequista y miembro del consejo. Entre los asistentes, matrimonios conocidos, y un poco de todo: algunos niños, jóvenes… En fin, una misa de víspera normalita.

No suelo hacerlo y menos en misas habituales, pero se me ocurrió preguntar a algunos de los matrimonios presentes. Juan, Manoli… ¿cuántos años vosotros? Cuarenta y tres. Pedro, Mari… ¿cuántos? Veintiocho. ¿Jose, Araceli? Treinta y nueve… Ventajas de ir conociendo a la feligresía. Pues a partir de ahí el discurso era facilito.

Tanta tele, tanta revista del corazón, tanto programa basura parece que nos han hecho tragar con lo imprescindible de vivir juntos antes de casarse, la naturalidad del olvido de Dios, hacer y deshacer parejas, para unos resultados como vemos catastróficos.

Las parejas presentes fueron la mejor respuesta. Porque uno fue sacando conclusiones: Cuarenta y tres años de matrimonio, tres hijos, nueve nietos. Y juntos. Veintiocho años, cinco hijos, y juntos. Treinta y nueve, cinco hijos, cuatro nietos. Y juntos. Los de las bodas de plata, con su único hijo… juntos.

Dije a la gente, que también los adultos nos volvemos bobos, pues ya ven, todos de la misma manera: un matrimonio en la Iglesia, sin necesidad de vivir juntos antes, respetándose y abiertos a la vida. No se crean que por vivir juntos antes de la boda hay más éxito, todo lo contrario. Tampoco que los hijos estropeen la relación, ya ven que no. Y por supuesto Cristo en medio, que el matrimonio para siempre en fidelidad y entrega mutua no es fácil vivirlo sin la gracia de Dios. Y esto no es la teoría de un cura, sino el testimonio de lo que estamos viendo.

Por eso les digo que estas celebraciones, a ser posible dentro de la misa parroquial. Son un incomparable testimonio.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Celebrar la fe. Guarda el enlace permanente.

6 respuestas a Bodas de plata y oro. Mejor en la misa parroquial

  1. Dolega dijo:

    El 14 de este mes hacemos 34 años de casados. No entiendo esas segundas bodas y parafernalias para celebrar ni los 25 ni los 50 ni nada.
    y tienes razón, tanta tele ha hecho creer que hay cosas imprescindibles que no lo son.
    Besazo

  2. Blanca dijo:

    Saludos, Jorge.
    Yo conozco a muchas parejas que están viviendo juntos sin contraer matrimonio, y hasta pensado casarse por la Iglesia cuando se vean un poco mejor económicamente. Porque dicen que UNA BODA CUESTA MUCHO… No les falta razón:¡¡Una boda cuesta mucho!!…. PERO es que han cambiado los esquemas y han pasado por la Iglesia, incluso han hecho las Catequesis prematrimoniales cuando hacía 2 años que vivían en pareja….
    Es gente que desde la Primera Comunión, no han recibido más formación ni han frecuentado la Iglesia, pero….Les queda algo de la tradición familiar porque optan por el Matrimonio, como Sacramento en lugar de una boda civil….
    No garantiza más éxito el vivir como matrimonio antes de casarse, porque siguen siendo NOVIOS y en ese periodo del noviazgo se finge mucho para no defraudar y no perder al otro….Si al casarse, ya le ven bien seguro y atado…. Y bien ATADO y sale el genio y las malas formas……Viene la separación a continuación, porque hoy la gente no soporta nada y menos la juventud….
    Lo que está claro es que la mayor parte de la gente ha cambiado la escala de valores….
    Un abrazo
    http://www.isladesentimientos.es/

  3. Myrian dijo:

    A mi me encantan estas celebraciones dentro de la Misa normal, (a no ser que la gente prefiera hacerlo de forma íntima, que de todo hay) y con la comunidad como testigo, que menos! A mi me han tocado algunas de forma casual y me ha parecido precioso. Y lo mismo los Bautizos(cuando no se cuenta con ellos es una sorpresa muy agradable) dentro de la Misa parroquial y con todos los feligreses participando y dando la bienvenida a un nuevo cristiano/a, es para todos una vivencia preciosa y muy emotiva y de paso se quita trabajo al cura, que ya tiene bastante. Saludos.

  4. Maria Lopez Sanchez dijo:

    Siento discrepar con usted, pero me revienta cuando acudo a una misa dominical y tengo que asistir a las bodas de oro o plata de algún matrimonio que ni conozco ni me importa alargando así la celebración eucarística, no digamos si encima tengo que aguantar a mi hija protestando, con razón (lo hacen en mi segunda residencia) . Creo que estas celebraciones deben hacerse a parte o avisar a la gente para que pueda acudir en otro templo.
    Por suerte en mi parroquia se hacen fuera del horario general, muchas veces estoy por la parroquia y ayudo a preparar o recoger cosas de la ceremonia pero NO TENGO LA OBLIGACION DE ASISTIR A ELLA.

  5. Rafael Angel Marañón dijo:

    La solemnidad y el respeto es una cosa La parafernalia y la exhibición otra distinta Según, claro están mi apreciación. Pero como estoy dispuesto a la corrección pues ahí va. No hace falta nada más que Cristo, amor mutuo…. y respeto

    *Pax domini sit semper vobiscum* * * *Memento homo,quia pulvis es* *et in pulverem reverteris*

    *Sé inteligente, y crece leyendo.* *Atiende y aprende de personas que valgan la pena. * * * *Cultiva el amor a la verdad, y a la inteligencia verdadera.*

    *AMOR CON AMOR SE PAGA*

Los comentarios están cerrados.