Confirmación: tenemos un problema

Sería interesante conocer las estadísticas, ahí estarán, de bautizados y confirmados cada año en España. Me temo que, siendo generoso, más de la mitad de los católicos no han recibido este sacramento y, por consiguiente, tienen sin completar su iniciación cristiana.

¿Por qué mientras bautizos y primeras comuniones siguen siendo algo mayoritario, la confirmación se convierte en un sacramento poco menos que para “elegidos”? Evidentemente hay un fuerte componente social, y Dios nos libre de que este sacramento acabe convertido en la fiesta de los quinceañeros tan en el estilo hispanoamericano.

A mi modo de ver tenemos dos cosas importantes que resolver:

Una, y la veo como general en toda la vida cristiana, es que estamos empapados del más puro pelagianismo, según el cual la vida cristiana es cosa de uno y punto final.

Error, gravísimo error. La vida cristiana es gracia, es don de Dios, y sin ese don de Dios se convierte en nada. Dios nos regala su gracia a través de dos caminos: oración y sacramentos, sacramentos y oración. Si no acertamos a comprender ese don de Dios, entonces todo lo demás viene seguido. Da igual bautizar al niño con una semanas, con meses o con años. No es cosa del sacramento si no de pura estética y conveniencia familiar. No digamos nada lo de las primeras comuniones. Para que los hermanitos la hagan juntos no hay problema en atrasar la del mayor un año o más. Es decir, el mayor un año sin comulgar. No pasa nada. ¿Acaso se necesita la comunión ara ser mejor persona? Pues eso… puro pelagianismo.

Y si no se ve la necesidad de bautismo o eucaristía, como para tratar de que se entienda la confirmación. Las familias la ven, en demasiados casos, como algo meramente opcional. Así nos va. Llega el momento de recibir la confirmación y siempre hay algún pero: estudios, deporte, actividades, amigos… Y el reproche a la parroquia por no saber atraer. Quizá tengan su parte de razón, pero el planteamiento que yo me hago es otro: no es fácil perseverar en la vida cristiana en la adolescencia y juventud, lo vemos cada día, ¿y pretendemos encima privar de un sacramento que es fuerza para vivir la fe y dar testimonio de ella?

La otra cuestión por resolver es la del mismo nombre del sacramento. En muchos países recibe el nombre de “crisma”, lo cual es mucho más rico y se presta a menos confusiones. Porque unido al nombre se da una confusión teológica grave según la cual el sacramento de la confirmación es algo así como la aceptación personal del bautismo que uno hace en la adolescencia o juventud. Pues no, no tiene nada que ver. La aceptación del bautismo, su renovación, ya la hacemos cada año en la noche de Pascua. El sujeto del sacramento no “confirma” nada, es confirmado en su fe por la crismación, que es muy distinto.

Llega el inicio de curso. Habrá que explicar esto muy bien a los padres y posiblemente ir adelantando la edad de la confirmación. Precisamente porque los niños adelantan que es una barbaridad, antes necesitan la fuerza del Espíritu para poder vivir como cristianos. No pasa nada por hacerlo, todo lo contrario. Preguntemos a la gente de nuestras parroquias, a esos cristianos fieles de siempre, por la edad en que recibieron el sacramento: seis, siete, ocho años… y ahí están.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Vivir en cristiano. Guarda el enlace permanente.

8 respuestas a Confirmación: tenemos un problema

  1. JoseAntoni0 dijo:

    Las chicas, que es lo que conozco, a partir de los 12 años, no creo que estén, salvo casos excepcionales, para nada de esto. Whasapp, twiter, etc…, ellas-ellas y sólo ellas, derechos-derechos-derechos y nada de obligaciones, y no necesitan a nadie-nadie-nadie.
    Es triste pero es así. Cristo no cabe en sus vidas. O no dejan que les quepa.
    Tendría que ser antes de que las hormonas les destrocen el cerebro.

    De colores

  2. Maria Lopez dijo:

    En algunas parroquias se hace justo después de la Comunión, en otras en la misma diócesis 3 años después. En las parroquias casi no hay actividades para jóvenes y adolescentes,con lo facil que sería hacerles un club social católico que no sólo les formara sino que sirviera para tener un fupo de referencia católico. Todos Sabemos lo importante que es el Grupo y los amigos para los adolescentes. Mi hija se va a Confirmar porque para mi marido y para mí es importante que reciba el Sacramento,pero mihermana me ha dicho quelo que su hija quiera por lo que no sé lo que hará,a esas edades no hay que ponerle las cosas difíciles a los chavales porque a esas edades tienen “otros” intereses

    • José Ronaldo dijo:

      Interesante tu comentario. En las parroquias a donde he pertenecido (unas 4) ha habido “grupos de jóvenes”; los mismos sobreviven “a pesar de los curas”. No conozco una parroquia en cuyos planes se priorice a los jóvenes. Alguien alguna vez me comentó: “ese es parte del problema de que los curas no sean casados, no tengan familia ni tengan hijos”; saben de los adolescentes y de los jóvenes, en “teoría”.
      Cosa contraria sucede en las iglesias protestantes que conozco. Los pastores y la comunidad en general “apuestan” por los jóvenes; los congregan, les dan acompañamiento, les motivan, les hacen partícipes de la marcha de la congregación. Te aporto otro dato: en la universidad donde trabajo casi cada año se organiza “un grupo cristiano de jóvenes”. Nunca, en los años que llevo trabajando allí, he visto que se organice un “grupo de jóvenes católicos”. Si de jóvenes se trata, la Iglesia tiene aún mucho que aprender. Claro…me puedes hablar sobre las Jornadas Mundiales de la Juventud, pero eso…tiene otras aristas. Bendiciones del Señor.

