¿Qué sabemos de nuestros curas?

 Recuerdo hace años un precioso artículo de José Luis Martín Descalzo en el que preguntaba a la gente si cuidaban de sus curas. Me he acordado de esto porque hace unos días, hablando con unos feligreses, se referían a mis compañeros sacerdotes de la parroquia como “ese jovencito que acaba de llegar” y “ese otro que parece sudamericano”.
El jovencito lleva en la parroquia dos semanas, se ha presentado en todas las misas y además ha mandado un saludo en ese correo parroquial semanal que llega a setecientas familias. Pues ni el nombre, que por cierto es Juan Pedro. Y en cuanto a “ese que parece sudamericano” pues resulta que lleva colaborando en la parroquia como adscrito seis meses y celebra misa cada tarde desde entonces. Su nombre es Dennis.

Decía Martín Descalzo en ese artículo que citaba al principio que es fácil que la gente se queje de su cura, que proteste, aunque sea bajito, por falta de atención, porque no hacemos las cosas perfectamente, por nuestras distracciones y olvidos, por los malos momentos y ese gruñido que un día nos salió en el momento más inoportuno. Está bien y tienen su razón. Pero fíjense… protestamos, comentamos… y todo lo que sabemos muchas veces del párroco o de sus colaboradores es que son “ese de más edad, uno jovencito y otro que parece sudamericano”.

Por eso se me ha ocurrido ofrecerles un test, que mañana también recibirán los suscritos al correo semanal de la parroquia, no para que me respondan, sino para que se respondan y aprecien si saben algo de sus curas… Ahí va:

¿QUÉ SABE DE LOS SACERDOTES DE SU PARROQUIA?

¿Nombre? ¿Nombre y apellidos?

¿Edad? ¿De dónde son?

¿Dónde han vivido? ¿Dónde han ejercido su ministerio pastoral?

¿Están bien de salud? ¿Tienen alguna enfermedad o limitación?

¿Viven solos o con algún familiar, o con otros sacerdotes? ¿Cómo se apañan con las cosas de la casa: compra, cocina, ropa, limpieza…?

¿A qué dedican el tiempo libre? ¿Tienen alguna afición, algún entretenimiento?

¿Tienen familia? ¿Viven sus padres? En caso afirmativo, ¿con buena salud? ¿Tienen hermanos? ¿Sobrinos? ¿Tienen buena relación con ellos?

¿Están preocupados actualmente por alguna cosa de tipo familiar, por algún problema en su ministerio…?

¿Hemos hablado con ellos alguna vez sin prisas, algo más que lo meramente funcional o parroquial?

¿Han estado alguna vez en casa?

Insisto en que no quiero respuestas. Apenas una pequeña reflexión de cada cual. Pero a lo mejor nos llevamos sorpresas.

Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

4 respuestas a ¿Qué sabemos de nuestros curas?

  1. carolgar dijo:

    D, Jorge, verdaderamente su prédica esta muy bien, y estoy seguro que ud también la practica, pero, créame, que eso no es lo habitual.En mi parroquia , hace tiempo lo vengo observando.Por aquí los párrocos oriundos del lugar, tienen las amistades familiares de toda la vida, hubieran sido, o no, ellos curas, y los foráneos, limitan su relación a la media docena de ” beatas-ós” que están todos los días metidas en la iglesia, muchas-ós porque ya están en la jubilación y, lógicamente pueden permitírselo..Los demás feligreses , mucho me temo, que, a parte de administrarnos los sacramentos y atendernos correctamente en momentos puntuales, les interesan muy poco nuestra vida y preocupaciones …. incluso hay alguno que va por la calle y mira para otro lado para no tener que saludar a los feligreses con los que se cruza , (aunque prefiero pensar bien y creer que es por timidez je je ).Sí que creo que la encuesta , para ser equitativos, habría que hacérsela también a muchos curas porque el ir por la calle con una sonrisa y saludando a todo el mundo , sea “beato” o no, también es una forma de hacer parroquia

  2. carolgar dijo:

    … y cuando hablo de ” saludar a todo el mundo”, no me refiero a que que tengan que ir buscando a los feligreses por la calle para soltarle una parrafada, simplemente bastaría con un simple saludo, (con toda seguridad, siempre correspondido,) a aquellos con los que se crucen , pues, aunque parezca mentira, puedo constatar y constato, que no todos lo hacen.

  3. Blanca dijo:

    *** ¿QUÉ SABE DE LOS SACERDOTES DE SU PARROQUIA?***
    Ángel Mantilla Estébanez y Manuel Gutiérrez
    Manuel, que le llamamos Manolo es de la zona de Soba(Cantabria), pasó 19 años en la Republica Democrática del Congo antes de regresar definitivamente a la diócesis de la que procede y tiene 82 años. Una mente prodigiosa… y Ángel procede de Torrelavega y hace 2 años está como párroco en la Parroquia de Nuestra Señora, la Bien Aparecida de Santander.

    Su salud, de momento es buena. Manolo de vez en cuando padece algo de una enfermedad tropical que tuvo en el Congo, pero se cuida y es envidiable su actividad.
    La parroquia tiene una casa anexa de varios pisos, de tal forma que a algunos salones tienen la entrada por la casa. Hay pisos de la Parroquia para los sacerdotes. Manolo vive solo, pero es de una familia de 10 hermanos y suele comer en casa de los hermanos…Ángel, vive con él, alguien, la madre o una hermana. Comen con frecuencia todos los sacerdotes de la zona en un restaurante para convivir.
    ¿Tiempo libre?….No tienen…Van a todos los Grupos…También Internet y Manolo ha escrito un libro después de venir de África. Y ha publicado otro que es como el diario de su vida misionera con todos sus problemas y alegrías.
    Ángel, el Párroco tuvo de vacaciones a una hermana Religiosa y la acompañaron otras 2 monjas más…Las atendió y llevó a conocer esta bonita tierra…con mar y montañas…
    Merendamos siempre cuando es el cumpleaños de cada uno de mi grupo, con todos, incluidos los sacerdotes en una cafetería que nos dejan un salón para nosotros….A los dos les encanta el chocolate con churros. El que INVITA, PAGA y recibe un regalo con la aportación de todos. Siempre alguno se encarga de comprarlo. Los curas, también celebran sus cumpleaños con nosotros de la misma forma y reciben siempre el regalo de todos
    Manolo, ha venido a mi casa varias veces, y al hospital a visitar a mi esposo en alguna operación. Ahora ya no. Hay un grupo que se encarga de visitar a los enfermos.
    “NO QUIERES RESPUESTAS, PERO”…..Yo bien que respondo a todas las entradas tuyas….Si no te respondo… ¿Cómo te contesto?
    Un abrazo

  4. Myrian dijo:

    De nuestro cura lo sabemos todo, vivo en un pueblo y nada se escapa. No obstante opino lo mismo que Calogar, hay curas muy elitistas para estar predicando el Evangelio y que prefieren estar en las terrazas con “sus” amigos que haciendo otras tareas de su obligación, tareas que se encargan de realizar otras personas, hay muchos voluntarios ( y no lo digo en plan de crítica mala, que también vosotros tenéis derecho a un poco de relax y tomar una cerveza como todo el mundo, faltaría más. A muchos les vendría bien ser un poco más cercanos y más humildes, al menos eso es lo que predicáis y no hay mejor prédica que el ejemplo. De todo hay en la viña del señor, tanto en sacerdotes como en nosotros, que tampoco somos perfectos. Saludos

Los comentarios están cerrados.