Llenar los conventos… de frailes y monjas

Ayer saltó a los medios la noticia de que el papa Francisco se dirige a los religiosos manifestando que “los conventos vacíos no le sirven a la Iglesia para transformarlos en albergues y ganar dinero. Los conventos vacíos no son nuestros, son para la carne de Cristo, que son los refugiados”.

Una noticia que ya ha empezado a ser utilizada para la demagogia más barata, como era de esperar. Voces se escuchan y leen que quieren llevarlo al extremo de ofrecer los edificios vacíos que posee la Iglesia para este fin de acoger a pobres, refugiados y personas carentes de vivienda, entre otros los mismos apartamentos pontificios, hoy sin habitar, e incluso los jardines vaticanos y la misma plaza de san Pedro.
Lo cierto es que el número de pobres, refugiados y personas en situación de desamparo es disparatado. Un problema que supera con creces las posibilidades reales de atención de la propia Iglesia. Por tanto, creo que necesitamos una llamada urgente de atención a los gobernantes de las naciones para que pongan fin a esta situación y lograr que los organismos internacionales vayan dando pasos hacia la consecución de un mundo más justo y fraterno.

Es verdad que hoy nos encontramos, desgraciadamente, con multitud de conventos y casas religiosas completamente vacíos. Y no es menos cierta la fácil tentación de venderlos para garantizar el futuro económico de una orden o congregación. ¿Qué hacer con ellos?

Pues hacer que cumplan con su destino original: ser conventos vivos donde hombres y mujeres consagrados vivan en pobreza, castidad y obediencia siendo signo del reino entre los hombres. Este mundo nuestro, roto, destrozado, sangrante necesita mucho más que un antiguo convento para acoger a unos cuantos sin techo, que quizá haya que hacerlo. Necesita sobre todo el encuentro con Cristo, la conversión a Jesucristo, la caridad cristiana, el testimonio de vida de esos religiosos y religiosas que ofrecen la entrega de sus vidas a Cristo sin más recompensa que Dios mismo. No son las leyes ni los decretos, desgraciadamente imprescindibles, los que cambiarán el mundo. Solo Cristo puede transformar el corazón de las personas.

Echo en falta una llamada del papa más directamente evangelizadora para las órdenes y congregaciones religiosas. Algo así como decirles que tienen que ser capaces de volver a su ilusión primera, a vivir el gozo de ser hermanos en Cristo, capaces de ser un signo ilusionante de vida plena que atraiga a jóvenes sedientos de Dios a vivir como hermanos y a ser testigos en el mundo del amor de Dios.

Los pobres más que edificios vacíos para meterse necesitan conventos llenos de hermanas de Teresa de Calcuta que les hagan llegar el don de la caridad mientras son un interrogante antes esas naciones ávidas de poseer y dominar a costa de lo que sea.

Y una llamada final a esas órdenes y congregaciones que se mueren para que entreguen esos edificios a la Iglesia, para que otros puedan ocuparlos y dar vida. Qué fácil hacer negocio. Pero para eso no estamos.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Vivir en cristiano. Guarda el enlace permanente.

5 respuestas a Llenar los conventos… de frailes y monjas

  1. Estimado Jorge, lo que propones sin duda es honorable y tiene absoluto significado para la misión religiosa. Ojalá Dios quisiera llenar de vocaciones cada uno de los lugares del mundo en donde se encuentra uno de esos conventos y monasterios. Lugares sagrados cuando vive en ellos la vida consagrada pero meros inmuebles con historia cuando quedan vacíos. Entre tanto, parece obvio que los signos de los tiempos cambian y las necesidades con ellos. Por eso Francisco aprovechó su visita de ayer tarde al centro de refugiados en Roma para hacer este llamamiento.

    Es inevitable que haya muchos que aprovechen para hacer demagogia. Pero ¿qué hay de nuevo en que se acuse y ataque a la Iglesia? Dicha circunstancia no debe impedir que el Obispo de Roma señale un camino que considera apto y adecuado. Y quizá Dios quiera agradecer tal obra llenando de vocaciones y vida consagrada esos potenciales centros de refugiados.

    Un fuerte abrazo de @YoRezoXelPapa

  2. Nauta dijo:

    P Jorge: Ayer conversando con unas religiosas les decía que es el dinero y no el sexo (o no solo) -como se difunde en chistes y anécdotas, etc- “el tema” de los autollamados católicos
    ¿Cuántos católicos darían el diezmo? ¿cuántos como en las sectas presentarían su decalración de ingresos para atestiguar cuánto es su diezmo?
    Soy una señora grande de misa diaria y cuando toca el el Evangelio aquel “¡Ay de uds los ricos…” me digo “oigamos cómo se las rebusca para decir que Cristo no dice lo que sí dice…”
    Y ahi empiezan con eso de que si.. pero no… pero no tanto; (al fin todo es relativo) y que en realidad quiso decir otra cosa (atemperada, morigerada, deteñida, y sobre todo) que no incomode a nadie.
    Leyéndolo encontré nuevamente esos malabares para decir que el Papa Francisco no dijo lo que dijo.
    En definitiva “no me toques el dinero – la propiedad”,auténticas vacas sagradas o becerros para se mas bíblicos.
    Sin duda el convento debiera estar lleno de religiosos/religiosas, pero no habiéndolos que sean refugio de la carne de Cristo sufriente, y no mercancía para negociar es -a mi entender- una gran idea.
    Pero le aseguro que el Papa será más y más explícito, tanto que ya no tendrán modo de hacerlo callar con interpretaciones, es y siempre ha sido un hombre muy austero.
    Y como dice una canción: “el lujo es vulgaridad,dijo, y me conquistó”
    RAE
    lujo.

