Conserve cada cual su puesto

Había una vez un anciano fraile que siempre que surgía un conflicto en la comunidad exclamaba: “conserve cada cual su puesto”. Sabio religioso. Porque aquí los grandes conflictos de las parroquias estriban justamente en esto.

¿Y cuál es el puesto de cada cual?

El mayor problema en todo esto es que a los curas nos encanta hacer de laicos, especialmente de trabajadores sociales. Es mucho más gratificante dar bolsas de comida a los necesitados, arreglar los papeles de Mohamed, buscar un trabajo para Oswaldo Humberto y acompañar al médico a la señora Rafaela que esa ingrata tarea de educar en la fe, celebrar los sacramentos, animar a la oración, echar buenos ratos en el confesionario y ayudar y exhortar a sus fieles a vivir no según el beneplácito de los hombres, sino conforme a las exigencias de la doctrina y de la vida cristiana.

Pero claro, si el cura se dedica a trabajar de laico resulta que los laicos, de manera especial las laicas, y especialísima algunas religiosas, van asumiendo papeles de cura. Ellos preparan las celebraciones, organizan la catequesis, deciden cantos y moniciones y hasta lo que el sacerdote ha de predicar si te descuidas. En una parroquia en la que estuve me contaban que el párroco participaba mucho en la asociación de vecinos, y como por esa causa había días que no llegada a tiempo para celebrar la eucaristía, tenía su Rafaela de turno que se montaba sus celebraciones de la palabra y luego distribuía la comunión.

Pues lo que digo de la liturgia lo puedo aplicar por ejemplo a la enseñanza. Cuántas parroquias tienen la catequesis en manos de Manolo o Puri que hacen, deshacen, imponen libros, organizan sesiones, se reúnen con los padres y montan sus celebraciones correspondientes como les sale de sus entrañas. Eso no es delegar, eso es que un sacerdote no se toma en serio su ministerio.

Lo mismo podría decir de los obispos, cuya misión es santificar, enseñar y regir, como la de cualquier sacerdote, pero a lo grande, porque su responsabilidad es mayor. Pues haylos que prefieren ir de chachi guay y ejercer de coleguis más que de sucesores de los apóstoles. ¿Consecuencias? Pues que otro se alza con su puesto, normalmente un vicario general o asimilado, que es el que en definitiva hace, deshace y corta el bacalao.

El mundo al revés. La monja contemplativa quiere dedicarse al ministerio de la caridad y pasar el día mareando la chancleta. Mala cosa. El fraile de vida activa de repente decide que lo suyo es un monasterio. Vaya por Dios. Doña María, casada y con tres hijos, ha descubierto que lo que le va es organizar celebraciones, pasarse el día en el altar, soltar unas moniciones que parecen homilías y quejosa por no poder decir misa. Don Jesús, cura párroco, donde realmente echa horas es en el bar y repartiendo mantas en Cáritas, a la vez que Juan, casado y con sus hijos, como mejor se siente es escapándose a un monasterio cada tres meses y poniéndose la cogulla que le hizo su santa esposa para sentirse monje (santa esposa y santa paciencia de aguantarle).

Conserve cada cual su puesto. Si no, esto no es una Iglesia, esto es un jolgorio pseudo místico. Y les aseguro que no tiene nada que ver.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

5 respuestas a Conserve cada cual su puesto

  1. karmenfl dijo:

    jajajaja, críticas le lloverán, pero no será porque no habla usted claro….

  2. Maria dijo:

    De la cruz a la fecha totalmente de acuerdo. Con el agravante de que crea la sensación de capillitas y el resto de la gente huye.

  3. Blanca dijo:

    Saludos, Jorge,
    De todos los ejemplos que pones, yo te podría contar casos parecidos, pero unos pocos….
    Dice un refrán que no hay regla sin excepción….Bien creo que esos que nos citas como desubicados, son las EXCEPCIONES….La Iglesia pueblo de Dios sigue su marcha y creo que no podemos dedicarles a los desubicados nuestro tiempo, salvo que nos sobre….
    Jesús llamó HOMBRES DE POCA FE a los apóstoles cuando tuvieron miedo….¡¡Que no nos lo llame también a nosotros!!…
    Son legión los católicos de todas las vocaciones que se están dejando la vida trabajando en la misma brecha cada uno según su carisma. Demos gracias a Dios por ellos y no dediquemos tiempo a quienes con su vida dan lugar a que la Iglesia parezca:” jolgorio pseudo místico”.
    Un abrazo

  4. María dijo:

    Hay una cosa que no termino de comprender. Según eso, ¿los laicos no tienen voz y voto efectivo en la pastoral? ¿Un cura, solo por el hecho de serlo, es siempre-siempre, la persona más adecuada para todos los temas de pastoral?

    Voy a poner un ejemplo: en mi parroquia hay 4 coordinadoras de catequesis, una por cada templo, (dá la csualidad de que son mujeres todas ellas), y entre ellas deciden los temarios y la línea de actuación de la catequesis. No lo hacen solas, sino en coordinación con la Delegación Diocesana de Catequesis, de la cual forma parte una de ellas. Y creo que tiene más sentido que sean ellas que el párroco quienes se encarguen de ello, porque al fin y al cabo, son las que están en contacto directo con los niños, sus familias y el resto del equipo de catequistas. Son personas formadas y preparadas en Teología y en Padagogía. ¿Realmente su sitio no es la dirección de catequesis? ¿Tiene que ser el párroco, que es imposible que esté en el día a día de la catequesis, quien decida todo solo porque no es laico?

    • Jorge dijo:

      El párroco es el último responsable de la vida de la parroquia. Delegar no es hacer dejación de funciones. Desde luego que la catequesis la organicen entre la delegación y las personas corrdinadoras de la parroquisa me parece que es puentear al párroco.

Los comentarios están cerrados.