Elecciones europeas: nos está bien por bobos

Tras las elecciones europeas de ayer supongo que habrá muchos católicos felices. Yo para nada. Más aún, no solo no me siento feliz, sino que estoy muy preocupado. Las razones son evidentes. Me preocupa que entre la extrema izquierda (IU y adyacentes) y la extremísima izquierda que es “Podemos” hayan cosechado nada menos que 2.800.000 votos. Me preocupa que en el País Vasco Bildu (Eta) se haya alzado con más de 177.000 o que en Cataluña la fuerza política más votada sea Esquerra.

Habrá católicos encantadísimos pensando que el triunfo de la izquierda y de los partidos más separatistas significa que avanzamos por las sendas evangélicas de una mayor justicia social mientras se consolida el ansia de libertad de los pueblos. Bien, esto es como proclamar que las naciones más fieles a Jesucristo son Cuba y Venezuela y que lo que pasó en los Balcanes es el triunfo de la libertad y la solidaridad entre naciones. Como bien suele decirse, a otro perro con ese hueso.

Lo cierto es que la izquierda ha ganado por goleada. Si sumamos PSOE, Izquierda plural, Podemos y UPyD, casi el 40 % de los votos frente al 26 % del Partido popular. Miedo me da.

Ganar la izquierda y por goleada significa cosas muy serias. Vista la experiencia de años anteriores y de naciones del mundo nada menos que mayor empobrecimiento, aborto libre sin más, destrucción de la familia y la fe restringida al ámbito de lo privadísimo y ahogada en todo lo que sea posible. Para mí, insisto, muy malas noticias. Atentos en los próximos años a temas como libertad de enseñanza. Ya lo verán: el que quiera enseñanza confesional que se la pague. Es muy viejo.

Pero… nosotros nos lo hemos buscado. Algunas razones para afirmarlo:

PRIMERA. Los partidos políticos mayoritarios llevan AÑOS tomando el pelo a los ciudadanos, que sienten que mientras se nos obliga a un apretar constante el cinturón, la casta política vive en un mundo ideal de compadreo, comisión, prebenda y jolgorio que tiene muy harto al personal. Casta política de izquierda y derecha. Nadie se preocupa del ciudadano, ellos se lo guisan y se lo comen sin más objetivo que mantenerse como clase.

Pues no pasa nada. Ya saben que aquí nunca pasa nada. Nuestros obispos tan felices contándonos las maravillas de un PP alejado de la gente y que se ha puesto todas y cada una de sus promesas electorales por montera. Aquí seguimos esperando ¡ALGO! en educación, la reforma de la ley del aborto, una ley de ayuda a la familia, una economía más solidaria. NADA. ¿Qué queremos? La gente se ha hartado de partidos así que campan a sus anchas y se han largado a opciones en principio minoritarias pero que ha resultado que no lo eran tanto.

Para mí nos han faltado voces de la jerarquía denunciando lo que estaba pasando en los partidos, especialmente en el mimado PP. Más aún, ese compadreo obispos PP huele. Al final se lo han creído y por los suelos.

SEGUNDA. Somos tan bobos que ponemos a disposición del enemigo todos nuestros medios para que acaba devorándonos. Creo que todos conocimos a Pablo Iglesias el de “Podemos” en las tertulias de Intereconomía y en 13 TV. Intereconomía es una empresa privada y como tal pude hacer lo que crea conveniente. No se explica que 13 TV sirva al enemigo en bandeja la propaganda. Pues nada, nos hemos tragado a Iglesias en esa cadena en cuanto nos descuidásemos. Si es por el apellido, contraten desde mañana a Mª Antonia Ídem y felices.

TERCERA. Mucho me temo que los sacerdotes, los párrocos especialmente, por la cosa de la neutralidad y que hay que respetar, no hablamos para nada de política. A ver, que no digo yo que haya que pedir el voto para un partido, eso nunca, pero sí explicar a la gente lo que dice la doctrina de la Iglesia sobre el voto y algunas cuestiones que hay que tener en cuenta. Explicar a la gente lo que nos jugamos en cada elección. Vamos, que se lo tomen en serio.

CUARTA. Estamos rodeados de católicos que siguen viviendo en esa idea romanticoide y absurda de que cuanto más a la izquierda, más se está con el evangelio. Ya saben: eso de la derecha profundamente antievangélica y la izquierda el Reino de Dios con siglas, del que Pablo Iglesias jr. es su profeta. Dios me libre de canonizar a la derecha, mucho menos a este PP al que no sé cómo no se le cae la cara de vergüenza. Pero la credibilidad evangélica de la izquierda es tan alta como la libertad religiosa de Corea del Norte.

