Una parroquia escribe al papa… ¿quién es la parroquia?

Me surge esta reflexión a raíz de una noticia que ayer publicaba un diario de tirada nacional, según la cual seis parroquias de Madrid piden al papa una reflexión para admitir el celibato opcional de los sacerdotes.

Por el tono de la carta y las reivindicaciones, son indudablemente parroquias de las consideradas abiertas, progresistas, participativas, corresponsables y democráticas. Parroquias en las que se ha predicado por activa, pasiva, reflexiva, redundante y cinrcunloquiante que la iglesia somos todos, y que ya está bien de que el papa y los obispos sean la iglesia y los demás unos mindundis, ya se sabe que todos “Somos Iglesia”.

Antes la cosa era sencillita. Como vivíamos en una Iglesia dictatorial, piramidal, autoritaria, cerrada y muy conservadora, quien decidía lo que pensaba la parroquia era el párroco, y lo que pensaba la diócesis lo decidía el obispo, como mucho, el párroco y algún laico de su cuerda, o el obispo y un par de canónigos amigos. ¿Pero ahora? ¿Cómo se harán las cosas ahora?

Porque en una parroquia abierta, progresista, participativa, corresponsable y democrática no se me ocurre pensar que eso de escribir una carta al papa, en nombre de toda la parroquia, y reivindicando me da igual el celibato opcional o la misa campesina nicaragüense, se haya hecho sin consultar a toda la feligresía en referéndum ad hoc y recogiendo todos sus matices.

Preguntas que servidor se hace sobre el particular. Veo que la carta la envían seis parroquias. Punto primero: ¿fue una feliz coincidencia o conchabamiento de unos cuantos? ¿Cosa de los curas respectivos o es que se produjo una asamblea y lo decidió el pueblo? Supongamos que fuese ocurrencia de los reverendos… Dado que todos “Somos Iglesia”, ¿han preguntado a sus feligreses sobre el particular? ¿Se ha hecho algún tipo de consulta popular? ¿Conocen los fieles no solo el contenido, sino la existencia de la misma carta?

Sigo… ¿A quiénes se ha consultado, si es que se diera el caso? ¿A la hermana Conchita, de las reverendas de Santa Veneranda, tan reivindicativa ella? ¿A Manolo, Sole y Paco, los de la comunidad esa que lleva reuniéndose treinta y seis años? ¿Al consejo, hecho a imagen y semejanza del reverendo? ¿Al grupito de “Somos Iglesia”, a los tres amigos del MOCEOP, los dos que quedan de la HOAC?

Más preguntas… ¿Están de acuerdo los habituales de las misas de domingo? ¿Qué piensan del asunto esos feligreses que pisan poco la parroquia pero que también son hijos de Dios? ¿Se consideran feligreses a esas familias que hace tiempo acuden a misa a otras parroquias hartos de las manías de la suya propia?

La impresión final, la de uno, posiblemente no exacta, es que esas cartas que manda la parroquia sería más exacto decir que las envían el párroco, sus amiguetes del consejo, la tan reivindicativa como despistada hermana Conchita y dos feligreses que pasaban por ahí.

En definitiva que si el papa y los obispos deciden, mandan, elaboran documentos, sugieren o prohíben sin contar con las bases del total orbe eclesial, son dictadores, carcas, antidemocráticos, alejados del pueblo y el exponente clarísimo de toda claridad de una iglesia antievangélica y represora.

Eso sí, si Juan el cura, la hermana Conchita, los tres amigos y esos dos que pasaban cerca mandan una carta a Roma como reivindicación de la parroquia entera, sin necesidad de referéndum, consulta popular, asamblea o similar, eso es profetismo, democracia eclesial, corresponsabilidad, inserción social y vivencia auténtica del evangelio.

No sé si me explico…

Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

8 respuestas a Una parroquia escribe al papa… ¿quién es la parroquia?

  1. Enrique dijo:

    Se explica como un libro abierto.

  2. El Papa Francisco ha sido meridianamente claro a este respecto en su última entrevista, concedida a los periodistas que lo acompañaron a Tierra Santa. Francisco recordó a los periodistas que el celibato no se trata de un ‘dogma de fe‘ y que en diversos ritos orientales de la Iglesia católica hay sacerdotes casados. Al no ser un dogma, explicó, es un tema que se puede abordar. Aunque actualmente, subrayó, los temas ‘sobre el tapete‘ son otros. En opinión del Papa, el celibato es una regla de vida que personalmente aprecia y que considera un regalo para la Iglesia.

    Hablar, debatir, comentar, lo que se quiera… la propuesta no es herética, ni cismática, pero hay cuestiones más relevantes a juicio del Papa que requieren atención, y particularmente a él el celibato le parece un regalo, un don.