  3. Ana azul dijo:

    La verdad es que es un tema que nunca he entendido. No se le da la importancia que verdaderamente tiene
    Ana

  4. obreloz dijo:

    Un saludo, he sabido de casos que hay personas que se enteran hasta ultimo momento que necesitan “el tramite” de la confirmación antes de casarse por la iglesia, es lamentable la cantidad de católicos no practicantes que hay.

  5. Myrian dijo:

    La verdad es que muchos/as no pisan la Iglesia en cuanto hacen la primera Comunión, también es verdad que da gusto ver como otros acuden siempre a Misa y lo más bonito, en compañía de sus padres, yo me fijo mucho en estas cosas y lo veo. El Sacramento de la Confirmación les pilla en una edad un poco complicada y con muchas actividades extra..yo he sido catequista de Confirmación y reconozco que hay que motivarlos mucho, no obstante no me quejo de la respuesta. También recuerdo algo de aquella época ( hace unos diez años) había un grupo de jóvenes que había asistido a la Catequesis para recibir el Sacramento los años que se requerían para ello y no fueron confirmados, cual no sería mi sorpresa cuando pregunto el motivo al sacerdote y me contesta que el catequista (un seminarista,) le había dicho que no estaban preparados para ello..después de los dos cursos!!. A mi me pareció muy mal, yo conocía los chavales, asistían y participaban en todo y en cualquier caso algo tendría que ver el en el fracaso, si se le puede llamar así, ya que era su monitor y responsable de los mismos, por cierto, llevamos amistad, al día de hoy es sacerdote, pero la verdad ante todo, nunca entendí aquella actitud o castigo para con los chicos que esperaban el día con la ilusión lógica, se les negó el Sacramento, pero también es verdad que no han vuelto a pisar la Iglesia y en este caso hasta les entiendo. Saludos

    • Maria Lopez dijo:

      No me extraña que no volvieran a pisar la iglesia si después de dedicar 2 años a preparar su confirmación, se la negaron injustament en una edad en la que son super sensibles. Es una etapa en la que se están buscando a si mismos y los curas no deberían ser muy exigentes. Somos muchos los que incluso hemos tenido una crisis de fe en esa etapa de nuestras vidas. Yo misma estuve desde los 16 hasta los 20 apartada de la fe y eso que me Confirme con 13 años y sólo unos meses de preparación.

  6. Blanca dijo:

    Saludos, Jorge,
    Por falta de tiempo no dejé un comentario ayer.
    Para los papás de hoy, y viene de lejos, la Primera Comunión, es lo más grande que pueden celebrar con el niño o la nena….Gran fiesta, invitan a familiares y amigos…..Lo que siempre hemos dicho. Lo convierten en un acto social que les “obliga” a pasar por la Iglesia a los niños mediante las Catequesis, y a los papis con unas reuniones….(Si no ponen excusas de peso y mandan a la abuelita)…Es como una “puesta de largo “ que se decía y celebraba en mi juventud, en las familias adineradas….
    Con la Comunión y LA FIESTA, se termina todo para mucha gente: hay que entrenar, hay que…. Todo menos, seguir caminando e la vida cristiana, que comenzó en el Bautismo, pero que tampoco le dieron la importancia que tiene.

    La Confirmación, para aquellos que no dejan la Parroquia y continúan las Catequesis y en su vida personal, hacen oración y viven en cristiano, es un paso de CONFIRMAR que VIVEN LA FE….Un sacramento que ignoran los que lo desprecian. Hay gente que de mayores lo piden . Este año una hija de Isabel Preysler , Tamara Falcó Preysler, se confirmó en una celebración en la que todos eran mayores y la prensa lo dio lo dio como una noticia. Esta chica había empezado a vivir la fe y asistía a Retiros de la Renovación Carismática y fue ella la que solicitó la Confirmación…

    Antes de terminar la preparación para la Primera Comunión, tanto a los niños como a sus padres habría que rogarles que no les privasen de las catequesis posteriores que les prepararían para la Confirmación, dándoles a conocer la ventaja de vivir en cristiano, frente a una vida vacía…El cristiano, no pierde en tiempo: Es buen hijo, buen estudiante, buen amigo, buen padre , llegado el momento….ESO parece que lo ignoran…¡¡Qué no es perder el tiempo, que es la mejor manera de no perderlo!!…
    Un abrazo
    http://www.isladesentimientos.es/

Los comentarios están cerrados.