Pues nada, mezclen unos obispos mudos que sonríen ante las tropelías del PP, regalen sus medios de comunicación a la izquierda, callen todos en el púlpito y una palmada en la espalda a los que siguen identificando la extrema izquierda con el evangelio y los diez mandamientos. ¿El resultado? Lo que pasó ayer.

Hace unos días, cenando con un amigo, me decía que a los curas nos educan en el seminario para ser una “caca”, es decir, para ser tan últimos, bondadosos y humildes que ya nos pueden abofetear, escupir, arrastrar, ya nos pueden escamotear la libertad de culto o de enseñanza, prohibir una procesión (Hospitalet hace poco), burlarse de nuestra vida, que callaremos y hasta diremos que tienen razón por lo malos que somos, recordando de paso aquello de la inquisición y las cruzadas.

Veremos en las próximas nacionales. Un parlamento de izquierdas con gran peso de la izquierda extrema y ay Iglesia la que nos espera. Nos está bien, por bobos.

Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

8 respuestas a Elecciones europeas: nos está bien por bobos

  1. Ricardo dijo:

    No puedo estar más de acuerdo contigo. Mucho miedo dan los que con la bandera de la libertad acaban con todo aquello que no huele a lo que ellos cocinan. Muy acertado en tu reflexión.

  2. JoseAntoniO dijo:

    Creo que algo se ha hecho, valorando opciones.
    http://infocatolica.com/?t=noticia&cod=20861
    Pero no creo que haya servido de mucho. Se vota con las vísceras, yo creo que es algo así como el fútbol. Y “yo voto izquierdas porque me sale de…. “. Y los conservadores, pues igual.
    Yo este año quise votar con las convicciones, y no voté al PPOE – el PP que se parece al PSOE – y voté VOX y me he quedado con los ojos en blanco… Claro que Vidal Quadras se tiene que haber quedado como la momia de Tutankamon…
    Pues a mí me asusta también tanta izquierda que, no nos engañemos, es, generalmente, cristófoba…y no tenemos que irnos muy atrás en el tiempo…y no saquemos los antepasados de los armarios….

    De colores…marrones….

  3. karmenfl dijo:

    Creo que lleva toda la razón…. y en referencia al punto tercero, creo que nosotros todos, la Iglesia, llevamos demasiado tiempo sin “sacar la cara” por nosotros mismos…No me atrevería a señalar una sola causa…. no se si es complejo, reparo a que nos señalen por hablar de política, miedo…el caso es que la libertad de expresión no parece estar hecha para nosotros y hay una inmensa mayoría de católicos que no pueden hacer la lectura que ha hecho usted a la luz de los resultados electorales y votan sin estar realmente al tanto de las consecuencias en la sociedad del sentido de su voto. En el mundo de las comunicaciones y los discursos populistas, una iglesia muda y descafeinada va perdiendo cada vez más peso, y creo que no lo deberíamos consentir…..total, si ya hablan mal de nosotros de todos modos, por qué no, al menos, jugar con las mismas armas de la palabra…. qué menos.

  4. José Ronaldo dijo:

    Aunque sí creo que los curas debieran abordar en sus sermones dominicales este tipo de cosas – especialmente en época electoral – es a los bautizados fieles laicos a quienes nos compete directamente instruir a nuestros hermanos y darles luces para que voten inteligentemente.
    Parte del problema – me refiero concreta y exclusivamente a lo que sucede en mi país – es que cuando los miembros de la dirigencia eclesial – los obispos de la Conferencia Episcopal – aparecen ante los medios de información dando “sesudas” declaraciones sobre este tipo de cosas, la gente lo que ve es… un grupo de curas.
    Y no se les presta demasiada atención precisamente por su condición de tales. Y con ello, los argumentos de siempre: “los curas no deben meterse en política”, y por otro lado: ¿qué saben los curas de crisis?, pues ya se sabe: “chafa y cura…comida segura”.
    Otra cosa muy distinta sería si dentro de este conglomerado de dirigentes eclesiales, apareciera por allí algún laico seglar, alguna mujer, algún joven.
    Al menos por estrategia, en “la foto” de los miembros del alto clero, bien podría aparecer algún asesor laico invitado.
    No, no digo que existan obispos laicos seglares; digo que los obispos debieran dar espacio a los laicos, invitarlos, hacerlos partícipes y así…comprometerlos.
    Y es que para nosotros los laicos seglares, en virtud del poco o ningún protagonismo que nuestros obispos nos permiten…es muy cómodo no hacer nada y dejar en ellos lo que por naturaleza nos corresponde.

