Una torta de la Serena y unas perrunillas

 Supongo que cuatro y mal contados, y que muchos me dirán que no merece la pena ni siquiera hablar de los panfletos de Redes Cristianas y de tanto escrito, tanto papel y tanta denuncia de pacotilla. Pues claro que merece la pena, porque una obra de misericordia es enseñar al que no sabe y todavía queda por ahí mucho despistado que se cree que ser cristiano fetén es prenderse cuatro muletillas, sacar dos veces la palabra pobres y citar al papa Francisco. Con eso, más santos que Teresa de Calcuta. Pobres.
He podido leer esta mañana la última ocurrencia de Redes Cristianas en esta ocasión de Badajoz. Supongo que nadie les hace caso y por eso no pierden oportunidad de decir algo asegurándose un minuto de gloria en la prensa local que les haga parecer vivos. Un amigo pacense me puso al loro por teléfono: “tienes que leer lo de Redes Cristianas de Badajoz criticando el derroche del arzobispo en obras faraónicas”. Mi respuesta: “me apuesto una torta de la Serena con unas perrunillas de postre a que habla de estar con los pobres y la falta de democracia en la Iglesia”. Como es natural, he ganado.

Redes cristianas no tiene nada que decir de las obras ni del gasto porque posiblemente no haya nada que decir. Me consta que el arquitecto es un santo varón de los de colocar en peana, que las obras se hacen porque hay que hacerlas y que en su ejecución se han seguido todos los trámites que marca el derecho, incluidos el pase por el consejo de asuntos económicos de la archidiócesis, según reconocen ellos mismos.

¿Entonces, cuál es el problema? Pues cual va a ser, eso, que hay muchos pobres y que hay que estar con ellos. Que no hay suficiente democracia y que las obras son innecesarias, a lo que se añade el hecho vergonzoso de que se han seguido los trámites marcados por el derecho en lugar de haber seguido el evangelio.

Pensar que el derecho está para jorobar al personal solo lo hace quien vive acostumbrado a hacer lo que le viene en gana por encima de leyes y mandatos. El derecho precisamente lo que hace es evitar estas cosas: en lugar de depender de caprichos, se depende de lo establecido, mucho más justo. Mejor depender del evangelio. Qué bonito. ¿Y quién decide lo que es evangélico y lo que no? Pues eso.

Que hay que estar con los pobres… Ahora va a resultar que el enorme trabajo de Cáritas de Mérida-Badajoz no es estar con los pobres. Y los pobres necesitan locales dignos, que no por ser pobres han perdido su dignidad. Democracia… Además de la torta y las perrunillas me apuesto unas botellas de Ribera del Guadiana a que los que más hablan de democracia son los peores dictadores en sus parroquias y grupos. No suele fallar.

Y no me hagan hablar de obras innecesarias. En cuántas parroquias se gasta y malgasta el dinero porque al señor cura de turno se le ocurre cambiar el altar, tirar los velones antiguos, poner una nueva sede, volver a la antigua… Si las obras eran necesarias o no lo habrá decidido quien tiene potestad: el obispo, el colegio de consultores, asuntos económicos con el informe previo del arquitecto. Pues no. Aquí viene alguien, camuflado en el pomposo título de “Redes Cristianas” a decidir lo que es democracia eclesial, obras necesarias o no, a enseñar la opción por los pobres y a desvelarnos la maldad que supone regirnos por el derecho en lugar de por el evangelio.

Por acabar, y por incordiar. Derroche el del expresidente de la Junta, señor Rodríguez Ibarra, que se gastó en su despacho más de dos millones de euros, que incluían entre otras cosas, un sofá de más de tres mil euros, en una región marcada muy especialmente por la pobreza. ¿Algún comunicado de Redes Cristianas? ¿Añadimos unas migas?

Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

6 respuestas a Una torta de la Serena y unas perrunillas

  1. Blanca dijo:

    Saludos, Jorge,
    Voy a leer los enlaces que nos dejas….Pero solo viendo las pastas con las que ilustras esta entrada, me has despertado un deseo de tomarme un par de ellas y justo en las pruebas que me estoy haciendo para la revisión anual, veo que la glucosa revela todos los dulces que he tomado desde el año pasado….Y antes de que me lo digan me he propuesto SERIAMENTE suspender los dulces….¡¡Trabajo me va a costar…!!!

    De corrupción y derroches estamos leyendo todos los días y cada día aparece algo nuevo…Muy rica tiene que ser España para con todo lo que se ha robado, que aún sigamos viviendo aun con estrecheces, unos más que otros…
    De acuerdo contigo en que :” los que más hablan de democracia son los peores dictadores”…
    Un abrazo

  2. karmenfl dijo:

    jajajaja, sí…. y anda que está la cosa como para tirarnos piedras a nuestro propio tejao….

  3. Ana azul dijo:

    No sabes como te entiendo. Ya te comenté que estoy colaborando en Cáritas con mi parroquia. De momento, y para abrir boca hay mucha gente que cree que tenemos un sueldo , y que lo que hacemos, lo hacemos porque cobramos sino, no seríamos caritativos,de ahí para arriba, no me extraña nada.
    Ana

  4. JoseAntoni0 dijo:

    Yo soy de Badajoz, primeramente. Estos de redes “cristianas” son infumables. Aquí han publicado un artículo en un diario de poca tirada dedicando una página al asunto- para cargar contra el obispo, en realidad, hemos pensado muchos. Ponía que “algunos sacerdotes” criticaban bla, bla, bla. Hoy ya se sabe que es fácil el tiro al blanco contra la Iglesia, mejor si es por los propios.
    Mejor sería que se leyeran lo que escribe nuestro Obispo en Iglesia en Camino, que da gusto leerlo, seguro que les venía bien.
    No se merecen más respuesta.
    En lo que respecta a nuestro carismático presidente, no hace falta decir mucho. Ya sabemos que no se les puede pedir honradez a los políticos- eso hay que quitarlo del diccionario -. Y lo de la decencia….jeje…estamos estrechando muchos lazos ahora con las Islas Canarias y Colombia…mejor lo dejamos…madrecita….
    De colores.

    • francisco dijo:

      vaya quedo sorprendido , de verdad y desde mi simple condición de creyente en Dios y sabiéndome miembro de la Iglesia, pues eso que no dejo de sorprenderme sobre los comentarios escritos aquí que destilan desprecio en vez de amor cristiano hacia los demás hermanos y con que rapidez juzgamos a los demás cuando intuimos que no son de nuestra cuerda política o critican o hacen ver otra idea, otra postura otra manera de trabajar por El Reino de Dios, una pregunta ¿la doctrina social de la Iglesia para que puede servir sobre todo en estos tiempos? “lo que haceis a uno de estos a mi me lo haceis”

  5. francisco dijo:

    otra vez yo, acabo de leer su comentario sobre sor Lucia Caram y como va sobre juzgar y arriba en mi anterior comentario también sale lo de juzgar……… lo de sor Lucia , es que no tengo palabras es un caso extraordinario de , vamos eso es para analizarlo muy profundamente , pero en fin estoy de acuerdo con usted sobre esta persona .

Los comentarios están cerrados.