La tiranía de la gente “flexible”

Servidor como ya saben, además de haber sido cura rural, es que es de pueblo. Más exactamente “serrano”. Dicen que los serranos –los de la Sierra de Madrid- somos gente buena pero bruscos como las piedras entre las que nos hemos criado. Vamos que la diplomacia, como habrán podido observar desde hace tiempo en un servidor, no es precisamente lo nuestro. El serrano es de pocos matices y mucha claridad: esto es así, y esto de la otra manera.

Servidor, además, viene de “ciencias”, de las matemáticas, el número y la medida. Es decir, que se me junta todo. Por eso me gustan las cosas claras, saber a qué atenerme, cuáles son mis derechos y obligaciones, lo que nos toca a cada cual. Quizá por eso me pone especialmente nervioso la indefinición. Cada vez que me encuentro con un compañero, un amigo, un feligrés que me dicen que es que hay que ser flexibles me pongo en guardia. Porque la experiencia me ha enseñado que lo de ser flexibles significa en la práctica que hay gente que hace lo que le viene en gana normalmente a costa de los demás.

Desde la puntualidad. Quedas a una hora para una reunión y cada cual llega cuando le parece. Y si dices algo de la puntualidad ya sabes: hay que ser flexibles. Evidente. Pero la flexibilidad de algunos supone la pérdida de tiempo de los que creen en la puntualidad como cortesía y obligación. La flexibilidad de Fulano y Mengano suponen una pérdida de tiempo para los intolerantes que se han molestado en acudir a su hora. Y es solo un ejemplo.

La flexibilidad, la libertad, el respetar lo que cada uno piensa, no es más que una tiranía pura y dura disfrazada de bonhomía, apertura, comprensión, tolerancia y espíritu evangélico. A otro perro con ese hueso.

Lo de la semana santa de Rafaela, por ejemplo. Llegó el bueno de don Jesús, agarró el ritual, hizo lo que le vino en gana, impuso su forma de hacer las cosas, cambió lo que le pareció oprtuno, añadió, suprimió… Pues con el cuento de la flexibilidad se puso a la comunidad parroquial por montera, los tomó por bobos con balcones a la calle, no respetó sus derechos ni sus deseos. Siempre hay alguien que dice: es que don Jesús es muy abierto…

No. Don Jesús es un dictador como la copa de un pino. El que hace lo que le da la gana, predica lo que le apetece, aplica la moral según sus particulares opiniones al margen de la doctrina de la Iglesia no es precisamente un demócrata. Es un dictador de la peor especie.

La diferencia esencial entre un tirano y un demócrata es que el tirano hace las cosas como le salen del arco de Cuchilleros, y el demócrata como está establecido y mandado y en profundo respeto a ello, sabiendo que no es dueño de nada, sino servidor de todos.

Evidentemente que hay cosas en las que hay que ser muy flexibles: en las horas que se echan en el despacho, en la disponibilidad para confesar y atender a la gente, en saber colocar los horarios de misa cuando convienen a la gente y no al señor cura, en renunciar a eso que te gusta porque se te necesita en la parroquia. Eso es flexibilidad y lo que sea menester. Chapeau.

Pero saltarse la liturgia, tomarse el dogma a la ligera, adaptar la moral al capricho de cada uno no es apertura ni modernidad. Es la peor de las dictaduras. Es depender de los caprichos y ocurrencias del ocurrente de turno. Y eso uno lo lleva mal. Lo de ser serrano, supongo que será eso.

P.D. UNO: Hace unos días un comentarista me decía esto: “creo que usted podría simplemente decir lo que piensa y no esconderse en esas argucias de politico da una impresión de cierta cobardía.” A mí. Precisamente a mí que no me aguantarían ni cinco minutos en la escuela diplomática.

P.D. DOS: Si quieren saber lo que es de verdad “flexibilidad”, atrévanse a poner en tela de juicio la decisión de cualquier “aperturista”. Se llevarán una sorpresa.

Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

6 respuestas a La tiranía de la gente “flexible”

  1. Dolega dijo:

    Más razón que un Santo tienes.
    Yo, en cuanto empiezo a escuchar lo de ser tolerantes, empiezo a correr.
    Y sí, se te nota que eres serrano😛
    Besazo

  2. karmenfl dijo:

    “La flexibilidad, la libertad, el respetar lo que cada uno piensa, no es más que una tiranía pura y dura disfrazada de bonhomía, apertura, comprensión, tolerancia y espíritu evangélico” … A lo mejor no gusta, pero es una verdad como un templo… de los de antes.

  3. carolgar dijo:

    Pues yo a esa “flexibilidad”, en la mayoria de los casos, la defino como ” tonto buenismo”, o irresponsabilidad ” guay”, matizada con una capa de cobardia que la convierte en pasotismo.

  4. marta dijo:

    imagino la flexibilidad como una goma elástica; si estiras demasiado se rompe!!!
    nada tiene que ver la tolerancia con el relativismo ni el yo también me apunto al carro porque todos hacen los mismo.
    Hay cosas que no deberían moverse un ápice de lo contrario dejarían de tener todo su sentido.
    Un abrazo Serrano !

  5. Blanca dijo:

    Saludos Jorge:
    Somos buenos amigos virtuales, desde hace años y mira por donde no somos iguales ni parecidos en lo que a tu persona te refieres…..Yo no soy de Madrid, no vivo en la sierra, vivo al lado del mar…No soy de Matemáticas, aunque respeto que 2 +2 sean 4, soy de letras…Y fui algo tirana pero me he vuelto flexible.

    DICES:►… saltarse la liturgia, tomarse el dogma a la ligera, adaptar la moral al capricho de cada uno no es apertura ni modernidad. Es la peor de las dictaduras◄ Eso para mí es una DESOBEDIENCIA y una falta de consideración para los fieles que van a participar…..He sido víctima de lo que relatas, hasta que NO PUDE MÁS….De nada me sirvió hablar con un fraile nuevo que llegó de párroco a una parroquia regentada por RR donde por razones de cercanía asistí durante muchos años… DESOBEDIENCIA Y PASAR DE TODO…..es lo que les pasa a los que celebran a su antojo queriendo hacer “más atractiva” la Misa, para que vaya más gente…

    Aquí sí te digo que tienes razón…En el caso que me tocó sufrir….NO CEDIÓ EN ABSOLUTO EL PADRE XXXX (Por razones de prudencia no digo su nombre)…. Siguió con sus “cositas”, y gracias a eso, después del accidente que padecí en octubre, me pasé a la Parroquia, donde participo en un Grupo y ESTOY ENCANTADA…La gente no mira el reloj de reojo porque se pasa con sus canciones (Cantaba MUY BIEN el fraile Y LO SABÍA, por eso daba preferencia a las canciones y lo esencial era a carreras porque se acababa el tiempo)…. En mi Parroquia me he encontrado a muchos que antes iban al otro lado, como yo….Nos hemos saludado y el comentario ha sido” No podía soportarle más”…
    Añado otro detalle…El GLORIA….Lo quería “adornar” tanto que a veces, se ponían los niños en corro en torno al altar y mientras el Padre cantaba ellos soltaban los globos y subían….

    Un abrazo

  6. Betsi dijo:

    Posturas irrazonables

    La flexibilidad es una de las cualidades necesarias para afrontar, de una mejor manera, los cambios y lo inesperado en nuestra vida. Es decir en situaciones accidentales. El tener una sola postura, en cosas accidentales, es propio de ideologías exageradamente rígidas.

    “Que ninguno de nosotros diga que ya ha encontrado la verdad. Vamos a buscarla de tal manera, como si fuera desconocida para los dos. Entonces podemos buscarla con suma diligencia y caridad. Para ello es necesario que nadie piense arrogantemente que ya ha encontrado la verdad” (San Agustín).

    Jorge, que Dios te colme de bendiciones!
    Betsi

Los comentarios están cerrados.