“Peceras” en los templos. Casi mejor que no

Tenemos que replantearnos eso de las “peceras” en los templos parroquiales. Hubo un momento, quizá seguimos en él, en el que se veía como algo útil para papás con niños pequeños el habilitar en los templos unas zonas acristaladas e insonorizadas, pero con buena megafonía, desde las cuales los papás con niños pequeños pudieran participar de la santa misa sin miedo a molestar al resto de los fieles.

En la parroquia de un servidor hay familias que acostumbran a seguir la celebración desde la capilla del Santísimo, separada del templo principal por una cristalera y que en la práctica se ha convertido en esa pecera cómoda para los padres.

Vista la experiencia de este tiempo no me queda más remedio que concluir que es un completo fracaso, no tanto por el sistema, sino por la total falta de educación de los padres que han decidido que como a los niños no se les escucha pueden convertir la capilla o el lugar insonorizado en una sala de juegos donde los peques acuden con el patinete, las pinturas, los cochecitos, corren, saltan, se pelean, chillan y aquí no pasa nada.

El objetivo básico de esos lugares es otro. Es que los niños vayan acostumbrándose a la celebración y evitar si acaso las pequeñas molestias que pudieran ocasionar a los demás fieles. Pero si ese recinto no es más que una sala de juegos, mal andamos.

Hace unos días, en la parroquia de un servidor, misa dominical y unas familias con sus niños escuchando misa desde la capilla del Santísimo. Pues bien, no es que los niños se movieran o hicieran algo de ruido, es que los chiquillos decidieron subirse a los bancos, hacer carreras, tirar de los manteles y hasta aprovechar los confesionarios para jugar en ellos habida cuenta de que un servidor estaba solo y no había un sacerdote en ellos. Tanto, que tuvieron que entrar feligreses en la capilla llamando a la cordura. Inútil.

Mala cosa lo de las peceras visto lo visto. Mucho mejor que los niños acudan al templo normal, que los padres cuiden de ellos, los eduquen en lo que es la celebración y si hay emergencias que los saquen discretamente del templo.

Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

8 respuestas a “Peceras” en los templos. Casi mejor que no

  1. Blanca dijo:

    Saludos Jorge:
    Leída tu nueva entrada, te voy a contestar con las palabras de tu último párrafo:«MUCHO MEJOR QUE LOS NIÑOS ACUDAN AL TEMPLO NORMAL, QUE LOS PADRES CUIDEN DE ELLOS , LOS EDUQUEN EN LO QUE ES LA CELEBRACIÓN»
    Es que suena a chiste todo lo que dices. Yo nunca he visto que tengan un apartado para que los niños enreden mientras los padres oyen misa. Lo que si he visto es que no se preocupan de los niños que hasta gatean por los bancos…
    Un abrazo

  2. José Ronaldo dijo:

    Bueno, este asunto da para analizar algunas cosas:
    – Educar a los niños en cuanto al aprendizaje de normas y pautas disciplinarias en general.
    – Educar a los niños para que “se comporten” en la Iglesia durante la celebración de la Misa.
    – Orientar a los niños para que comiencen a “gustar” de la fe (no sólo en cuanto a su conocimiento, sino también en su celebración.
    Y es que aunque suenen parecidas, en realidad, son cosas distintas.
    En este asunto, las iglesias protestantes (obviamente, ellos NO tienen misas) podrían darnos algunas enseñanzas. Sus “escuelas dominicales” para niños, consiguen no sólo los objetivos cognitivos básicos de una catequesis, sino que además, consiguen que los niños comiencen a “gustar” (aspecto afectivo) – en compañía de sus padres – lo que significa la celebración de una fe común.

  3. Maria dijo:

    TOTALMENTE DE ACUERDO. Yo tengo 2 parroquias cerca una con esa pecera, otra con una capilla con el Stmo. separada por una cristalera, y como dices hay padres que se creen que llevarlos allí es como llevarlos al parque, los niños se suben en las sillas y saltan al suelo, hacen carreras, mueven las sillas, rien, gritan….con lo que el resto de personas que se ponen allí para no quedarse de pie en el templo principal apenas consiguen oir lo que sucede en el altar.

  4. Alberto dijo:

    Me parece tremendo el que los padres lleven a los niños a misa a jugar como si estuvieran en el patio del colegio. Yo siempre he pensado que si un niño no tiene esa capacidad de prestar atención no se le lleve a misa hasta que pueda comportarse porque si no se pone a corretear, jugar o llorar y lo único que se consigue es molestar. Pero esto que ya comenta es otro nivel, ya se les lleva con patinete y con la intención premeditada de desentenderse del asunto…

  5. Myrian dijo:

    Por descontado, mejor que no! yo he llevado a mi hijo a Misa desde pequeño y nunca me dió ningún problema, para nada, pero bueno, hay que entender que no todos son iguales y los hay que no pueden estar quietos, ni hay quien los pare. Con todo mejor ir educándolos (padres y catequistas) en el significado de la Misa y como tenemos que comportarnos en ella, seguro que lo irán entendiendo poco a poco. Los niños son eso: niños, pero a veces se arma un cirio en la Iglesia de mucho cuidao antes de la Misa, imposible concentrarse en nada porque parece un mercadillo. Y no son precisamente los peques, no, somos los mayores y para hablar de cualquier tontería. Y a nosotros nos queda mucho peor que a los niños. Saludos

  6. Myrian dijo:

    Que no, que cuanto más nos dan, más exigimos. mejor que se encarguen los padres-catequistas de ir inculcando al peque que es la Santa Misa y como tenemos que comportarnos en ella. Cierto es que a veces los peques son tan inquietos que nos incomodan y ponen nervioso al más calmao. Particularmente veo bastante peor el mercadillo que organizamos los mayores en el lugar de culto, vergüenza me da tener que escuchar conversaciones de cotilleo, de críticas, de moda etc. etc. y esto sin cortarse un pelo ni bajar la voz, me recuerda el pasaje de cuando Jesús entra en el templo y expulsa a los mercaderes…saludos.

  7. Myrian dijo:

    Lo siento, ayer no he podido comentar y ahora veo que me salen más comentarios en este post, aunque son casi lo mismo, he intentado eliminar y no me deja.

  8. marta dijo:

    antes aprendíamos a portarnos bien sentados en la primera fila…

Los comentarios están cerrados.