La religión y la baraja. Transcripción de un curioso manuscrito

Transcripción de un manuscrito que se guarda en casa de mis padres en el pueblo.

LA RELIGIÓN Y LA BARAJA
Causa seguida contra el soldado del batallón de Bailén, Andrés Espinosa Montero.

CERTIFICO:
Que estando la fuerza de este batallón el día 6 de abril de 1870 oyendo misa, observó el sargento Laureano Campos que mientras se celebraba el Santo Sacrificio de la misa, el soldado citado sacó una baraja y con ella en la mano la repasaba con la mayor atención. Dio parte por escrito el sargento citado y le llevaron conducido al calabozo al soldado de referencia. Se constituyó el expediente y le tomaron declaración los jefes del batallón.

DECLARACIÓN:
Dijo que era cristiano y que no teniendo un rosario para meditar sobre la Pasión de Dios que empleó la baraja de esta manera: que los ases en el de bastos contemplaba la columna donde amarraron al Señor; en el de espadas cuando S. Pedro cortó la oreja a Mateo; en el de copas cuando le representaron en una la hiel y el vinagre, en el de oros consideraba el ósculo de paz que dio Judas al Redentor al entregarlo. En los cuatro doses consideró los ocho verdugos que azotaron al Señor; en el tres de copas se me representan los dedos con que rasgaron las vestiduras al Señor; en el tres de bastos los cordeles con que fue arrastrado, en el tres de espadas contempló los tres clavos con que fue clavado en la cruz; en el tres de oros me dicen las tres personas de la Santísima Trinidad. El cuatro de copas me representan los cuatro santos que son Santo Tomás, Santo Domingo, Santo Tomé y Santo Toribio; en el cuatro de bastos considero los cuatro Doctores de la Ley; el cuatro de espadas me representan los cuatro evangelistas que fueron a predicar a las cuatro partes del mundo, y el cuatro de oros las cuatro partes del mundo donde se conocía la Divinidad del Señor.

Al contemplar el cinco de espadas me hace meditar en los misterios gloriosos de María Santísima; el cinco de bastos en los dolorosos que sufrió la Madre de Jesús; el cinco de oros me hace me representan las cinco llagas del Redentor, como igualmente el de copas me lleva a considerar hasta qué grado tuvo que apurar Nuestro Señor Jesucristo el Cáliz de las Amarguras.

Los seis de copas y oros me hacen contemplar la penosa marcha por la Calle de las Amarguras; en el seis de bastos y el de espadas considero a los Doce Apóstoles; en el siete de copas meditó la sublimidad de las siete Palabras; en el siete de bastos considero los Sacramentos de la Iglesia; en el de espadas me representan los siete dolores de la Virgen; y en el siete de oros los siete pecados capitales.

Las sotas de copas, espadas y bastos me representan las tres Marías, el caballo de espadas me representa el judío que dio la lanzada al Señor, los caballos de copas, oros y bastos me figura los tres Reyes Magos que vinieron de Oriente; y en los cuatro reyes contemplo las cuatro columnas del templo de Salomón.

PREGUNTADO:
Cómo todas las cartas tienen su significado menos la sota de oros, dijo que como se parecía a su sargento que fue quien dio parte de él, no la había querido mezclar con tan Sagrados Misterios y con esto terminó su declaración siendo en el acto absuelto de culpa y agraciado por los jefes del batallón con tres meses de licencia y dos pagas en concepto de gratificación.

Habana, 27 de abril de 1870.
Conforme el Teniente Coronel primer jefe accidental
Suárez Ampudia

Es copia del Boletín de Justicia Militar de 15 de noviembre de 1897.

Madrid, 25 – IX – 1920

Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.