    (Del lat. luxus).

    1. m. Demasía en el adorno, en la pompa y en el regalo.

    2. m. Abundancia de cosas no necesarias.

    3. m. Todo aquello que supera los medios normales de alguien para conseguirlo.

    No sea cosa que tampoco yo diga o que quiero decir.
    Que tenga muy buen día , suelo divertirme mucho con las entradas de su blog, alguna las reenvío a las Hnas de las que hablé en el primer párrafo.

  3. Blanca dijo:

    ¡Saludos, Jorge!
    Dices:
    «Necesitamos una llamada urgente de atención a los gobernantes de las naciones para que pongan fin a esta situación y lograr que los organismos internacionales vayan dando pasos hacia la consecución de un mundo más justo y fraterno.»
    TOTALMENTE DE ACUERDO…¡¡¡¿ Si lo que se invierte en armas, se invirtiese en BUSCAR LA PAZ….¡¡¡Algo podrían hacer los que rigen los destinos de los pueblos y sus intereses no son los de servir a quienes les votaron….

    «Los pobres más que edificios vacíos para meterse necesitan conventos llenos de hermanas de Teresa de Calcuta que les hagan llegar el don de la caridad mientras son un interrogante antes esas naciones ávidas de poseer y dominar a costa de lo que sea». NADA QUE OBJETAR,COÍNCIDO CONTIGO

    ►Y una llamada final a esas órdenes y congregaciones que se mueren para que entreguen esos edificios a la Iglesia, para que otros puedan ocuparlos y dar vida. Qué fácil hacer negocio. Pero para eso no estamos…◄.
    En mi ciudad, Una Congregación en tiempos muy numerosa, y extendida por el mundo entero…. Cierra el Colegio, porque son mayores el edificio necesita modificaciones y es RUINOSO…. Y ESTÁ EN EL CENTRO de la ciudad ocupando un solar INMENSO….¡¡¡ En manos de la Iglesia, se haría algo para la propia Iglesia , pero….. ESTÁ EN VENTA…
    Un abrazo
    http://www.isladesentimientos.es/

  4. J. Ronaldo de la Roca H. dijo:

    La Iglesia – dentro de su misión – es obvio que debe hacer acciones de caridad concreta (el buen samaritano…) pero no debe hacer lo que al gobierno le toca hacer. Eso es jugar al político y al economista. La gente carente de vivienda es tanta pero tanta (por cierto, esa ha sido desde siempre nuestra realidad en Latinoamérica), que lo que la Iglesia puede hacer al respecto – aún poniendo a disposición todos sus bienes inmuebles desocupados – es…nada, un puro simbolismo.
    Lo que a la Iglesia sí le compete, es dar ejemplo y testimonio de sencillez, de poseer lo necesario; despojarse de lujos, prebendas; de todo lo que es superfluo y banal. Eso es evangélico; lo demás, lo reitero, es “jugar a hacer política y economía”.

  5. Myrian dijo:

    Es bien cierto que la iglesia tiene cantidad de inmuebles vacíos, además de los conventos y tal , cuando yo era niña, en los pueblos de Asturias había un cura en cada pueblo, doy fe y en consecuencia una vivienda para cada uno, ahora como cada cura lleva seis o más parroquias, pues fíjense las casas que sobran! el caso es que estas viviendas envejecen y conservarlas un poco cuesta mucho dinero y si no se hace, pronto se convierten en un montón de piedra, algunas se han vendido a particulares y otras se han perdido ya. Pero, digo yo: Si todos aplicamos esta regla de tres y no solo la Iglesia, seguro que nadie se queda sin techo ¡ con la cantidad que están cerradas y no pertenecen al Clero! en los pueblos donde yo vivo se dan muchísimos casos de: en cada casa un viejo/a solo y cuando este se muere se quedan vacías y cerradas. Yo siempre digo que si todo estuviese repartido con justicia hay para todos, a nadie le faltaría un trozo de pan y una vivienda. Y las personas sanas lo que necesitan es trabajo, que es lo que nos dignifica y nos da libertad y eso quien lo tiene que solucionar son nuestros políticos que para eso se les paga. O que se reparta el que hay, no es justo que en una familia entren cuatro sueldos y en otra NADA, por poner un ejemplo. No hay trabajo y en el poco que tenemos hay unas diferencias avismales en gananciales, unos 1000 €, eso si se llega, otros 5000, 7000 y hasta más, a veces estos últimos hasta con sobres añadidos en negro, con estas expectativas, cada día más nos distanciamos, el rico más rico y el pobre más pobre, ay, ay, los políticos que tenemos….Bien estaría que los Conventos vacíos se llenasen de Monjas y Frailes, pero no parece que eso vaya a pasar de momento, no obstante, nunca hay que perder la esperanza..saludos.

Los comentarios están cerrados.