    Por si interesa leer más de la entrevista y las palabras del Papa-> http://yorezoxelpapa.wordpress.com/2014/05/27/confesiones-del-papa-francisco-a-10-000-metros-del-suelo/

  3. German. dijo:

    Da gusto leer sus razonamientos, no cabe duda que es un hombre de fe, razonable y que se explica con claridad meridiana. Siga por ese camino, el Señor le bendiga.

  4. María dijo:

    Si “la parroquia” firma algo, yo entiendo que será el Consejo o la Asamblea quien lo habrá decidido. Todos los fieles de una parroquia tienen un representante en el Consejo si es ese caso, y si no todos están convocados a la Asamblea. Aunque supongo que una Asamble no se habrá convocado porque es algo muy gordo paraque se convoque para cada decisión.

    Yo he sido miembro del Consejo Parroquial muchos años y creo que era el organo de gobierno de la parroquia, o por lo menos debía serlo. Actualmente mi representante en el Consejo me hace llegar el acta de los Consejos para informarme, y me pasa también el Orden del Día de las reuniones para que pueda aportar mi opinión cuando hay un tema en el que quiero participar. No sé donde está el problema, y quien no quiera que no participe, pero será porque no quiere.

    No sé si todas las parroquias son tan abiertas y participativas, pero puede que estas 6, sí lo sean.

  5. J. Ronaldo de la Roca H. dijo:

    Alguna vez fui miembro del Consejo de mi parroquia, y firmé algunas cosas, pero todas relativas a cuestiones de tipo más bien administrativo de “nuestra” parroquia. El Código de Derecho Canónico establece las funciones, alcances y límites, de un Consejo Parroquial.
    Considero que este tipo de “peticiones” NO corresponde a este ente.
    Yo – aunque declaro (y espero que esto no sea mi harakiri en este blog) tener una posición favorable a que el celibato de los sacerdotes en mi Iglesia pueda ser algo opcional en un futuro – de ningún modo firmaría algo así. Esta es una decisión que debe ser previamente analizada, y eventualmente aprobada, por otras instancias, otros órganos competentes de la Iglesia.
    Por lo que creo que se trata de un “show” montado por algunos curas y algunos “amigotes” como usted señala.
    Que pena y que tristeza por estos curas.
    Mi hipótesis es que el celibato les resulta ya una carga muy pesada, pero no se animan a dar el paso correspondiente: solicitar la dispensa de su obispo, y abrazar el estado seglar, con todas sus consecuencias.

  6. Blanca dijo:

    Saludos Jorge; Me he pasado el tiempo de que disponía en saber quién es JULIO PINILLOS, no le conocía, y me he encontrado tantas cosas suyas, que después de enterarme veo que, a mi modesto entender, no son cartas de Parroquias, sino de JULIO PINILLO y sus amigos a los que no quiero descalificar…..¿Quien soy yo para hacerlo si no conocía a JULIO PINILLOS?
    Bien creo que tales cartas al Papa son fruto de sus actuaciones para seguir pidiendo lo que han pedido siempre los de SOMOS IGLESIA, de cuyo grupo es parte el amigo JULIO…
    Copio unas frases de JULIO PINILLOS del PAÍS
    “’Me dejé enamorar de Emilia. Era compañera de lucha reivindicativa y sindical…”
    Puede tal vez seguir en la LUCHA…
    Yo ni sé ni conocía tal lucha reivindicativa y sindical, porque soy seglar no me he metido nunca en grupos de lucha de ninguna clase.
    Gracias a tu Entrada, me he puesto un poco al día de todo esto. No aporto, ni afirmo, ni niego nada…Solo comparto unas frases de lo que he leído del Julio Pinillos.
    Un abrazo

  7. Myrian dijo:

    En mi parroquia siempre se pasa el cestillo salvo raras excepciones, como puede ser un funeral, , pues a veces la familia dice que ya pagan ellos y no quieren que se pida al resto de la gente, habitualmente hay dos señoras ( y que nadie les quite el puesto) y pasan una por cada fila con un pequeño cestillo de mimbre. En la Misa dominical de las 11 h. que es la Misa especialmente dedicada a los niños, tanto los cantos, la Liturgia, pasar el cestillo o cualquier otra cosa que surja son los niños de Catequésis quienes se encargan de todo y por cierto muy bien. Lo que se recauda, hasta donde yo se, creo que el 20% va al Obispado y el resto se queda para gastos de la parroquia, libros, velas o cualquier pequeña obra de la Iglesia o los locales. En algún tiempo hubo un Consejo Parroquial para tomar las decisiones, en estos momentos no me consta que sea así, es el párroco quien lo hace aconsejado por los mismos de siempre, que siempre son los mismos, entre ellos mi marido.Saludos.

Los comentarios están cerrados.