El “colomato”

ColomatoRocío es gitana de pura cepa y orgullosa de serlo. Nos conocemos desde hace tiempo, cuando su parroquia nos la derivó a Cáritas para que la ayudáramos con alimentos. No sé cuántos churumbeles y una alegría que no la cabe en el cuerpo.

Yo creo que llevamos ayudando a Rocío cerca de dos años. Cada dos semanas, como tantas y tantas familias, aquí acude y le vamos llenando el carro de la compra con lo que buenamente se puede dependiendo del momento: que si leche, legumbres, galletas y cacao para los chicos, unas latillas, aceite… Lo que haya.

Pues menudo susto que se ha llevado el otro día. Porque le hemos comunicado oficialmente que a partir de diciembre se acaba el reparto gratuito de alimentos y a cambio podrán acceder al economato, que les ofrecerá muchas más cosas como por ejemplo yogures, congelados, huevos, verduras, productos de aseo y limpieza, y todo a un coste muy reducido, vamos, que casi puede hacer la compra entera.

Después de la primera impresión se muestra encantada, aunque no conseguimos que le salga la palabra. Nos decía… ¡ay Señor, yo en un “colomato”! si no sé qué es esa cosa… Un colomato…

Como Rocío son muchas las familias a las que ya se les ha ido entregando el carnet para que puedan hacer sus compras en el “colomato” que dice la amiga Rocío. Si Dios quiere, el próximo dos de diciembre monseñor Fidel Herráez bendecirá las instalaciones y desde ese momento se abrirá la “tienda” en principio dos días por semana para dar atención de momento a unas sesenta familias que esperamos lleguen a cien en poco tiempo.

Hoy tendremos una nueva reunión con los voluntarios –creo que tenemos unos veinte para el proyecto– y ya solo queda garantizar los productos, bien por donaciones, bien por compra a mayoristas y abrir la tienda.

De aquí al lunes dos de diciembre me temo que será una locura. Pero ya os iré contando. Y a ver si despacito mi amiga Rocío se aprende la palabra: E C O N O M A T O. ¿Colomato dice usté?

NOTA DEL BLOGGUER:
Como bien pueden imaginar, tanto el nombre de Rocío como sus circunstancias son pura invención. Lo único real es lo del colomato…

La foto corresponde a las instalaciones del economato de la parroquia de la Beata María Ana Mogas a punto de inaugurarse.

Para conocer más sobre la experiencia de Cáritas con los economatos:

Córdoba, Valencia, Cartagena, Segovia, Huelva.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Solidaridad. Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a El “colomato”

  1. JoseAntoni0 dijo:

    Me gusta más lo del colomato, es más folclórico….más nuestro….más familiar……

  2. Myrian dijo:

    Es que los gitanos tienen su propia personalidad, sobre todo cuando hablan, simpatía y gracia a raudales, mucha alegría, buen carácter, hace bien estar orgullosa de lo que es, claro que si Rocío!

Los comentarios están cerrados.