Mucho buenismo y pocas soluciones

Debe ser que hoy me he levantado “masoca” porque sé que con esta entrada me van a caer más palos que a una estera. Qué le vamos a hacer, la vida es así, no la he inventado yo…

Alguna vez he hablado de lo que un servidor llama “buenismo” y que me parece no solo inútil sino peligrosísimo. Qué quieren que les diga. Que una cosa es la caridad cristiana y otra muy distinta la inconsciencia y el no saber dónde estamos, y además que lo mejor demasiadas veces es un cruel enemigo de lo bueno.

Más aún, el buenismo –insisto que en la forma de verlo un servidor- peca constantemente de ofrecer sueños sin concretar soluciones, lo cual es aún más nefasto. No hay un solo buenista que ofrezca una alternativa real. Y para buenas palabras, frases grandilocuentes e idealismos varios, valemos todos.

Vamos a por ejemplos.

Buenismo uno. Las famosas cuchillas de las vallas de Ceuta y Melilla. Antes de nada unas preguntas. ¿Mantenemos esas fronteras? ¿Creemos que la entrada de extranjeros en España y por consiguiente en la Unión Europea ha de estar regulada o por el contrario debe ser libre para todos los ciudadanos del mundo?

Si ha de ser libre total, no hay más que decir, que vengan todos los habitantes del mundo que lo deseen a trabajar, a vivir o a delinquir, que de todo hay en la viña del Señor, y sea lo que Dios quiera. Ya nos apañaremos. Pero si no ha de ser libre total habrá que poner fronteras. Y si aun poniéndolas la gente se la salta y se cuela, habrá que buscar otras soluciones. Vale, cuchillas no. ¿Alguien nos podría sugerir algo alternativo y eficaz cien por cien?

Buenismo dos. Sanidad para todos, papeles para todos, derechos para todos, ayudas para todos. No me parece mal. Pero si el dinero que hay tiene que llegar a muchos más, andaremos más justos. Por mí de acuerdo. Si con un sueldo en casa en lugar de mantenerse cuatro, tienen que hacerlo seis, entiendo que comerán peor. Además de que si para comer, tener seguridad social, pensión no hace falta ni trabajar ni nada, a lo mejor fomentamos la economía sumergida y tampoco es bueno. En fin, cosas mías.
Buenismo tres. Qué malos son los bancos y que malo el dinero per se. Pues si el dinero es malo per se, volvamos al trueque. Y si los bancos son malos per se, a guardar el dinero en un ladrillo. ¿Es la solución? Yo creo que no. Pero insisto, cosas mías.

Queda fantástico andar por la vida con cara de sabio y santo proclamando la abolición de todas las fronteras, la maldad del dinero, la perversidad de los bancos y la proclamación de un mundo nuevo donde todo sea de todos, la gente comparta feliz con el menesteroso, todos seamos buenísimos y te quiero y me quieres. Perfecto. Está genial.

Rafaela, serrana ya saben, tiene sus respuestas. Por ejemplo, que creerá en lo de abajo las fronteras cuando aquellos que lo anuncian tengan sus casas sin cerraduras y sus mochilas y bolsillos sin cremalleras. Que lo de la sanidad y pensiones para todos que muy bien, pero que ella y su marido han estado cotizando más de cuarenta años y que ahora resulta que a los que jamás cotizaron e incluso no tienen ni papeles, los atienden igual que a ella y les dan una pensión, y que en sus cortas entendederas piensa que tampoco es justo.

Y que en cuanto al dinero y los bancos a ella la viene bien, tiene el dinero guardado, le pagan los recibos y hasta  se ha hecho una tarjeta. Igual que antes cuando iba de compras con los billetes guardados en la faja. Es verdad que hay gente que se queja de los bancos por eso de los desahucios y tal, pero como dice Rafaela, deja el tema que de eso hay mucho que hablar y aquí nos conocemos todos.
Acabo de hablar con ella, le he dicho que iba a escribir de esto y que se iba a liar. Esta es su respuesta: que se líe, pero esos que ponen pegas, que te señalen tres leyes que pondrían en marcha mañana si fueran presidentes del gobierno. Luego me asomo a leer, que voy a ver si empiezo a preparar unas patatitas con bacalao para el almuerzo. ¿Gustas?

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

7 respuestas a Mucho buenismo y pocas soluciones

  1. Maria Lopez Sanchez dijo:

    Totalmente de acuerdo con usted una vez más, y mucho más aún en este tiempo de crisis en que hay recortes en sanidad, educación y que muchos viven hoy día gracias a las aportaciones de cáritas, que no del Estado. Y al fin y al cabo, no nos engañemos, los que vienen no comparten nuestras costumbres ni respetan nuestra religión y en cuanto llegan a cierto número incluso intentan imponernos las suyas, lo sé bien porque mis padres vivieron muchos años en Tetuán, de los padres de mi primer novio también ( estuvimos 9 años juntos por lo que he oído muchas anécdotas). No nos engañemos, ellos esperan la reconquista de Al-Andalus, que recuerdo llegaba hasta la cornisa cantábrica( Asturias, Vascongadas). Sólo nos falta invitarles a entrar.

