Rafaela: huelga de escobas caídas

 No había visto D. Jesús en los días de su vida de cura una iglesita más limpia y organizada que la de su pequeño pueblo. Rafaela, Joaquina, María y las demás serían a veces un tanto incordiantes, pero la verdad es que el templo parroquial era una envidia de aseo y ornato. Ya saben cómo son estas mujeres cuando se lo proponen: manteles impecables, ni una mota de polvo, las flores justas y perfectas…
Por eso le extrañó a D. Jesús encontrarse un día con unas flores medio chuchurrías en un florero. Bah, pensó, algún despiste. Más le hizo empezar a cavilar cuando vio que se amontonaban los purificadores sin lavar y planchar, los manteles no se cambiaban a pesar de alguna marcha de cera y las vinajeras se quedaban pegadas en el platillo.

Pero lo que ya le hizo saltar todas las alarmas fue observar enormes bolas de pelusa que campaban a sus anchas por debajo de los bancos y que ya no respetaban ni siquiera el presbiterio. En pocas semanas su pequeña iglesia, ejemplo de orden y cuidado, se había convertido en la capitana de la desidia.

Rafaela, dijo despacito el señor cura, a lo mejor había que dar una barridita a la iglesia… Lo estaban esperando las mujeres: ¿y usted cree que a Dios le importa mucho si se dice la misa con un purificador limpio o usado, las flores están mejor o peor o las pelusas andan dando vueltas?

El otro día nos lo explicaba usted en la reunión cuando le preguntamos que por qué celebraba misa sin ponerse la casulla. Nos dijo que a ver si nos pensábamos que a Dios le importaba mucho o poco, y también que para la última cena Jesús no utilizó una casulla, que dónde está el problema.

Pues aunque en principio nos resultó un tanto extraño, el caso es que luego pensándolo en mi casa vimos que no le faltaba razón, y que aplicándolo a lo nuestro tampoco creemos que a Dios le importe mucho si barremos la iglesia cada semana o menos, que por otra parte no creo que en el monte de las bienaventuranzas pasaran la escoba a diario. Así que hemos decidido que si a Dios no le importa, y barrer lo hacían poco, pues no vamos nosotras a ser más tiquismiquis que los apóstoles. Se acabó pasar la escoba.

Pero Rafaela, mujer, no os pongáis así, que aunque a Dios no le importe mucho, la gente que viene a misa agradece una iglesia limpia y unos purificadores recién planchados. Claro, repuso la señora, también la gente agradece que se celebre la misa como manda la Iglesia y no como a usted se le ocurra, pero por lo visto no es lo mismo.

Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a Rafaela: huelga de escobas caídas

  1. Blanca dijo:

    Saludos, Jorge….No entiendo muy bien hoy a Rafaela….Está un poco contestona, ¿No?…
    Cuando tengas tiempo te das una vueltecita por mi Espacio….He puesto unos pajaritos, que si les viese Rafaela….Igual me los copiaba…je,je,je…
    ¡¡Feliz semana!!

  2. karmenfl dijo:

    Pues yo creo que Rafaela tiene razón, tanto relajar la cosa vamos a terminar siendo creyentes de sofá….

  3. Myrian dijo:

    Pues para mi tiene toda la razón Rafaela, yo creo que hasta tenemos una cierta similitud en la forma de ser y desde luego yo obraría de la misma forma para ponerle las pilas al cura en cuestión… si a Dios no le importan los asuntos de como celebrar una Misa y tal pues tampoco le importará el hecho de que la Iglesia esté más o menos limpia, además particularmente creo que un cura ha de estar siempre a la altura de lo que representa, o no? las cosas hay que hacerlas bien, cuesta lo mismo, Me siento Rafaela, saludos.

Los comentarios están cerrados.