Beatificación el próximo domingo y rasgamiento de vestiduras. Con dos recomendaciones


El rasgamiento de vestiduras debería ser declarado deporte olímpico en los próximos juegos. O quizá mejor deporte nacional español. Porque hay que ver con qué facilidad nos rasgamos las vestiduras y nos sentimos escandalizados cuando nos conviene.

 

El próximo domingo los católicos tendremos el gozo de ver cómo son elevados a los altares 523 hermanos a los que les fue arrebatada la vida en la guerra civil española por su condición de católicos. Con estos pasan ya de 1.500 los beatos y creo son 11 los santos mártires en la guerra civil española. Su único delito: ser católicos, y en su mayor parte religiosos y sacerdotes.

 

Pues hay que ver cómo escuece este acontecimiento a algunos llamados católicos. Por eso lo de rasgarse las vestiduras. Los argumentos son viejísimos: fascistas contra el gobierno legítimo de la República ¡legítimo, ja!, curas delatores de rojos, iglesia franquista e ¡impulsora de la guerra civil!, beatificaciones que impiden que se cierren las viejas heridas… Una iglesia que lo que tiene que hacer es pedir perdón por su desastrosa actuación en la guerra civil. No hace falta seguir, me temo.

He sido religioso agustino de los del Escorial, una provincia que dejó en la guerra civil 107 religiosos asesinados, de los cuales son beatos 63 asesinados en Paracuellos del Jarama (Madrid). Fascistas y enemigos del pueblo como el P. Gerardo Gil, apóstol de los pobres en San Lorenzo, constructor de viviendas sociales, profesor. Agustinos que se dejaron los ojos en clases nocturnas, montepíos, previsiones sociales. Tan perversos que murieron perdonando a sus verdugos y animándose en el trance de dar la vida por Cristo. Algún novicio dejó su vida con dieciséis años.

Quiero hacer dos recomendaciones en estos días.

 

La primera es que lean o relean la que creo es la mejor obra sobre la persecución religiosa en España. Precisamente lleva como título “Historia de la persecución religiosa en España. 1936-1939” y su autor es Antonio Montero Moreno, quien posteriormente fuera arzobispo de Mérida Badajoz. Está publicado en la B.A.C. y se encuentra sin problemas. Ahí habla D. Antonio de 4.184 víctimas del clero secular, 2.365 religiosos y 283 religiosas. A estos datos, hay que añadir lo que D. Antonio denomina “el martirio de las cosas”: cientos de iglesias completamente destruidas (por ejemplo 354 en Asturias, 800 en Valencia), miles saqueadas y profanadas… Una obra para leer y releer, para descubrir el heroísmo de la fe.

La otra recomendación, especialmente a los lectores que vivan en Madrid o sus alrededores, es que algún día se acerquen a visitar el cementerio de los mártires de Paracuellos del Jarama, que permanece abierto de miércoles a domingo y en horario de 10 a 14 h. No menos de cinco mil fusilados entre los días 7 de noviembre y 3 de diciembre de 1936, que reposan en siete estremecedoras fosas. Entre estos, un gran número de religiosos.

Nadie quiere abrir heridas, ni fomentar odios. Un católico va a Paracuellos para acercarse a los asesinados por la fe, para rezar por víctimas y verdugos, para pedir que nunca más. Paseando por entre las enormes fosas uno se conmueve ante la fortaleza de los mártires, que en muchos casos supieron morir con la palabra perdón en sus labios.

Oiga, que es que al acabar la guerra civil, la Iglesia se puso del lado de Franco. Hombre, claro ¿qué pretendían, que levantase un monumento a Carrillo y la Pasionaria?

Y en lo de perdonar no hace falta insistir. La Iglesia ha pedido perdón por sus errores, Y los mártires murieron perdonando. Esa es la auténtica reconciliación.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Vivir en cristiano. Guarda el enlace permanente.

4 respuestas a Beatificación el próximo domingo y rasgamiento de vestiduras. Con dos recomendaciones

  1. JoseAntoni0 dijo:

    El odio desconoce lo que es el perdón. Es ciego y sordo. Se arrastra y huele a sangre.
    Es muy viejo, es casi eterno, o quizás eterno, por quien es su maestro.
    Habrá que prepararse para la ventolera de los medios seculares. Si con las entrevistas del Papa se pusieron así…con esto van a empezar a ventilar aquello que tienen dentro…
    “Examinadlo todo y quedáos con lo bueno”: me quedo con el Amor, la Gracia y el Perdón de las víctimas.
    Que se queden ellos con su resentimiento.
    Alabado sea Jesucristo.
    De colores.

  2. Blanca dijo:

    Saludos, Jorge,
    Voy a leer los enlaces que nos ofreces.
    He sido alumna de la Institución Teresiana, y el Fundador P. Poveda fue martirizado. Hoy San Pedro Poveda. También una Teresiana, maestra jovencita Victoria Díez, fue matizada en Jaén.
    Como soy mayor me eduque en unos momentos que estaba relativamente cerca todo lo que pasó y nos hablaban mucho del martirio del Padre y de Victoria, hoy Beata. Y de la persecución que pasaron.
    Hoy es gozo para nosotros los católicos, lo que en tiempos fue sangre y lágrimas para aquellas familias y sus gentes. Que desde el cielo intercedan para que no se repitan estas atrocidades
    …. La explosión de la bomba en la Basílica del Pilar y más cosas que han sucedido…. Veo en ello como restos de aquel pasado tan atroz….
    Prefiero dejarte un comentario, porque si me pongo a leer los enlaces igual no tengo tiempo.
    Feliz fin de semana!
    http://www.isladesentimientos.es

  3. J. Ronaldo de la Roca H. dijo:

    Apenas tendría unos 6 años, pero recuerdo que alguien cercano a mi familia llevó un libro, con fotografías…cuerpos torturados, rostros con las órbitas de los ojos vacías, caras destrozadas; veía como a mi madre se le humedecían los ojos. Yo pregunté….”son monjitas y padrecitos de España hijo”, me contestó. Durante muchos años, cuando tenía fiebre, esos cuadros volvían a aparecer en mis pesadillas.
    Aún hoy, me estremezco al recordarlo. ¡Loor a nuestros héroes y mártires!
    Desde Guatemala, con mis mejores sentimientos y oraciones para esos hermanos en la fe, y con ellos, a sus familiares, amigos y conocidos.

  4. Carmen López dijo:

    Tan impresionante como el horror que fue, es cómo se niegan a verlo tantos. Muchos de ellos buenas personas, y también inteligentes, pero manipulados hasta la última neurona.
    Yo doy gracias por que ahora veo. No hace tantos años padecía de la misma ceguera (en mi caso la venda me la ponía el grupo prisa, estuvo años, día a día, haciéndolo. Aunque realmente el que es un maestro en manejar las vendas para los ojos está mas abajo).
    Enhorabuena por tu precioso artículo sobre el tema,Jorge.

Los comentarios están cerrados.