SOS. Necesito ayuda urgente de los lectores

 

Me estoy atascando con los adjetivos. Por eso, una vez más, pido el auxilio de mis lectores y comentaristas. Porque servidor sabe –o creía que sabía- lo que es un católico.

Pero resulta que lo que mola es ser católico de adjetivo. Me explico:

Mantenemos el sustantivo: CATÓLICO.

Y después aplicamos los adjetivos:

Ultraliberal – liberal – moderado – conservador – progresista – ultraconservador – reaccionario – cavernícola – neocon – abierto – cerrado – (Se admiten más).

Y ahora algunas preguntas:

¿Cuál sería el matiz fundamental para distinguir, por ejemplo, un católico liberal, de un ultraliberal? ¿Y las diferencias entre neocon y ultraconservador? ¿Y entre liberal y progresista? ¿Y entre ultraconservador y cavernícola?

Les agradecería mucho que me ayudaran a poner un poco de luz, porque me estoy perdiendo por momentos.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Cosas de la vida. Guarda el enlace permanente.

7 respuestas a SOS. Necesito ayuda urgente de los lectores

  1. Eduardo dijo:

    Yo lo único que quiero ser es un “pobre” católico, “apostólico” y “romano”… y que al final de mi vida, junto con santa Teresa, digan que he muerto hijo de la Iglesia (de modo inmerecido). Nada más. Los demás adjetivos los oigo todos los días, pero creo que sobran.

  2. Blanca dijo:

    Saludos, Jorge,
    Dices:” lo que mola es ser católico de adjetivo”…
    Pues yo soy católica, sin más…. No tengo tampoco adjetivos.
    Coincido con lo que dice Eduardo….Qué el día que me llegue la hora de partir, pueda decir como Santa Teresa:” Al fin muero siendo hija de la Iglesia”
    Los santos, nos dan lecciones de vivir una vida de amor a Dios y a los demás según el carisma de cada uno…. Pero sin cansarse…. “Hasta que duela”- decía la Beata Madre Teresa de Calcuta, Eso exige oración y alimentarse con lecturas que nos ayuden, tanto de la Escritura, sobre todo EVANGELIO, como de hombres y mujeres que nos han dejado un legado para no despreciarlo
    Un abrazo
    http://www.isladesentimientos.es/

  3. Carmen López dijo:

    A mi me parece que hay católicos con mucha fe y católicos con una poquita. También hay católicos enamorados de la Iglesia y otros que no lo están. El resto de las divisiones que comentas opino que no tienen ningún sentido y los que las usan tienen un buen lío en la cabeza.

  4. Romualdo dijo:

    Pues yo diría que “católico” define lo que se cree, lo que se vive y a Quien se sigue… y los “adjetivos” son la excusa para creer, vivir y seguir algo diferente… como escuche decir una vez, “ser católico a mi manera es la mejor manera de no ser católico”… DLB!

  5. Es usted un cura con “mu mala idea” cómo decimos aquí en Jaén.
    Católico es universal, la unidad (Padre que todos sean uno como…) En cuanto uno se etiqueta, se diferencia. Cuando se diferencia ya no es universal. Cuando no es universal ya no es católico.

    Nuestro perfeccionamiento es solamente el crecimiento continuo. No podemos ser perfectos. Sucede que, algunos, en vez de crecer, decrecen. Por eso se ponen etiquetas. Todo adjetivo, toda etiqueta, crea separación. La separación es siempre violencia. El Reino es de los pacíficos.

    Aprovecho para considerar su definición: de profesión…cura.

    Desgraciadamente muchos de entre los sacerdotes, en sus ratos libres, se dedican al sacerdocio. Antes están en ser periodistas, profesores, músicos…yo solo quiero un sacerdote que sea sacerdote. Y que sepa acoger como el Padre. Lo demás viene por añadidura. Estoy leyendo sus artículos. He visto que ha tenido la sabiduría de: “Y el Verbo se hizo Carne, y habitó entre nosotros” ¡Cuán pocos se dan cuenta del significado de habitar entre nosotros.

    Un cordial saludo para todos.

  6. Ana azul dijo:

    Un católico es un católico y punto. No entiendo esa manía de unir la religión católica a la política. No lo entiendo, la verdad
    Ana

  7. pedro dìez dijo:

    Ser católico no es como llevar una insignia en el pecho apuntándose a uno se esos adjetivos que se han nombrado arriba, es dejarse llevar por Jesús en la oración con la humildad de María. Esa entrega sincera se traducirá en una alegría interior, ajena a si soy progre o conservador. Me ha encantado la frase de Santa Teresa de Jesús.
    Un abrazo

Los comentarios están cerrados.