Algunas leyes de Murphy de la vida parroquial

 LEY DE LA EXIGENCIA. El nivel de las exigencias materiales para cualquier celebración y de las excepciones para su caso es inversamente proporcional al compromiso parroquial del solicitante.

Consecuencia: si quieren para la boda de Lorena día especial, alfombra super clase, horario inaudito y sacerdote vestido de lagarterana, es que posiblemente hace mucho que no van por la parroquia.

LEY DE LA ACOGIDA AL PENITENTE. La posibilidad de que una persona tenga necesidad imperiosa de confesarse es directamente proporcional a la categoría de la celebración y a los minutos que falten para su comienzo.

DE LA DURABILIDAD DE LAS FLORES. Los profesores Corólez y Estambrius, así como los eminentes investigadores Pistilo de Alejandría y Calixto de Nebraska, tras investigaciones de años en templos parroquiales, han llegado a la conclusión de que la duración de la flor cortada, al llegar al interior de un templo católico, es completamente aleatoria. Por ejemplo, las flores de la boda de las 12 h., se muestran completamente inservibles para la celebración de las 18 h., mientras que las flores de las comuniones del sábado llegan a la semana siguiente en perfecto estado.

POSIBILIDAD DE UN ENTIERRO. Sin llegar aún a cuantificación de la misma, estadísticas de años avalan la alta probabilidad de que surja un entierro justo en el día de mayor actividad. Más aún: cuanta más actividad prevista, más aumenta la probabilidad, dándose el caso, en días especialmente complejos de que sean dos. En esos asuntos recomiendan no quejarse, no sea que vengan tres.

LEY DE LLAMADA AL FELIGRÉS. Si un sacerdote, en momento de especial regurgitación interior, tiene un descuido que deje salir al exterior sus interiores molestias, la probabilidad de que aparezcan inmediatamente en la puerta doña María y doña Pilar es muy directamente proporcional a la fetidez de las mismas –molestias, no señoras-.

COROLARIO DE LA MISA DOMINICAL. Cualquier horario de misa dominical provoca una reacción de disconformidad en una parte importante de la feligresía. Curiosamente, cuantas menos obligaciones tiene la persona, más disconformidad con los horarios. Esto lleva el nombre de “constatación de clock”.

CONTRADICCIÓN DE KATECHESE. Justo el día en que hay más catequistas disponibles no pueden acudir los niños. El día bueno para las familias no se dispone de catequistas. Misteriosamente, si se cambia el día de catequesis, hay una remodelación de actividades externas. COROLARIO: Organícese la catequesis de cualquier modo: el resultado siempre será que ese día no puedo.

CONSTATACIÓN DE ALMS. La probabilidad de que aparezca una persona con una necesidad imperiosa de ayuda material para una urgencia se va hciendo mayor en la medida que falten menos minutos para comenzar la misa. La Teoría de Almosen completa esta constatación afirmando que pasada la misa la necesidad se va diluyendo y que si se cita para el despacho de Cáritas llega a desaparecer completamente.

Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Algunas leyes de Murphy de la vida parroquial

  1. Blanca dijo:

    Amigo Jorge:
    Gracias, en lo que a mí se refiere, porque me has hecho reír, y eso me viene muy bien desde todos los puntos de vista: He desconectado un poco, que falta me hace.
    Yo creo que alguna puede tener un poco de razón. Veamos:” Cualquier horario de misa dominical provoca una reacción de disconformidad en una parte importante de la feligresía”: Puede que se haya puesto en plan personal el horario de otras actividades, contando con la hora de la Misa. Y a veces hasta un cierto trabajo supeditó su horario para no faltar a Misa”. Puede darse el caso….Pero nunca a una parte importante de la feligresía, sino a posibles casos aislados.
    Y se podrían sacar más posibilidades que se pueden dar en una Parroquia, que son para hacer reír, pero suceden a veces.
    ¡¡ Que tengas un feliz mes de mayo!!

Los comentarios están cerrados.