Bautismo de niños y pediatras cantamañanas

¿Por qué digo esto? Pues porque hace apenas unos días unos papás han decidido posponer el bautizo de su hijo por recomendación de su pediatra. Parece ser que el niño es chiquitín y necesitado de mucho cuidado y su pediatra ha aconsejado a los padres que no bauticen ahora al pequeño, que es un riesgo, que a ver si le va a pasar algo. Pero es que por lo visto no es el único que se lo ha dicho.

No creo yo que en toda la literatura médica que pueda consultarse se haya encontrado un solo caso de niño que enferme al recibir el sacramento del bautismo, siempre que se haga con la normalidad del ritual en la mano, donde está más que prevista la posibilidad de calentar el agua. Invierno o verano, ahora mismo en una iglesia que tiene su calefacción, con agua calentita, ¿dónde está el problema? ¿En sacar al crío de casa? Pues hombre, ya lo sacan para llevarlo al médico y a ver a los abuelos y abrigadito no le pasa nada. ¿Un poco de agua calentita sobre su cabeza le hará daño? Ya sabemos que no.

Otra cosa sería una iglesia heladora y un bautismo por inmersión con cubitos de hielo, pero no creo que sea lo habitual. Cura de pueblo he sido y de iglesia sin calefacción y hemos bautizado a los niños sin tener noticia del más leve catarro como consecuencia.

Los papás han hecho lo que les han dicho. Lo comprendo. Si el médico dice que a tu niño no le conviene el sol vamos, que no le da un rayo en los próximos meses. Si que debe tomarlo, ahí estarán sus progenitores. Unos papás buenos, un médico que dice que no bauticen y el niño sin bautizar.

Tengo la impresión que cuando se nos pide a la Iglesia que no metamos las narices en todo porque hay que respetar –me encanta lo de hay que respetar- lo que en realidad se dice es que nosotros a callar a la vez que tenemos que aguantar todo que para eso somos cristianos. Por supuesto que no podemos animar a médicos y matronas, como se hacía antes, a administrar el bautismo de socorro a los niños con problemas. Es que ahora la cosa es más compleja: que no vean a alguien en un hospital público administrar un bautismo de socorro porque se juega directamente su puesto de trabajo.

A cambio aquí el problema es que hay médicos que con la cosa de la autoridad que supuestamente les da un título y una bata se sienten legitimados para influir en las convicciones religiosas de los padres con la disculpa del supuesto quebranto para la salud del infante que, insisto, no hay un solo caso en la historia de la medicina que lo justifique. Un día acudirá otro pediatra con un estudio sobre los nocivos efectos del pan ácimo sobre la salud de los impúberes y así desaconsejar no la primera comunión, que una vez no hace daño, sino la segunda y posteriores. Otro afirmará la letalidad del humo de las velas y aquél el riesgo para una correcta visión de la peculiar iluminación de los templos católicos, amén de los trastornos psicológicos en niños y mayores que provoca la visión de un señor crucificado prácticamente in puribus. Y si no, al tiempo.

Nosotros, de momento, ya hemos sufrido el primer pediatriflauta.

Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

8 respuestas a Bautismo de niños y pediatras cantamañanas

  1. karmenfl dijo:

    jajajajajajajajaja

  2. Enrique dijo:

    Me llama la atención que lo que a usted le escandalice es la estupidez del pediatra. El doctor, como buen ateo que será, sólo recomienda algo que considera “bueno” para el niño: que no entre en religión (cada cual debe ser coherente con sus ideas).
    A mí lo que me escandaliza es la estupidez de los padres que ante tamaña tontería del pediatra se lo quieran creer. Tengo tres hijos, el primero prematuro y bautizado la noche de pascua a los quince días de nacer. El pediatra me dijo que era peligroso el bautismo para el niño porque se podía resfriar (tócate tan sabia consideración teniendo en cuenta que teníamos que ir de casa al ambulatorio todos los días para que le pesara). Ante tan sabio consejo hice dos cosas: bautizar a mi hijo muy bien abrigado con agua caliente y calefacción, y cambiar de pediatra.
    Lo que me entusiasma es la fe y el convencimiento de esos padres.

  3. Myrian dijo:

    Que tontos estamos, vaya chorrada

  4. Maria dijo:

    Sinceramente, poco aprecian esos padres el sacramento del bautismo, quizás porque se me murieron 2 hijos antes de nacer, cuando nació mi hija estaba deseando que la bautizaran, por desgracia en mi parroquia de entonces se bautizaba cada 2 meses, pero en cuanto pude la bauticé, no quería que si tenía la desgracia de que ella también muriera no hubiese recibido el sacramento. Mucho peor es para los bebes estar en una iglesia cuando hay incienso y no he visto a los padres sacar a los niños cuando esto ocurre en alguna celebración, y sé bien que esto es perjudicial porque soy asmática y sé bien de lo que hablo.

  5. Blanca dijo:

    Saludos Jorge,
    No creo que sea el pediatra quien ha dado ese consejo, ni que los papás vayan a la consulta para pedir una autorización al médico. Más bien creo que ha sido un pretexto de los padres para posponer el Bautizo, hasta cuando les apetezca a ellos…..Y los motivos pueden ser muchos…..El económico si pensaban celebrarlo por todo lo alto…..O…¡¡¡Vaya usted a saber!!!….
    Un abrazo

  6. Carmen Lopez dijo:

    ¡¡¡Genial lo de pediatriflauta!!!

  7. Por experiencia propia he visto ,cuando se han Bautisado a niños recién nacidos en peligro de salud ,al recibir el Bautsmo se han sanado ,todo es cuestión de Fe .No todos los médicos son acertivos en sus recomendaciones ,hay que pedir a Nuestro Señor JESUCRISTO que nos Ilumine

  8. manuelperez1 dijo:

    Yo también me inclino a creer que es una excusa tonta de los padres para callar al cura. Un pediatra no puede decir eso. Se supone.

Los comentarios están cerrados.