  5. Blanca dijo:

    Saludos Jorge:
    TE COPIO
    ►Dios me libre de canonizar a la derecha, mucho menos a este PP al que no sé cómo no se le cae la cara de vergüenza. Pero la credibilidad evangélica de la izquierda es tan alta como la libertad religiosa de Corea del Norte.
    Veremos en las próximas nacionales. Un parlamento de izquierdas con gran peso de la izquierda extrema y ay Iglesia la que nos espera. Nos está bien, por bobos.◄

    Yo he visto en mi entornos un desencanto TOTAL….Sin creer ni a unos ni a otros, me refiero a los dos partidos mayoritarios que nos han gobernado.
    El PP, antes de las elecciones NOS PROMETIO TANTAS COSAS, que fuimos tan tontos que nos lo hemos creído y…. LUEGO HIZO LO CONTRARIO DE LO PROMETIDO y cuando nos hemos dado cuenta ya era tarde… NO SE LO QUE PASARÁ, PERO TODO ES POSIBLE….¡¡Pobre Iglesia Católica, pobres cristianos y pobres españoles!!…Pobres los ciudadanos POBRES porque de todos es sabido que para nosotros ha habido RECORTES y los mayores, ayudando a los familiares, sin trabajo…Pero muchos de sus SEÑORÍAS…¡¡Guardando sus sobresueldos en paraísos fiscales!!
    En definitiva: Si la cosa no cambia:¡¡¡POBRE ESPAÑA!!!
    Un abrazo

  6. Myrian dijo:

    Estamos quemados, estamos hartos de los políticos, a mi ni unos ni los otros. Dicen que reflota la economía pero yo sigo viendo cada día más vuelta de tornillo, menos puestos de trabajo, que el poco trabajo que sale es para los más apadrinados aunque sean unos vagos, el que no tenga padrino que ni lo pida siquiera que es tiempo perdido, lo veo todos los días. A mi nunca me ha faltado el trabajo, pero hablo en favor de los pobres que no lo tienen y se como lo están pasando, es humillante, injusto e indigno!! ¿Cómo vamos a creer en los políticos viendo las cosas que pasan?Yo solo querría verlos a ellos viviendo las penurias que hacen pasar a los demás pidiendo limosna a la puerta de donde sea o cosas peores, rebuscando en los contenedores de basura, viviendo de 400€…mientras ellos viven con toda clase de prebendas, con un montón de sueldos, chófer, coche, vergüenza, les tendría que dar que no la tienen y todo lo que prometen, donde está?.¿Cómo vamos a votar bien si no creemos en ningún partido y nos da lo mismo Xuan que Beltrán, porque todos nos parecen iguales, que diferencia hay? Y esto lo dice una de derechas de siempre, que ya es decir y no les he votado ni les pienso votar después de ver el resultado. Y no digo más no sea el demonio…que por ganas!! Saludos.

  7. Carmen Lopez dijo:

    Pues Jorge comparto tu preocupación pero no todo tu análisis.
    Déjame que te contradiga un poco. Sobre todo en lo que se refiere a los obispos. A mi no me parece que estén mudos ni que estén de compadreo con el PP. Yo les encuentro en su sitio, que no es la política sino el anuncio del Evangelio que es cosa bien distinta. Además muchas veces me sorprenden por su valentía.

    Lo de utilizar con muy poca gracia los medios sí que me parece increíble a mi también. La imagen que dan de la derecha los programas de Intereconomía es normalmente para espantar a cualquiera. Marketing penoso. Que se cuiden un poco mas estas cosas puede ser una de las cosas buenas de estos resultados.

    Bastante alivio podemos encontrar (los católicos) en que el voto en estas elecciones es mucho menos reflexivo que en las demás y se utiliza para dar toques de atención a los partidos grandes. Y también en la abstención que seguramente es mucho mayor en los votantes de derecha, muchos ahora (con mayoría absoluta del PP) mas relajados.

    De todas formas motivos para preocuparse si que hay, aunque ya sabes que la Iglesia crece y se fortalece en la adversidad.

    Un abrazo

  8. Tu dixisti
    Con lo fácil que es seguir fielmente a Jesús nuestro Maestro y Señor.
    En el pecado va incluida la penitencia.
    Sigamos peleándonos por caprichitos, y no veamos venir lo que se cierne sobre nosotros buenos y malos.
    No nos merecemos ni la papeleta del voto.

Los comentarios están cerrados.