Pasar el cepillo en misa. Las mil y una variantes

Me van a permitir hoy un pequeño divertimento. ¿Se han dado cuenta las infinitas posibilidades con que uno se encuentra en la parroquia a la hora de pasar el cepillo en misa? Yo he observado al menos las siguientes variantes:

EN CUANTO A SU REALIZACIÓN
En algunas parroquias jamás se pasa el cestillo
En otras, apenas una vez al mes
En la inmensa mayoría, los domingos
En otras cuantas, en cada misa, sea domingo o laborable

EN CUANTO A LOS RECIPIENTES
Lo más normal son los cestillos de mimbre abiertos
Las hay con huchas bien cerradas para evitar “descuidos”
En otras se utilizan bolsas
Las hay con bolsa o hucha y palo alargadera

EN CUANTO A LOS RECOLECTORES
Feligreses espontáneos, que siempre acaban siendo las mismas señoras
Oficiales “ad hoc” como monaguillos o sacristán
Señoras fijas por turno (tienen especial afición las señoras)
Sin recolectores: varias bolsas que se pasan los fieles de uno a otro

Se me ocurre una pregunta para entretener la mañana del domingo:

En tu parroquia, allá donde asistes habitualmente a las misas dominicales, ¿se hace colecta económica? ¿Cómo es el recipiente para recoger los donativos? ¿Quiénes los pasan?

Yo cuento lo de la mía:
1. Hacemos colecta los domingos y festivos
2. Como recipientes utilizamos bolsas
3. En la misa de familias pasan las bolsas los niños. En las demás misas se colocan en los primeros bancos y la gente va pasando hasta que el último las trae al altar.

Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a Pasar el cepillo en misa. Las mil y una variantes

  1. Blanca dijo:

    Saludos Jorge:
    En mi Parroquia se hace colecta los domingos y festivos y también en los funerales. Recogen el donativo en cestas de mimbre señoras, que se prestan a hacerlo. Suele ser preferentemente gente que colabora en Cáritas Parroquial.
    Un abrazo

  2. Graciela Maria dijo:

    Hola Jorge, en nuestra Parroquia se hace colecta en todas las misas, domingo y de semana, con una cesta, nos la pasamos unos a otros porque nuestro párroco nos enseñó que todos tenemos que poner algo, el donativo o un compromiso de amor, entonces pasa y todos ponemos nuestra mano adentro.
    Abrazo

  3. Nauta dijo:

    En nuestra parroquia se realiza la colecta en todas las misas sin excepción. Se ofrece entre los feligreses habituales el hacerla, un poco antes de iniciar la celbración. Se recauda en unas bolsas profundas con marco y palo para extenderla hacia los centros de los bancos, lo recolectado es dejado por una persona, o a lo sumo dos, sobre el presbiterio, cerca del ambón. Finalizada la misa se vuelca todo en una bolsa grande con cierre y candado que se entrega al párroco. Las colectas no las hacen los niños (no se si en las misas de niños porque no voy a ellas) pero hemos constatado que se recolecta (bastante) menos cuando pasan las bolsas – limosneras los niños que cuando la recolección la hacen adultos.

Los comentarios están cerrados.