Necesitamos obispos con la mitra “mu bien atornillá”

Estoy completamente de acuerdo con eso de la sencillez, la bonhomía, la discreción y lo de no imponer nuestras creencias a nadie. Pero señores, que una cosa es no imponer y otra muy diferente que aquí todo el mundo tenga derechos menos la Iglesia.

No sé qué tendrá que ver una procesión con la Virgen María con estar en campaña electoral. En plena campaña para las europeas estamos y el jueves salieron procesiones en honor de San Isidro labrador por toda España y a nadie le pareció que vulneraran derecho alguno. Pues ya ven, llega la señora alcaldesa de Hospitalet de Llobregat y por sus santas razones ha decidido que este año no puede salir la tradicional procesión de la Virgen de Gracia de Carmona porque estamos en campaña electoral. Así nos lo hace saber Hazteoir.
Una cacicada más. Pero lo peor no es la prohibición, sino el cachondeo. Porque la señora alcaldesa, que tan clarito tiene lo de la separación Iglesia – estado, se permite decidir cuántas procesiones son convenientes en el municipio. Más aún, en un arrebato de simpatía inigualable, se despacha sugiriendo que si desean salir a la calle transcurran por la acera, con la Virgen de la mano, sin música y sin incienso con el sacerdote sin sus vestimentas litúrgicas, es decir, vestido de paisano. Maja la chica.

La señora alcaldesa con esta gesto lo único que hace es alarde de prepotencia y chulería, cosa de la que es capaz simplemente porque sabe que nunca pasará nada. Nunca pasa nada porque nuestros obispos nos han salido tan en extremo prudentes que las autoridades civiles, los ayuntamientos, comunidades autónomas y hasta la cofradía más simple saben que se pueden permitir todo, ya que por la cosa de la caridad y el no liarla, jamás tendrán un obispo enfrente. Lo más, lo más, alguna nota de esas que no lee nadie y que van redactadas de forma que digan sin decir mucho.

Recuerdo por ejemplo hace unos meses los problemas que hubo con una exposición sobre la beata Teresa de Calcuta en Vigo porque decían que era “demasiado confesional”. Ya saben cómo terminó la cosa: quitando no sé cuántos signos inequívocamente católicos para evitar que nadie se ofendiera.

Tela la que se está montando en Málaga con los pregones de las cofradías. Pues eso, solventado con alguna notita… Ahora lo de prohibir una procesión en Hospitalet. Verán como no pasa nada.

Necesitamos obispos con la mitra bien “atornillá”. Es decir, un obispo que cuando le dicen que la exposición sobre la Beata Teresa de Calcuta es “demasiado religiosa”, la levante, se la lleva a la mismísima catedral y la inaugure con el nuncio si es posible y los obispos de la provincia eclesiástica. Un obispo que ante el cachondeo de los pregones de sus cofradías, se presente a hacerlo él personalmente y de paso cite a las cofradías al día siguiente y aclare cosas firmando papeles.

Necesitamos obispos, arzobispos y cardenales que ante la prohibición de una procesión por parte de una alcaldesa, decidan presidirla personalmente, acompañados por el obispo auxiliar, los vicarios, el arcipreste y los curas de la zona. Es muy facilito ¿Qué la alcaldesa le dice que no hay procesión? No diga nada. Ni caso. Informe que la presidiré yo personalmente. Ya está bien.

Estoy hablando de ciencia ficción. ¡A Don Camilo le podía prohibir Peppone la procesión del Cristo! Ya lo hizo. Y cuando la gente no acudió por puro temor, don Camilo agarró el Cristo él solito, arreó por medio de la calle y fue la procesión de dos. De dos, y un perrillo. Eso sí, a la vuelta tenía con él a todo el pueblo. Pero es que don Camilo tenía el bonete muy bien “atornillao”. (Si desean leer esa historia de don Camilo y la procesión, la pueden encontrar aquí).

Malamente podemos pedir al pueblo de Dios que viva su fe y la confiese en medio de las dificultades si los pastores no van a la cabeza poniendo las cosas en su sitio.

Señor cardenal de Barcelona: ¡a presidir la procesión de Hospitalet!

Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a Necesitamos obispos con la mitra “mu bien atornillá”

  1. Blanca dijo:

    Saludos, Jorge: ►« Malamente podemos pedir al pueblo de Dios que viva su fe y la confiese en medio de las dificultades si los pastores no van a la cabeza poniendo las cosas en su sitio….
    Necesitamos obispos con la mitra “mu bien atornillá”»◄

    Y además el pueblo de Dios…Es decir: cada uno….Que no se deje deslumbrar por lo que les diga cualquiera que opine de otra forma…..No se puede ir por libre porque es fácil “perderse” en modas teológicas, que quitan importancia a unas cosas y se la dan a otras…. Eso se evita no yendo por libre y tratando de no dar por terminada la formación, que es tarea para toda la vida.
    ¡¡Feliz fin de semana amigos!!

  2. Enrique dijo:

    Totalmente de acuerdo. Necesitamos obispos capaces de hacerse respetar dentro y fuera de la iglesia. Porque usted habla frente a autoridades civiles, pero si empezamos a hablar sobre las pedorretas que les hacen los eclesiásticos y las “respuestas” que les dan…

  3. Tiene toda la razón y sobre todo sabiendo que estos señores que ocupan el poder son muy cobardes.

    No es la primera vez que suceden cosas muy parecidas, ya pudimos asistir a algo muy parecido con el cierre del Valle de los Caídos, era la primera vez desde el derrumbe del bloque comunista que en Europa se cerraba un centro de culto por un poder político y se prohibió la Eucaristía en un templo católico y a unas 26 personas que querían asistir se les impidió.

    Al Domingo siguiente fuimos unas 4.000 personas, se colapsó la A-6 y no les quedó más remedio que abrir las puertas, pero impidieron las misas dentro de la Basílica. Así que se celebraba la Eucaristía en el monte y he de decir que fueron las mejores misas a las que he asistido en toda mi vida. Los monjes benedictinos hacían unas homilías preciosas, nos acogían con sopa caliente y antes de la misa se rezaba el rosario y se confesaba un montón de gente. Hacía mucho frío, pero las misas entre las montañas y el ambiente de fraternidad lo compensaban con creces.

    Estuvimos así unos 2 meses más o menos, pero un Domingo una persona mayor se resbaló porque había hielo y se fracturó algún hueso… Fue definitivo, les entró pánico a que alguien se hiciera daño de verdad y eso copara todos los titulares de prensa, al Domingo siguiente ya se abrió la basílica y se celebraron las misas normalmente.

    No hace falta decir que el Arzobispo de Madrid no movió un dedo, pero aún así se consiguió… Los políticos son cobardes y conscientes que ellos se irán y nosotros seguiremos aquí… Es lo que hay.

    Así que los católicos de Hospitalet, que hagan su procesión que les aseguro que todo Hospitalet no cabe en un furgón policial…

Los comentarios están cerrados.