  2. Blanca dijo:

    Saludos, Jorge:
    La realidad pura y cruda es que no nos convienen esos inmigrantes africanos….Sabemos que pasa con ellos cuando echan raíces y se sienten en nuestro país como en su propia casa, que no aceptan nuestras leyes y tratan de imponernos las suyas , poco a poco….Consiguen todo lo que citas en tu artículo y un poco más…
    Pero por otro lado está…. La conciencia cristiana….
    NO ME ACLARO.
    Te confieso que por un lado les rechazo totalmente…..
    Y por otro lado tengo reparos en aprobar el modo de impedir que vengan…. El muro de las cuchillas, además de brutal, esa alambrada, algunos consiguen entrar y otros mueren en el intento….Como ha ocurrido recientemente…
    Ahora SÍ…Como lleguen a tener responsabilidades, y aun sin tenerlas…..NO NOS CONVIENEN, EL FUTURO CON ELLOS SERÍA TERRIBLE…Habría que impedir de otra FORMA que puedan entrar en nuestro país….
    He visto en comentarios a este artículo tuyos muy dispares y opuestos….
    Un abrazo

  3. carolgar dijo:

    Cuanta razón tiene D. Jorge, pero estamos en la era del tonto buenismo y lo politicamente correcto y quien no se apunta a ello, ya sabe: facha, falto de caridad, mal cristiano…. porque” un cristiano no pude hacer distinciones” y hay que ayudar a todo el mundo, ( aunque a los cristianos nos discriminen y maten en muchos de esos paises de los que proceden los ” acogidos” y aqui tengan cero respeto por nuestras creencias y nulo interes en integrarse) etc etc etc …. lo mas gracioso es que muchos de esos tontos buenistas cuanto les dices que se paguen el buenismo de su propio bolsillo,y acojan en sus casas y mantengan a todo aquel que quiera entrar, porque los demas ya no podemos ni mantenernos nosotros mismos, miran para otro lado y te suelen soltar las bondades de un mundo sin fronteras y la caridad universal, aunque ellos no sean capaces de soltar una limosna al pobre “autóctono” que tienen al lado, porque lo guay es disparar con polvora ajena y pasar por ser el paradigma de la caridad universal, eso sí, que el dinero lo ponga el estado o la iglesia….osea, TODOS, estén , o no, de acuerdo.Mucha palabreria barata pero poca sesera porque lo que esta visto es que de donde no hay no se puede repartir y, como mínimo deberia de pedirse a muchos de esos paises de los que proceden , un poco de equiparacion en su trato con los sufridos y escasos cristianos que permiten entrar en ellos.En fin, cosas de la ” invasión silenciosa”.Ya despertaremos

  4. Ana azul dijo:

    ESTOY TOTALMENTE DE ACUERDO
    ANA

  5. Carmen Lopez dijo:

    Lo que tengo claro es que la legalidad debe respetarse. Las propuestas deben concretarse en leyes y las leyes obedecerse.
    Es muy simple eso de hablar desde lejos y genéricamente: “no a los recortes”, por ejemplo. Lo utiliza la izquierda sabiendo que es imposible.
    Respecto a los inmigrantes lo importante es hacerlo todo dentro de la ley. Y la concienciación del primer mundo de que esto ya no puede seguir así. O ayudamos mas a los que viven tan mal en sus países o vendrán poco a poco a los nuestros. Porque ahora pueden ver las diferencias en la tv o en internet.
    La esperanza se basa en que ellos quieren seguir en sus países y muy poca ayuda allí es mucha. Es mucho mas caro mantener en europa a un inmigrante que ayudarle para que pueda seguir en su país.
    Lo malo es que seguimos mirando para otro lado y ocupándonos de cosas mucho menos importantes.
    Yo rezo cada día por esto.
    Gracias, Jorge, por ponernos a pensar.

    • Maria Lopez Sanchez dijo:

      Carmen, el problema es que en nuestro país hay mucha gente “des-asistida”, hay muchas personas con enfermedades menos comunes que no contamos con ningún tipo de ayuda, ha habido recortes para personas discapacitadas que necesitan asistencias, Montse lleva 13 días en huelga de hambre en la Puerta del Sol. Es discapacitada y le han quitado el subsidio que tenía. No es falta de solidaridad, pero antes de arreglar los problemas de los demás debemos atender los que tenemos en casa, en nuestro propio país, cada vez hay más gente que pierde su hogar por no poder pagar la hipoteca, gente que no tiene para comer y recurre ayudas asistenciales. Hay que ayudar a paliar el hambre en el mundo, de acuerdo, pero el conseguir que esas personas, en su mayoría jóvenes no quieran venir a países más ricos donde parece que se atan los perros con longaniza no lo vas a conseguir. Yo veo Españoles por el Mundo y programas parecidos y si no me he liado la manta a la cabeza y he probado suerte en otros países es porque estoy enferma que si no….. ¡Todos queremos mejorar! y si ves que en otros países tienen condiciones de vida mejores que las tuyas es fácil probar suerte. No nos engañemos la mayoría de películas americanas te muestran casas espectaculares, coches gigantes y un nivel de vida que por desgracia no tienen todos en EEUU pero como te transmiten eso ¿Cuántos de nosotros no hemos deseado en nuestra juventud vivir allí?. Los que vienen no están tan mal, no olvidemos que las mafias que les traen les cobran caro el viaje, no sirve como dices con “un poco de ayuda”.
      Ayudar al tercer mundo SI, pero no se pueden derribar las fronteras y las leyes hay que hacerlas respetar. Inmigración necesaria SI, invasión incontrolada NO.

Los comentarios están cerrados.