Una imagen de la Virgen Dolorosa para la parroquia

Dolorosa pequeQuisimos hacer una fe desnuda, tan desnuda, que mucha gente se quedó huérfana. Decidimos que “su” fe, apoyada en imágenes, devociones, tradición, sentimiento e incluso mucho sentimentalismo, traducida en ofrendas, promesas, penitencia era una fe que nosotros, con la boca llena del “hay que respetar” decidimos unilateralmente calificar de “falsa”, “mágica”, “preconcliliar” y “alejada de la realidad”.

A cambio intentamos ofrecer algo, según nosotros, mucho más auténtico, escueto, liberador, genuino, conciliar y moderno. La razón es que decíamos que la gente mucha imagen y mucha procesión pero luego apenas participaban de la eucaristía o de la vida de la comunidad. La solución fue arrancar sus tradiciones y ofrecer, de repente, un algo que no alcanzaban a comprender. Pasamos, en muchos casos, de una fe profunda que calificábamos alegremente de “mágica” a la nada más absoluta.

Es curioso que a la vez que andábamos reivindicando que la liturgia fuera capaz de comprender las peculiaridades de los pueblos, impedíamos a los más cercanos vivir su fe desde sus propias peculiaridades y costumbres. Eternas contradicciones de los humanos.

El tiempo nos ha ido enseñando cosas. Por ejemplo, que la denostada y despreciada como de segunda fila religiosidad popular era una fuente enorme de evangelización, y que el asunto no estaba tanto en suprimir lo imperfecto, sino de ayudar a descubrir y vivir el misterio de Cristo partiendo de su propia realidad. Hoy sabemos que, sin dejar de reconocer sus excesos y límites, la religiosidad popular es fuente de vida cristiana y base donde anunciar a Cristo muerto y resucitado por nosotros.

Tampoco es la religiosidad popular algo de segunda destinado “a los pueblos”, como si ser de pueblo llevara consigo un ser de segunda clase también en esto. Estoy convencido de que también en las ciudades, y en las parroquias nuevas, una buena imagen ayuda y puede ser fuente de devoción y evangelización.

Dios hace las cosas y marca sus caminos. Hace unos días me llega la oferta de un buen sacerdote granaíno, David Cuerva, de donar a la parroquia una bella cabeza de una Virgen Dolorosa con la intención de que nosotros pudiéramos hacernos cargo de ella, restaurarla y exponerla al culto. Pues le he dicho que sí. Creo que será una buena cosa para la parroquia y de manera especial nos ayudará a vivir la cuaresma y la semana santa en próximos años.

Ahí os he puesto la imagen. He de decir que me gusta, que creo que tiene una bella factura. A ver la gente de la parroquia qué piensa. De momento sería exponerla al culto. Luego… ya iremos viendo.

En esta mañana de sábado os dejo la imagen de esta dolorosa rota por el llanto del hijo en el sepulcro. Quién sabe si el próximo año la podamos presentar en todo su esplendor. Quién sabe…

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

5 respuestas a Una imagen de la Virgen Dolorosa para la parroquia

  1. Blanca dijo:

    Saludos, Jorge,
    De acuerdo contigo, cuando escribes:” la religiosidad popular es fuente de vida cristiana y base donde anunciar a Cristo muerto y resucitado por nosotros.”
    Las procesiones de Semana Santa de León, (soy leonesa en el exilio). Fueron como una catequesis de la Pasión para mí. Era algo que impresionaba, que casi me hacía vivir desde la infancia LA PASIÓN…Ver cuánto nos amó Jesús….
    Recuerdo siendo muy pequeña oí cantar una saeta, y pregunté a mi madre que era eso y yo al desfilar un paso de la Dolorosa, frente a mi….. Me puse a cantar un Ave María, como se cantaban en aquella época en el ROSARIO DE LA AURORA, que también asistí alguna vez y me gustaba….Tenía tan poquita voz que, gracias a Dios salvo mi madre, que me tapó la boca, nadie se enteró…. (Anécdotas de infancia)
    La Dolorosa que te regaló el cura granadino…Me gusta. No sé si adornándola, la arreglareis o todo lo contrario.
    Yo la he insertado en el Foro.
    Feliz Pascua!, que ya solo nos faltan horas para poderlo gritar a toda voz.
    Un abrazo

  2. José Ronaldo dijo:

    Esa “fe popular” fue la que yo viví de chico, adolescente y joven. Nunca me pareció “falsa, mágica, preconciliar, alejada de la realidad”.
    No obstante, de adulto, me puse a estudiar más a fondo mi fe. Descubrí que la tal “fe popular” era incompleta, limitada quizás, pero curiosamente suficiente para mucha gente, suficiente para “el pueblo”, para la generalidad de la feligresía, para nosotros “los laicos de a pié”.
    Y sí, vivencié eso “escueto, liberador, genuino, conciliar y moderno” que muchos curas (porque a fin de cuentas se supone que son ellos los “profesionales de la teología y la fe” intentaron “vendernos”.
    Una fe infantil no se volverá adulta, porque vengan los curas y eliminen tradiciones, costumbres, devociones y nos espeten discursos y consideraciones de “modernidad”.
    Muy probablemente se haga adulta en la medida en que conozcamos más a fondo nuestra fe, en la medida en que cada uno de nosotros inicie un proceso de información/formación. Proceso que puede llevarse en una instancia “académica” (Escuela de Formación, Centro Bíblico, Facultad de Teología…) o bien, de forma autodidacta, con disciplina, tesón y algún tipo de acompañamiento.
    El asunto a fin de cuentas es cuestión de estudiar, leer, preguntar, animarse a dudar e igualmente, de buscar respuestas.
    Y es que la fe, en última instancia, es un reto, una aventura, un compromiso personal.

  3. Betsi dijo:

    Bendita imagen!

    Es válido el uso de imágenes sagradas que ayuden a los fieles a colocarse delante de los misterios de la fe cristiana.

    La devoción a María es uno de los grandes tesoros de la piedad de los pueblos de América Latina.

    María es Madre, discípula y misionera. Modelo ejemplar del seguimiento de Cristo y esperanza para el éxito de nuestro propio seguimiento.

    “El Señor te bendiga y te guarde… te muestre su rostro y te dé la paz”
    ¡Feliz Pascua de Resurrección!
    Betsi

  4. Marta dijo:

    Mi opinión superficial…
    Miro la imagen de la Dolorosa y la encuentro muy fea
    El sufrimiento es feo, no vende, nos alejamos de él
    La Dolorosa sufre tremendamente al ver a su Hijo desgarrado de dolor
    Esta imagen hará mucho bien, así, tal cual, desconchada y fea
    La piedad popular la embellecerá con besos y dolor compartido y recobrará todo su esplendor
    Hasta el dolor es bello cuando cobra sentido
    Feliz Pascua D Jorge

  5. Ana azul dijo:

    Me parece bonita y refleja perfectamente el dolor de una madre por el sufrimiento de un hijo.
    Saludos
    Ana

Los comentarios están cerrados.